Anuncios

"Estamos esperando que nos abran"

CIUDAD JUÁREZ, Chih., mayo 6 (EL UNIVERSAL).- "Estamos esperando que nos abran la puerta", expresan decenas de migrantes, en su mayoría venezolanos, que montaron un campamento ahora frente al muro fronterizo que divide El Paso, Texas, y Ciudad Juárez.

La desesperación por saber qué pasará después de que el Título 42 sea eliminado el próximo 11 de mayo los ha orillado a buscar cualquier forma posible para cruzar la frontera y lograr el sueño americano antes de esa fecha.

A lo largo del bordo que divide la frontera se les ve caminar para llegar hasta el marcador 40 del muro, es decir, a la altura del bulevar Juan Pablo II y Francisco Villarreal Torres en Juárez, para ahí cruzar el río Bravo y esperar en la fila y el campamento que se ha comenzado a formar en ese lugar.

Desde el lado mexicano se observa cómo los migrantes han colocado carpas, casas de campaña y cobijas alrededor del muro, a unos metros de la puerta, donde esperan que los agentes de la Patrulla Fronteriza los procesen.

"Nadie nos dice nada, tenemos cuatro días aquí y queremos entregarnos, esa es la opción que tenemos antes del 11 de mayo", comentan Alexis y Javier, ambos migrantes originarios de Venezuela.

Aseguran que su última esperanza es que el gobierno estadounidense los deje pasar antes del 11 de mayo, para así no ser procesados con el Título 8 o con alguna otra ley migratoria que sea lanzada después de ese día.

De no lograr entrar en los próximos seis días, dicen que no sabrán qué hacer, pues tampoco quieren ser deportados bajo el Título 8 y ser sancionados con las reglas que trae esta disposición.

En un recorrido realizado por EL UNIVERSAL se logró constatar como al mediodía del viernes seguían llegando familias, hombres solos y mujeres que buscaban un lugar en la fila que se ha formado en ese punto del muro.

De acuerdo con lo que comentaban los migrantes, a diario sube y baja la cifra de personas que esperan en este sitio, ya que —al ver que las autoridades no abren la puerta del muro— algunos deciden salirse de la fila y buscar otro espacio donde dormir.