“Van a expropiar el periódico”. El Nacional, otro medio de comunicación ahorcado por la justicia chavista

Gisella López Lenci
·5  min de lectura
El diario El Nacional, de Venezuela
El diario El Nacional, de Venezuela

CARACAS.- En un nuevo golpe del régimen de Nicolás Maduro a la prensa independiente, el viernes el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela ordenó al diario El Nacional, miembro del GDA, indemnizar a Diosdado Cabello, uno de los hombres fuertes del chavismo, con el equivalente a 13,2 millones de dólares por “daño moral”. Para Miguel Henrique Otero, presidente-editor del diario, este fallo significa, en realidad, la expropiación del medio.

-¿Cómo califica este golpe recibido de la justicia venezolana?

-Es un atropello jurídico y esto demuestra de una manera absolutamente radical que en Venezuela no hay independencia de poderes. Este es un juicio que empezó en 2015, cuando nosotros publicamos una información que la había publicado el día anterior el diario ABC de España y The Wall Street Journal, que decía que Diosdado Cabello estaba siendo investigado por un fiscal de Nueva York por narcotráfico tras una delación de su jefe de escoltas. Era una noticia muy importante porque entonces él era presidente de la Asamblea Nacional, y, así como nosotros, se publicó en 80 periódicos más en el mundo. Entonces, él presenta esta demanda de difamación y logra que el juez nos ponga medidas cautelares. Eso fue en 2015, pero esa demanda penal nunca comenzó. En el intermedio, él introduce una demanda civil, pero según las leyes de Venezuela no se puede poner una demanda civil si no hay una condena penal. Entonces, ahora, el Tribunal Supremo asume el caso y dictamina el pago de casi 14 millones de dólares. Nosotros no tenemos cómo pagar ese monto, entonces van a expropiar el periódico. El futuro de esto es que Cabello sea el director de El Nacional. Es un atropello que no tiene nombre y muestra cómo funciona la dictadura venezolana.

La triste vida de Frida, la cantante de ABBA que nació de un experimento nazi

-La sentencia la han puesto en petros, que es una criptomoneda. ¿Es eso posible?

-¿Cómo el Tribunal Supremo va a dar una sentencia en petros que se pueda cambiar en dólares? Eso no tiene nombre. La moneda venezolana es el bolívar. El Estado utiliza el petro, pero no se puede establecer una sentencia en petros, si no, también lo hubieran hecho en yenes. Eso es una total arbitrariedad”.

¿Hay posibilidad de apelar esto?

-El Tribunal Supremo nunca tiene apelación; sin embargo, esto está en la sala civil. Y la sala civil tiene que explicar cómo llegó a este monto.

Miguel Henrique Otero no vuelve a Venezuela desde el 2015. Desde España dirige el medio, uno de los pocos independientes que quedan en el país. FOTO: EL NUEVO DÍA DE PUERTO RICO/GDA
Grupo de Diarios América (GDA)


Miguel Henrique Otero no vuelve a Venezuela desde el 2015. Desde España dirige el medio, uno de los pocos independientes que quedan en el país. FOTO: EL NUEVO DÍA DE PUERTO RICO/GDA (Grupo de Diarios América (GDA)/)

-Teniendo en cuenta que la justicia está controlada por el régimen, es un callejón sin salida...

-Sí, es un callejón sin salida y te da una idea de que Venezuela es un país sin control, es un régimen que ha entregado los poderes y el territorio a las mafias, a las FARC, a Hezbollah, a los cubanos. Por un lado, el régimen está tratando este año de estimular las inversiones extranjeras, pero con esto se acaba la seguridad jurídica. El que quiera invertir en Venezuela y ve una sentencia así no va a querer hacerlo.

-¿Cuál es la situación actual del diario? Ustedes ahora solo tienen la página web. ¿Cómo se están sosteniendo?

-Nosotros ahora solo vamos digital, tenemos las instalaciones y la rotativa parada. En el periódico digital tenemos publicidad y más o menos nos mantenemos, porque tenemos mucho tráfico y somos un medio de mucho prestigio. El periodismo independiente en Venezuela está muy limitado, y El Nacional se ha reducido a su mínima expresión, a pesar de la importancia que tiene y su nivel de influencia.

-Pagar estos 13 millones de dólares es inviable entonces...

-Es absolutamente inviable. Pero nosotros lucharemos.

La portada del diario ABC con la investigación
La portada del diario ABC con la investigación


La portada del diario ABC con la investigación

-Si se da el cierre de El Nacional, y ojalá no sea así, ¿cómo queda la situación de la prensa independiente en Venezuela?

-Hay algunos pocos periódicos independientes que salen, como Tal cual o El carabobeño, y hay una migración a la web de medios que forman una estructura periodística independiente, pero el gobierno a veces los bloquea. La televisión la autocensuraron, así como la radio, y los medios impresos casi no salen porque no tienen papel.

-En la sentencia se habla de un “daño moral” contra Cabello, por esta denuncia por sus vínculos con el narcotráfico. ¿Cómo va esta investigación?

-La nota del origen de la demanda decía que a Cabello lo estaban investigando por narcotráfico, nunca dijimos que era narcotraficante. Pero la prueba posterior de que eso era verdad es que la DEA lo tiene entre los más buscados y ofrece una recompensa por 10 millones de dólares por él. Porque si la DEA brinda dinero por su cabeza por sus vínculos con el narcotráfico, eso tiene que proveer de una investigación que estaban haciendo. Si Diosdado sale de Venezulea, se lo lleva la DEA y le pagan 10 millones de dólares a quien ayude a atraparlo.

Venezuela se encuentra en el lugar 147, entre 180 países, en la Clasificación Mundial de la Libertad de Prensa publicada por la ONG Reporteros sin fronteras (RSF) en 2020, seguido por países como Rusia, Cuba y China.

La muerte del príncipe Felipe: el pedido especial que hizo William a su primo que refleja la tensión con Harry

En repetidas ocasiones, Nicolás Maduro ha mencionado una “guerra mediática” para desacreditar a los medios de comunicación nacionales e internacionales que critican a su gobierno. Desde 2017 se intensificó la represión de la prensa independiente y RSF registró un número récord de detenciones arbitrarias y de actos de violencia contra periodistas, a manos de las fuerzas del orden y de los servicios de inteligencia venezolanos.

La mayoría de los diarios impresos de la oposición no ha podido resistir estas presiones, mientras que, por su parte, los medios digitales se ven enfrentados a continuos ataques informáticos, lo que hace que su labor de información sea cada vez más compleja y costosa.