Anuncios

Escasez de huevo, covid-19 y 5G: ¿por qué las teorías conspirativas están en aumento?


Las teorías conspirativas siempre han despertado nuestra imaginación, desde los rumores de que Elvis Presley y Pedro Infante todavía están vivos hasta la idea de naves extraterrestres escondidas en la “misteriosa” Área 51 de Nevada, en Estados Unidos.

Los expertos creen que las teorías conspirativas pueden estar en aumento en respuesta a nuestro mundo cada vez más complejo. Tan solo el covid-19 ha desencadenado la aparición de una serie de teorías de conspiración, incluido que el virus se fabricó en un laboratorio como arma biológica y que la vacuna puede implantarnos chips o causar autismo.

“Creo que hoy es más fácil generar teorías conspirativas porque tenemos un mayor volumen de información disponible. El mundo es complejo y, a veces, confuso, y estas teorías brindan un hilo narrativo satisfactorio para unir eventos globales”, dice a Newsweek Naomi Smith, profesora de sociología de la Universidad de Sunshine Coast, en Australia.

A raíz de la escasez de huevos y el aumento de los precios de los productos a base de este producto en países como Estados Unidos y México, una nueva falsa teoría conspirativa está cobrando fuerza. La teoría afirma que los huevos de gallina son capaces de tratar el covid-19, lo que eleva los precios en todos los ámbitos.

En un artículo publicado en un blog llamado El patriota de DC, un escritor que usa el seudónimo de Howard Roark afirmó que un artículo científico reciente mostró que los anticuerpos de la yema de huevo de gallina bloquean la unión de las proteínas de pico de covid-19 a las proteínas en la superficie de las células humanas.

¿HUEVOS EN FUGA?

“Los anticuerpos de yema de huevo de pollo bloquean la unión de múltiples variantes de la proteína de pico del SARS-CoV-2 a la ACE2 humana. Hablamos en serio, y tenemos los estudios, los enlaces y todo proviene de nuestro propio Instituto Nacional de Salud aquí mismo en Estados Unidos”, escribió Roark.

“¿Por eso los huevos están desapareciendo a un ritmo alarmante? ¿Por eso las granjas de pollos están siendo destruidas? No lo sabemos, pero seguro que es un momento de esos en qué piensas ‘qué diablos está pasando aquí’, ¿no?”

Las teorías conspirativas populares han existido durante décadas, pero en los últimos años el volumen y alcance de muchas teorías parece haber aumentado. “Es difícil medir el volumen exacto de teorías de conspiración, pero creo que se crean y circulan más rápido que antes a través de las redes sociales”, explica Naomi Smith.

“Sin duda, hay una ruptura de la confianza en las instituciones, y parece que mucha gente ya no confía en que los gobiernos, los medios de comunicación u otros organismos expertos para que actúen en su interés. Es difícil combatir esta ruptura en la confianza, porque sabemos que a veces las instituciones son corruptas, poco transparentes y actúan en su propio interés, por lo que no es posible argumentar que estas cosas nunca suceden.

“Sabemos por las primeras teorías contra la vacunación que la visibilidad de las celebridades y la cultura pop impulsa y valida estas teorías. Pienso específicamente en Jenny McCarthy, en Oprah, quien promueve la idea de que las vacunas causan autismo. Las celebridades hacen que las teorías conspirativas sean visibles para las audiencias que de otro modo no podrían ver”, añade la experta.

TEORÍA FALSA

La teoría de la escasez de huevos es falsa, ya que, de hecho, la causa de la insuficiencia es la gripe aviar. “Irónicamente, la escasez de óvulos está siendo influenciada por otro virus que no está relacionado con el covid”, dice a Newsweek David R. Martínez, inmunobiólogo de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. “La escasez de huevos se ha visto exacerbada por millones de gallinas ponedoras sacrificadas debido a la circulación de la influenza aviar altamente patógena (HPAI). Esta escasez no tiene nada que ver con conspiraciones imaginadas y sin fundamento”.

El virus de la influenza aviar se ha propagado entre las aves de todo el mundo, y hasta ahora se han tenido que sacrificar unos 60 millones de aves, según el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. Menos pollos para producir huevos significan menos huevos en los estantes, lo que lleva a un aumento de los precios.

Además, el documento citado en la teoría conspirativa no respalda la explicación. “Es posible generar anticuerpos contra el covid-19 en huevos al vacunar pollos, pero esto no tendría absolutamente nada que ver con la aparente escasez comercial de huevos para consumo humano”, indica Michael W. Russell, profesor emérito de microbiología e inmunología en la Universidad de Buffalo, a Newsweek. “Esta es una teoría de conspiración completamente falsa, sin ninguna base factual”.

INVESTIGACIÓN SIN PROFUNDIDAD

Un artículo, publicado en la revista International Immunopharmacology a principios de 2021, mostró que los anticuerpos en la yema de huevo de gallina llamados IgY se unen a proteínas en las membranas de nuestras células llamadas ACE2. Estas proteínas son, a menudo, la forma en que los coronavirus como covid-19 y SARS ingresan en la célula, a través de los virus que se unen a estas proteínas. El documento sugirió que los anticuerpos de la yema podrían usarse para bloquear la entrada de covid-19 y otros virus en nuestras células.

“Si bien hay que creer en los datos del artículo, este solo muestra que los anticuerpos de la yema de huevo pueden unirse a los antígenos de pico del virus SARS-CoV-2 mediante una prueba no cuantitativa llamada ELISA y algunos datos de pseudovirus (no virus reales) poco impresionantes”, añade Martínez.

teorías conspirativas
Una teoría de conspiración afirma que la escasez de huevos se debe a que la yema se puede usar para tratar el covid-19. (iStock / Getty Images Plus)

“Todo esto es trabajo in vitro y no se ha demostrado la eficacia de estos anticuerpos de yema de huevo en pruebas con animales, por lo que no está claro si estos anticuerpos pueden tener un efecto positivo, si es que tienen alguno, contra el virus SARS-CoV-2 en, por ejemplo, ratones infectados. El documento muestra hallazgos muy preliminares. Además, es muy poco probable que comer huevos tenga algún efecto (positivo o negativo) sobre la enfermedad de covid-19 en las personas, más allá de proporcionar beneficios nutricionales estándar”.

LAS TEORÍAS CONSPIRATIVAS Y NUESTRAS NECESIDADES PSICOLÓGICAS

Entonces, ¿por qué nos atraen tanto este tipo de explicaciones? “La investigación sugiere que a las personas les atraen las teorías conspirativas cuando se frustran una o más necesidades psicológicas”, explica a Newsweek Karen Douglas, profesora de psicología social e investigadora de psicología de las teorías conspirativas en la Universidad de Kent, en el Reino Unido.

“La primera de estas necesidades son epistémicas, relacionadas con la necesidad de saber la verdad y tener claridad y certeza. Las otras necesidades son existenciales, que están relacionadas con la necesidad de sentirnos seguros y de tener cierto control sobre las cosas que suceden a nuestro alrededor. Y sociales, que están relacionadas con la necesidad de mantener nuestra autoestima y sentirnos positivos en los grupos a los que pertenecemos. Las personas pueden sentirse atraídas por las teorías de conspiración para tratar de satisfacer estas necesidades”.

Esta perspectiva esencialmente significa que cualquiera puede caer en teorías de conspirativas si tiene necesidades psicológicas que no están siendo satisfechas en un momento determinado. Esta es quizás una explicación de por qué tendemos a ver muchas teorías cuando suceden cosas como muertes repentinas de celebridades o durante pandemias.

“La gente está buscando formas de entender por qué sucedió algo tan terrible. Una explicación simple a menudo no es muy atractiva para un evento tan significativo. La gente asume que un gran evento también debe tener una causa grande o más siniestra, razón por la cual las teorías conspirativas pueden ser atractivas en tiempos de crisis”, añade Douglas.

LA CONSPIRACIÓN DEL HUEVO

La teoría del huevo-covid en particular ocurre debido a que las personas “reinterpretan la aleatoriedad”, una de las particularidades clave de una teoría conspirativa, según Sander van der Linden, profesor de psicología social en la sociedad y director del Cambridge Social decision-making lab (Laboratorio de toma de decisiones) en la Universidad de Cambridge.

“La estrategia es básicamente tomar dos eventos no relacionados (como torres 5G y muertes por covid-19) y conectarlos causalmente con una explicación simple, pero incorrecta (en este caso, la escasez actual de huevos y un artículo que se publicó hace dos años)”, agrega Van der Linden al ser consultado por Newsweek.

“La gente generalmente cree en las teorías conspirativas porque cumplen al menos tres funciones psicológicas clave: (1) satisfacen necesidades epistemológicas (ofrecen explicaciones simples para eventos que de otro modo serían complejos y azarosos); (2) necesidades relacionales (las personas pueden buscar ideas afines a otros y se conectan en internet y sienten un sentido de pertenencia, agencia y comunidad); y (3) necesidades existenciales (a las personas les preocupa la incertidumbre y el futuro, por lo que las teorías de conspiración ofrecen una distracción más reconfortante)”.

A menudo no se trata de la narrativa específica, sino de una cosmovisión subyacente más amplia que impulsa la creencia en la conspiración (por ejemplo, una profunda desconfianza a la autoridad, un sentimiento de marginación o un sentimiento antigubernamental).

“En la década de 1800, durante el desarrollo de la primera vacuna de Edward Jenner, la gente temía que la vacuna contra la viruela bovina te convertiría en un híbrido humano-vaca. Lo mismo sucedió con las nuevas vacunas de ARNm. Es el mismo símbolo, solo que 200 años después”, relata Van der Linden.

COMPRENDER EL TRASFONDO

Una persona que percibe que el gobierno ha jugado un papel en curar/propagar el covid-19 encontrará que la escasez de huevos añade evidencia a sus creencias. Cuando se enteren de la escasez, lo interpretarán como que el gobierno tiene que ver con eso por su propio interés.

“Las teorías conspirativas ciertamente parecen más plausibles cuando respaldan visiones del mundo que ya se tenían con anterioridad”, dice a Newsweek Daniel Jolley, profesor asistente de psicología social y experto en estudios de las teorías conspirativas en la Universidad de Nottingham, en el Reino Unido. Un individuo que desconfía de los demás —particularmente de aquellos que se perciben como poderosos—, donde también ven el mundo como lleno de tramas y confabulaciones ocultas. Una pieza de información que respalde esa cosmovisión conspirativa ganará popularidad. Además, es más probable que las personas que tienden a ver patrones en la aleatoriedad crean en teorías conspirativas”.

Para abordar tal información errónea, las teorías como estas pueden ser desacreditadas por fuentes confiables que explican cómo se produjo el evento que lo incitó, en este caso, la escasez de huevos.

“Otra alternativa es tratar de abordar las creencias fundamentales (desconfianza, sesgos psicológicos y necesidades) que son las que pueden hacer que esa información errónea sea atractiva en primer lugar. Comprender el trasfondo que lleva a alguien a creer en las teorías conspirativas puede ser un buen paso adelante para abordar sus creencias”, concluye Jolley. N

(Publicado en cooperación con Newsweek. Published in cooperation with Newsweek).

Newsweek en Español te recomienda también estas notas:

Cinco teorías conspiratorias que todavía persisten en 2022

Nuevas teorías conspiratorias que la ciencia desmiente

Simpático animalito está en peligro de extinción debido a su deseo sexual

Resucitar al pájaro dodo podría traer muy malas consecuencias