Anuncios

¿Ha sido el entrenador del Heat Erik Spoelstra clave en la actuación en estos playoffs?

Después de las dos victorias en el Kaseya Center, al Heat le basta con ganar uno de los tres partidos que le quedan ante los Knicks para avanzar a las Finales de Conferencia para asombro de los entendidos de la NBA.

El equipo de Miami puso la serie 3-1 a su favor y jugará el primero de estos encuentros este miércoles en el Madison Square Garden.

De ser necesario, el segundo se efectuaría en Miami el viernes y el tercero nuevamente en Nueva York el próximo lunes.

Pese a la ventaja en la serie, derrotar a los Knicks en su casa no será tarea fácil. No solo porque tiene muy buenos jugadores, sino porque los equipos suelen crecerse en los partidos de eliminación.

Sin embargo, el Heat hará todo lo posible por finiquitar la serie en New York, primero para no dar opciones de remontada y segundo, porque así tendría más descanso para la final de la conferencia, cuyo oponente saldrá del ganador entre Sixers y Celtics, que favorece a Filadelfia 3-2.

Para este Juego 5, el Heat tenía listados como cuestionables a Jimmy Butler (tobillo) y Caleb Martin (espalda), mientras los Knicks elevaron a Immanuel Quickley (tobillo) de dudoso y cuestionable, luego de perderse el Juego 4.

Butler está jugando horrores en estos playoffs y luego de promediar 37.6 puntos por partido en la primera ronda ante los Bucks, ahora tiene un average 26.7 ante los Knicks, además de llenar la hoja de estadísticas y ser un defensor clase A.

Bam Adebayo, después de estar lidiando con sus maltrechos isquiotibiales, se desató en el pasado Juego 4 y se espera que sea clave en lo que queda de playoffs.

Mención para los veteranos Kyle Lowry y Kevin Love, quienes las estadísticas no hacen justicia a todo lo que hacen en ambos lados de la cancha y han sido clave en esta decisiva etapa en sus respectivas funciones: el primero como armador suplente y el segundo como delantero de poder titular, sin descontar el aporte del centro suplente Cody Zeller.

Sin embargo, lo que más ha sorprendido en esta instancia es el buen trabajo de los llamados “no drafteados”, quienes se han convertido en el motor impulsor de Miami.

Gabe Vincent y Max Strus han dinamizado el quinteto titular y aunque su juego no sea tan regular su aporte ha sido fundamental.

El mismo caso de Caleb Martin y Duncan Robinson viniendo del banco.

El primero con su energía y entrega y el segundo con sus triples y su buen juego, además de estirar la cancha para que otros penetren al aro.

Por último todo el mérito del mundo para el entrenador Erik Spoelstra, quien al final ha encontrado la rotación que ha asombrado al mundo NBA con jugadores entregados y haciendo valer su identidad ( la defensa) y su Cultura ( la intensidad, la entrega y el fruto del trabajo duro).

Spoelstra no solo ha conseguido diseñar un equipo ganador, sino que ha acertado en las sustituciones y en las jugadas cerradoras donde le ha ganado la partida al técnico de los Bucks Michael Budenholzer, recientemente despedido, y al de los Knicks, Thomas Thibodeau, quien de perder puede tomar el mismo camino.

Y eso que Spoelstra no ha podido contar prácticamente con dos jugadores clave como Tyler Herro (mano) y Victor Oladipo (rodilla).

Nadie, absolutamente nadie, pronosticó que el Heat, que terminó en el 8vo puesto, derrotara a Milwaukee, el clasificado número 1 del Este, y esté a punto de vencer a Nueva York, el quinto sembrado, y avanzar a la final de conferencia.

Este equipo tiene algo especial, un ADN de campeón, un gran entrenador, una buena organización que lo hace siempre candidato.

Todavía es pronto para tirar las campanas al vuelo, pero este club de Miami no ha defraudado y está demostrando que tiene madera, madera de la buena. Tal vez ellos quieran esto más.