Anuncios

Cómo enturbia México la lucha contra el cambio climático

Imagen de archivo de dos personas caminando junto a los restos de una casa destruida por el aumento del nivel del mar en El Bosque, México.

Por Stefanie Eschenbacher y Simon Jessop

CIUDAD DE MÉXICO/DUBAI, 30 nov (Reuters) - México ha etiquetado cientos de millones de dólares de gasto en infraestructura para combustibles fósiles de la petrolera Pemex y la empresa estatal de electricidad CFE como gastos para enfrentar el cambio climático y promover la transición energética en la última década, mostraron documentos.

En un esfuerzo por rastrear el gasto de México hacia esas metas verdes bajo el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador, Reuters analizó las cuentas públicas y obtuvo documentos y bases de datos de la estatal Pemex a través de una solicitud de información pública que mostraba partidas presupuestarias identificadas con esas etiquetas.

Los documentos mostraron que el Gobierno también etiquetó como parte de sus esfuerzos contra el cambio climático rubros tan dispares como operativos de seguridad de la Marina y la distribución de leche fortificada entre población rural de escasos recursos.

Bajo el mandato de López Obrador, quien asumió el cargo en diciembre de 2018, varias dependencias del Gobierno dijeron haber gastado un total de 462,000 millones de pesos (27,000 millones de dólares al tipo de cambio actual) en la lucha contra el cambio climático y 99,000 millones de pesos en la transición energética.

Las cifras incluyen las propuestas para 2024, el último año del sexenio de López Obrador.

De estas cifras, Pemex gastó 5,600 millones de pesos en cambio climático y 1,300 millones de pesos en transición energética en el mismo periodo, muestran las cuentas públicas. Pemex no menciona proyectos de energías renovables en sus cuentas públicas.

Desde que López Obrador asumió el cargo a fines de 2018, México impulsó la exploración y producción de combustibles fósiles a pesar de las crecientes preocupaciones ambientales , construyó una nueva refinería y adquirió otra, paralizó proyectos de energía renovable y debilitó a reguladores independientes.

López Obrador ha estado bajo presión de Estados Unidos y otros, especialmente por el historial ambiental de Pemex.

La información de Pemex muestra que el gasto en infraestructura de combustibles fósiles fue frecuentemente etiquetado como verde, lo que complica una evaluación de los esfuerzos de México para abordar el cambio climático como se comprometió en el Acuerdo de París de 2015.

México y otras naciones están bajo presión para hacer más antes de la reunión climática COP28 de Naciones Unidas que comienza en Dubai esta semana.

El patrón de etiquetar ese gasto como verde se remonta a una década y continuó durante toda la presidencia de López Obrador.

Ni la presidencia ni la Secretaría de Hacienda ni Pemex ni la CFE respondieron a repetidas solicitudes de comentarios.

Víctor Gómez, un exfuncionario de la Secretaría de Hacienda, dijo que las reglas laxas y la falta de transparencia significaban que las diferentes ramas del Gobierno podían declarar casi cualquier cosa como verde.

El Gobierno "puede asignar recursos sin ser demasiado selectivo en la selección de los proyectos", dijo Gómez.

"Dado que los temas de cambio climático han sido poco alentados por esta administración, la selección de proyectos se ha enfocado más en el impacto social que en el ambiental", añadió.

Más de una docena de fuentes gubernamentales y financieras dijeron a Reuters que México, alguna vez visto como pionero en los esfuerzos globales para frenar el cambio climático, ha estado retrocediendo en sus compromisos bajo López Obrador, quien ha prometido reducir la dependencia de las importaciones de combustibles de Estados Unidos.

CRÍTICAMENTE INSUFICIENTE

En 2012, México se convirtió en la primera gran economía emergente productora de petróleo en aprobar una amplia ley que allanaba el camino a medidas para reducir las emisiones. La ley no se comprometía a una cantidad concreta de gasto.

Además, en 2015, México, junto con el resto del mundo, se comprometió en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático celebrada en París a tomar medidas para contener el calentamiento global.

México se comprometió a "desvincular las emisiones de gases de efecto invernadero del crecimiento económico", así como a lograr la deforestación cero y a tomar medidas para aumentar la resiliencia de su población, ecosistemas e infraestructuras.

"México empezó muy fuerte", dijo María José de Villafranca, investigadora principal para México en Climate Action Tracker. "Ha habido mucho desmantelamiento bajo el paraguas de la seguridad energética y la autosuficiencia", estimó.

México fue el único país del mundo al que Climate Action Tracker recortó la calificación de sus esfuerzos contra el cambio climático dos veces en tres años (en 2021 y 2022), a "críticamente insuficiente", el nivel más bajo. Dijo que los objetivos actualizados de México "carecen de transparencia y disfrazan su falta de ambición."

Cumplir con el Acuerdo de París es voluntario. Expertos legales en México dijeron que sería difícil responsabilizar al Gobierno por no ser más ambicioso.

El Gobierno no dio acceso a funcionarios para discutir sus planes sobre cambio climático. El año pasado, México dijo que dependería más de los bosques para compensar las emisiones y buscaría innovación y una regulación más estricta de los sectores industrial y de transporte.

ETIQUETAS VERDES

En respuesta a la solicitud de Reuters de información pública, Pemex proporcionó tres bases de datos inéditas y otro documento que enumera los gastos en la lucha contra el cambio climático y la transición energética.

Los documentos contienen 709 entradas relacionadas con la vasta infraestructura de combustibles fósiles de Pemex, que van desde pozos hasta ductos y centros de procesamiento de gas, identificadas por ubicación y año, y designadas como parte de los esfuerzos de cambio climático y transición energética durante la última década.

En muchos casos, no estaba claro a qué obra se refería la entrada y Pemex no respondió a solicitudes para explicar la información.

Algunos fondos se destinaron a estudiar los efectos de los gases de efecto invernadero en el maltrecho centro de procesamiento de gas Cactus y a vigilar la calidad del aire en el gran yacimiento petrolero marino Ku-Maloob-Zaap.

Media docena de investigadores mexicanos que revisaron los documentos dijeron que era difícil calcular las sumas de dinero gastadas en proyectos que podrían tener un valor medioambiental cuestionable debido a la falta de criterios transparentes para las asignaciones y a la vaguedad en los detalles de las partidas.

Pero afirmaron que gran parte del gasto se destinó a operaciones ordinarias que cualquier empresa energética responsable debería realizar.

Esto incluía la eliminación de residuos peligrosos, la limpieza de terrenos contaminados y el mantenimiento y reparación de infraestructura como ductos. La CFE, por su parte, etiquetó como verdes la construcción de infraestructura de gas natural.

Algunos de estos esfuerzos pueden haber ayudado a reducir las emisiones totales, dijeron los investigadores, pero no son la transición de los combustibles fósiles a las energías renovables que los científicos han pedido para frenar los peores efectos del cambio climático.

Reuters identificó más de una docena de proyectos en el presupuesto de este año en todas las ramas del Gobierno etiquetados como relacionados con el "cambio climático" y la "transición energética" que tres fuentes gubernamentales, que hablaron bajo condición de anonimato, dijeron que no parecían cumplir esas definiciones.

El ramo de Agricultura y Desarrollo Rural, por ejemplo, asignó fondos a una empresa privada que distribuye leche enriquecida en zonas rurales; la Marina para "salvaguardar la soberanía y seguridad nacionales"; el ramo Medio Ambiente y Recursos Naturales para tratar agua potable y construir drenajes. Esos departamentos tampoco respondieron a solicitudes de comentarios.

México no ha publicado información sobre su estrategia, que ha sido criticada por expertos en cambio climático por no cumplir con el Acuerdo de París. El acuerdo estipula que los países deben volverse más ambiciosos con el tiempo.

Sin embargo, López Obrador ha dicho muchas veces que su prioridad es ayudar a los millones de mexicanos que viven en la pobreza.

La Secretaría de Hacienda recaudó unos 56,000 millones de dólares en los mercados de bonos desde finales de 2018, según mostraron datos de LSEG, de los cuales 7,700 millones de dólares fueron en forma de bonos sostenibles.

Los fondos se han destinado principalmente a atención médica, educación y subsidios a pequeños agricultores, según mostró un informe de Gobierno.

"Su prioridad son claramente los objetivos de desarrollo social", dijo Jason DeVito, gestor de deuda de mercados emergentes de Federated Hermes, haciéndose eco de media docena de otros inversores que hablaron con Reuters.

(1 dólar = 17.2031 pesos mexicanos)

(Reporte de Stefanie Eschenbacher en Ciudad de México y Simon Jessop en Dubái; reporte adicional de Dave Graham en Ciudad de México; editado por Claudia Parsons; escrito en español por Adriana Barrera)