Anuncios

Expulsan al perro de Biden de la Casa Blanca. Antes fueron leones, tigres y osos

Debido a problemas de seguridad, el perro del presidente Joe Biden fue expulsado de la Casa Blanca, uniéndose a una larga lista de mascotas problemáticas, como leones, tigres y un oso, sacados de la mansión ejecutiva.

Tras mudarse a la Casa Blanca en 2021, Commander, un pastor alemán, no hizo más que causar problemas al Servicio Secreto, según la Associated Press.

El perro, regalo del hermano del presidente, habría atacado alrededor de una docena de veces a miembros del equipo de seguridad de Biden.

El incidente más reciente, que llevó a un agente a recibir atención médica, fue la gota que colmó el vaso, según la BBC.

“Commander no está actualmente en la Casa Blanca mientras se evalúan los pasos a seguir”, declaró a la BBC Elizabeth Alexander, portavoz de la Casa Blanca, quien añadió que la primera familia está “agradecida por la paciencia y el apoyo del Servicio Secreto y de todos los implicados, mientras siguen buscando soluciones”.

A lo largo de sus más de dos siglos de uso, en la Casa Blanca han vivido muchos animales, tanto domesticados como salvajes.

Los perros han sido algunos de los habitantes no elegidos más habituales. Pero a veces, la Casa Blanca ha sido más una colección de animales salvajes que una mansión, repleta de criaturas exóticas y a veces caóticas, algunas de las cuales, al menos, fueron enviadas a casa.

Presidentes y sus mascotas problemáticas

Martin Van Buren

Uno de los primeros presidentes en cortejar la controversia por los animales fue Martin Van Buren, quien ocupó el cargo entre 1837 y 1841. Van Buren recibió dos cachorros de tigre como regalo del Sultán de Omán, según el Instituto Nacional de Zoología y Biología de la Conservación del Smithsonian.

Aunque quería quedarse con los felinos, el Congreso, adoptando el papel de controlador de animales, lo obligó a entregarlos, alegando que pertenecían al público.

Teddy Roosevelt

Varias décadas más tarde, el presidente Theodore Roosevelt, destacado naturalista, se llevó la naturaleza a la Casa Blanca. Entre sus muchas mascotas había un poni, un tejón, un guacamayo, una hiena, un oso llamado Jonathan Edwards y cuatro serpientes, según el Servicio Nacional de Parques (NPS).

Varias de ellas, como era de esperar, crearon problemas.

El hijo del presidente compró las serpientes en una tienda de animales antes de soltarlas en el Despacho Oval para terror de desprevenidos senadores.

“Las serpientes fueron finalmente capturadas y devueltas a la tienda de mascotas”, según el NPS.

El oso del presidente, una criatura de “temperamento extraño”, también fue enviado a un zoológico, momento en el que la familia Roosevelt “respiró aliviada”, según una de las biografías de Roosevelt.

El perro del presidente Roosevelt, un bull terrier llamado Pete, también causó dolores de cabeza.

Al parecer, el perro mordió tantas piernas que tuvo que ser desterrado a la casa de Roosevelt en Long Island”, según los archivos de la Casa Blanca de Clinton.

Calvin Coolidge

El presidente Calvin Coolidge, para no ser menos, también acumuló muchos animales en la Casa Blanca.

Dio un nuevo significado a los locos años 20 cuando acogió a una pareja de cachorros de león procedentes de Sudáfrica, según la Smithsonian Magazine.

Los jóvenes felinos, llamados Tax Reduction and Budget Bureau, resultaron ser demasiado salvajes para la Casa Blanca y fueron enviados al Smithsonian National Zoo.

La familia de Coolidge también intentó criar 13 patos pequineses en un baño de la Casa Blanca, pero pronto se les quedó pequeño y fueron enviados a un zoológico, según la Calvin Coolidge Presidential Foundation.

Una de las mascotas más emblemáticas de Coolidge era un mapache llamado Rebecca. Aunque “correteaba por la Casa Blanca tirando plantas, desenroscando tapas de tarros, retozando en la bañera y, en general, viviendo la vida loca”, nunca fue desalojada y se quedó con los Coolidge hasta que dejaron el cargo, según la Biblioteca del Congreso.

FDR

Siguiendo los pasos de su primo, el presidente Franklin Roosevelt llevó a la Casa Blanca algunos animales que causaron bastantes problemas.

Uno de ellos, un pastor alemán llamado Major, mordió a varias personas, incluido un senador de Arkansas, según el Huffington Post. Tras varios incidentes, fue desterrado a la casa de la familia Roosevelt en Nueva York.

Poco después, un terrier escocés propiedad de Eleanor Roosevelt mordió la cara de un periodista y también fue desterrado, según el citado medio.

Jimmy Carter

Jimmy Carter, un agricultor de cacahuetes convertido en presidente, tuvo durante un breve período un perro llamado Grits, que fue regalado a su hija. Sin embargo, el perro fue expulsado de la Casa Blanca después de morder a varios visitantes, según U.S. News and World Report.