Cómo evitar que tus tarjetas de regalo se desperdicien

Archivo: ALLISON DIAZ/Para The Miami Herald

Más que una simple conveniencia, las tarjetas regalo pueden ser una salvación para los compradores de última hora y una solución alternativa para los destinatarios difíciles de complacer. Hoy en día, también pueden ser una opción de regalo sin preocupaciones y libre de retrasos, sobre todo cuando se trata de la variedad digital. ¿El inconveniente? Olvidar que tienes una tarjeta o perderla.

En el 2020, fueron destinados alrededor de $14,200 millones a tarjetas de regalo. Es más, según una encuesta representativa a nivel nacional realizada a 2,184 adultos estadounidenses por Consumer Reports en julio del 2021, el 51% de los estadounidenses tiene al menos una tarjeta regalo sin usar. Esto es un montón de dólares sin gastar.

Si tú estás en ese grupo, puede que sea el momento de actuar. Hemos hablado con expertos del sector para que nos den su opinión sobre cómo sacar el mayor provecho a las tarjetas de regalo recuperando saldos y dándoles prioridad. Esto es lo que hemos aprendido.

Trata las tarjetas regalo como si fueran dinero en efectivo

Si recibieras $20 en efectivo dentro de una tarjeta de felicitación, guardarías inmediatamente el dinero en tu billetera y posiblemente incluso lo gastarías la próxima vez que fueras a la tienda, dice Shelley Hunter, fundadora de Gift Card Girlfriend, un destino digital que proporciona información y consejos sobre la industria de las tarjetas regalo. No hacer lo mismo con las tarjetas regalo es una de las principales razones por las que tienden a olvidarse.

Cuanto más accesible y visible sea una tarjeta regalo, más probabilidades hay de que sea utilizada. Y guardarla para la ocasión “adecuada” podría no favorecerte tampoco. “Cuanto más tiempo guardes una tarjeta, más posibilidades tendrás de perderla o de olvidarte de usarla”, afirma Hunter. “La tarjeta se queda guardada indefinidamente o desaparece de alguna manera”.

Mantente al tanto de tu saldo

Si gastas una parte de una tarjeta regalo, te quedas con un saldo de un solo dígito que no puedes destinar a mucho más. ¿Te suena familiar?

Con algunas tarjetas regalo de amplia aceptación —como Visa, American Express o Amazon— esto podría no ser un problema porque es más fácil agotar el saldo. En cambio, las tarjetas de regalo de marcas específicas, que limitan a los consumidores a un único establecimiento, pueden ser un terreno resbaladizo que te lleve a gastar más de la cuenta.

Se trata de una molestia para los compradores, pero es algo beneficioso para los comerciantes, conocido como “gasto adicional”, o cuando un consumidor gasta más en una compra que el valor de la tarjeta de regalo, dice Amy Dunckelmann, vicepresidenta de operaciones de investigación de Mercator Advisory Group.

En lugar de olvidar o tirar esa tarjeta de regalo, déjala a mano para compras futuras. Si no tienes previsto usarla, considera la posibilidad de recargarla (si es posible) y regalársela a otra persona en su cumpleaños, en las fiestas o en una celebración. Si tienes varias tarjetas de regalo con cantidades sobrantes, mantén una lista con los números de las tarjetas y los saldos correspondientes, para poder consultar y gastarlas fácilmente la próxima vez que vayas de compras.

Para conocer el saldo restante, mira en el reverso de la tarjeta. “Los minoristas ofrecen información sobre dónde pueden consultar tus saldos, normalmente en sus sitios web, aunque algunos ofrecen un número de teléfono gratuito”, dicen los expertos de la Retail Gift Card Association (RGCA), un grupo comercial que promueve las mejores prácticas en la industria de las tarjetas de regalo.

Evita usar aplicaciones o servicios de terceros para consultar el saldo de tus tarjetas de regalo, porque podrían dar lugar a robos o estafas. “Tanto si se trata de una tarjeta de regalo de una tienda o restaurante, como si es una emitida por un banco, la forma más segura de comprobar el saldo de una tarjeta de regalo es acudir directamente al emisor de la misma”, afirma Hunter, quien añade que los emisores son la única fuente que puede proporcionar un saldo exacto.

Combina fondos cuando sea posible

La mayoría de los comercios no permiten la consolidación de saldos, por lo que la forma más fácil de combinar fondos es simplemente decirle al cajero de una tienda que tienes varias tarjetas regalo para usar, dice Hunter. “Aunque en las tiendas puedes usar varias tarjetas de regalo Visa o de otros bancos en una sola transacción, normalmente sólo puedes usar una por transacción cuando se compra por Internet”.

La solución consiste en usar una tarjeta emitida por el banco para comprar una tarjeta de regalo de la tienda, agrega. “Cuando te llegue la tarjeta de regalo de la tienda, puedes combinarla con una segunda tarjeta de regalo emitida por el banco para completar una compra por Internet. Aunque no es tan sencillo, es una forma de combinar los saldos de las tarjetas de regalo emitidas por el banco para usarlas en Internet, sin tener que consolidar realmente los saldos en una sola tarjeta de regalo”.

Según la RGCA, algunos comercios también van a permitir que los compradores carguen tarjetas de regalo físicas y saldos de tarjetas de regalo electrónicas en sus aplicaciones o en cuentas registradas, a menudo asociadas a programas de recompensas. La mayoría de las principales billeteras móviles también permitirán la carga de tarjetas de regalo en las cuentas de los consumidores.

Busca lo que has perdido

¿Qué ocurre si pierdes una tarjeta regalo? Si la registraste en la compañía de la tarjeta de regalo, posiblemente te resulte más fácil localizar el número; de lo contrario, podrías tener que indagar un poco. Si compraste la tarjeta regalo digitalmente, busca en tu correo electrónico un recibo o los detalles de la transacción, que podrían incluir el número de la tarjeta. Si la recibiste como regalo, es posible que tengas que localizar a quien te regaló la tarjeta, siguiendo el consejo de Hunter, y comprobar si tiene algún recibo de la transacción“Normalmente, las tarjetas regalo no se expiran y, si das la información adecuada, la mayoría de las compañías que ofrecen tarjetas de regalo pueden ayudarte a ‘recuperar’ un número olvidado, pero no siempre”, dice Dunckelmann.

Si una tarjeta de regalo no promocional se expira pero aún tiene saldo, ponte en contacto con el emisor de la tarjeta para comprobar el saldo y ver si puedes conseguir una de reemplazo, dice Hunter. “Si no tienes la tarjeta de regalo física o la tarjeta de regalo electrónica, es posible que tengas que presentar una prueba de que es tuya con un recibo de compra”.

Recicla con precaución

Si crees que no vas a usar la tarjeta de regalo que recibiste, Hunter sugiere que le busques un nuevo destino cuanto antes: donarla, volver a regalarla, o usarla para comprarle un regalo a otra persona. “Aunque no sea la intención de la persona que te hizo el regalo, es mejor transferir el valor de la tarjeta a otra persona que desecharla por completo”.

Si decides revender tu tarjeta de regalo, hazlo con precaución y desconfía de los servicios de terceros. Debido al aumento del fraude en el mercado de reventa de tarjetas de regalo, Hunter aconseja a los consumidores que eviten cambiar sus tarjetas por dinero en efectivo, a menos que sea con una fuente de confianza. O dásela a una organización sin ánimo de lucro, ya que siempre están buscando tarjetas de regalo donadas que puedan subastar en eventos para recaudar fondos, o usar para comprar suministros.