¿Hay escasez de galanes tumbalocas y rompecorazones?

Cortesía/Televisa/Univision

A Gabriel Soto lo acaban de asesinar en ‘La Madrastra’, en las tardes lo vemos como protagonista del melodrama Amor dividido’ y ahora lo tenemos en las noches en brazos de Susana González, como protagonistas de ‘Mi camino es amarte’. En esta nueva novela interpreta a ‘Memo’, un trailero pobre, humilde y trabajador que de repente se entera que tiene una hija cuya existencia desconocía. Para darle más sabor al caldo, el sencillo camionero alto, rubio, ojiazul, bronceado y musculoso, se enamora de una señora millonaria. “Es una historia que nos enseña cómo algunas rutas pueden cambiar tu destino y otras te llevan al amor… Y este 15 de noviembre se estrena en Univisión”, anunció emocionado Gabriel a través de su Instagram, donde cuenta con casi 5 millones de seguidores que están felices de ver a su ídolo a toda hora en la pantallita… Pero la verdad, tener a Soto en tres telenovelas simultáneamente es signo de la escasez de galanes… y los pocos que hay (que ya son cincuentones), los vemos en casi todas las producciones. Según dicen en las redes sociales: “la nueva generación de actores se ven feítos y flojitos”…