Especie de rana “bastante fascinante” más pequeña que moneda de 1 centavo descubierta en un bosque mexicano

·3  min de lectura
La rana recién descubierta sobre una moneda de 10 pesos de su nativo México (Jeffrey Streicher/Natural History Museum)
La rana recién descubierta sobre una moneda de 10 pesos de su nativo México (Jeffrey Streicher/Natural History Museum)

Seis nuevas especies de ranas, todas ellas más pequeñas que una moneda británica de 1 penique, fueron descubiertas en los bosques de México.

Una de las especies, Craugastor candelariensis, se ganó la distinción de ser la rana más pequeña de México. Los machos alcanzan los 13 milímetros de largo cuando llegan a la madurez.

Las seis especies se conocen como ranas de “desarrollo directo”. Esto significa que son de una extraña raza que no brotan de sus huevecillos como renacuajos sino como ranas completamente formadas.

Por desgracia para estos anfibios en miniatura, su pequeño tamaño los ubica en la parte inferior de la cadena alimenticia en los bosques del Valle de México donde se les encontró.

"Con millones de estas ranas que viven en la hojarasca, creemos que es probable que desempeñen un papel muy importante en el ecosistema como fuente de alimento para todo lo demás, desde lagartijas hasta aves depredadoras”, declaró Tom Jameson, investigador del Departamento de Zoología de la Universidad de Cambridge y autor principal del artículo sobre el descubrimiento de las ranas.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Cambridge, el Museo de Historia Natural y la Universidad de Texas en Arlington encontró la nueva especie al estudiar la relación entre alrededor de 500 especímenes de ranas recolectados en México.

‘C rubinus’ en las puntas de los dedos de un investigador (Jeffrey Streicher/Natural History Museum)
‘C rubinus’ en las puntas de los dedos de un investigador (Jeffrey Streicher/Natural History Museum)

“Hasta ahora, estas nuevas especies han pasado desapercibidas porque son pequeñas y marrones y se parecen mucho a otras ranas”, comentó Jameson.

Los humanos tienen poco conocimiento sobre su hábitat. Jameson comentó: “Estas ranas viven en la hojarasca oscura y húmeda de los bosques, que es como un mundo secreto: de verdad no sabemos nada sobre lo que sucede allí. No entendemos su comportamiento, cómo socializan o cómo se reproducen”.

“Su estilo de vida es bastante fascinante”, agregó.

Las seis especies pertenecen al género Craugastor, que consiste en ranas de desarrollo directo y se extiende desde el sur de EE.UU. hasta el norte de América del Sur.

Jameson añadió que las ranas de este género son difíciles de diferenciar, “por lo que los científicos han sospechado durante mucho tiempo que pueden existir más especies”.

La ladera en Jalisco, México, donde se encontró a ‘C rubinus’ (Jeffrey Streicher)
La ladera en Jalisco, México, donde se encontró a ‘C rubinus’ (Jeffrey Streicher)

Las nuevas especies se han denominado Craugastor bitonium, Craugastor candelariensis, Craugastor cueyatl, Craugastor polaclavus, Craugastor portilloensis y Craugastor rubinus.

Algunas de ellas son conocidas como “microendémicas” no por su tamaño sino por el pequeño rango de su distribución. Estas ranas solo se encuentran en áreas muy pequeñas, como una sola colina en México. Esto las hace muy vulnerables.

Jameson explicó: “Nombramos a Craugastor rubinus por las minas de granate en la ladera donde se encuentran”

“Por desgracia, solo se necesitará la expansión de una mina y estas ranas podrían desaparecer”.

El cambio climático también amenaza sus hábitats. También son susceptibles a la quitridiomicosis, una enfermedad fúngica mortal que acaba con las poblaciones de anfibios en todo el mundo.

“C Cueyatl” sobre una moneda de 5 pesos, la cual tiene un diámetro de 28 milímetros (Jeffrey Streicher/Natural History Museum)
“C Cueyatl” sobre una moneda de 5 pesos, la cual tiene un diámetro de 28 milímetros (Jeffrey Streicher/Natural History Museum)

Pero los investigadores tienen la esperanza de que las pequeñas ranas sobrevivan. Han identificado áreas protegidas clave en todo México donde viven las seis nuevas especies y ahora esperan trabajar con el gobierno y las ONG en México para conectar estas áreas.

“Estas ranas potencialmente juegan un papel muy importante en el ecosistema forestal”, expuso Jameson. “Necesitamos asegurarnos de que no se borren del mapa porque nadie sabe que están allí”.

Agregó que es probable que aún queden muchas más especies de Craugastor por descubrir, simplemente porque nadie las ha buscado todavía.

Los científicos encuentran nuevas especies de ranas todo el tiempo y las Américas son un lugar privilegiado para el descubrimiento.

El mes pasado, los científicos encontraron dos nuevas especies de ranas transparentes o de “cristal” en Ecuador que se destacaban por parecer casi idénticas pero con grandes diferencias genéticas.

El equipo detrás de los descubrimientos de Craugastor hpublicó su investigación en la revista Herpetological Monographs.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.