Por qué los mexicanos no brillan en Europa: la teoría del DT del Bayer Leverkusen

·Periodista
·5  min de lectura
Gerardo Seoane, director técnico del  Bayer 04 Leverkusen: Foto: Dean Mouhtaropoulos/Getty Images
Gerardo Seoane, director técnico del Bayer 04 Leverkusen: Foto: Dean Mouhtaropoulos/Getty Images

Ante el compromiso que se pactó contra Toluca en el Nemesio Diez este 17 de mayo, el Bayer Leverkusen ya se encuentra en México listo para jugar. Y a su llegada, el estratega del conjunto alemán, Gerardo Seoane, afirmó que los jugadores mexicanos no cuentan con la potencia física que se necesita hoy en día para jugar en Europa.

Durante la conferencia de prensa previa al juego, el estratega suizo dio una de las verdades más contundentes acerca de los futbolistas mexicanos y su poca presencia en el Viejo Continente. Para jugar en el más alto nivel ya no basta con la técnica individual o la inteligencia en las jugadas, el físico es un factor imprescindible.

“Se tendría que hacer un estudio porque no se pueden hacer declaraciones así. Para mí el jugador mexicano es muy técnico, a lo mejor no muy potente físicamente y la Liga Alemana es muy disputada, con mucha potencia física, tal vez esa podría ser una razón. En Europa el futbol es mucho más físico”, sentenció Seoane.

Diego Lainez podría ser un buen ejemplo de las declaraciones de Seoane. (Foto: Juanjo Ubeda/Quality Sport Images/Getty Images)
Diego Lainez podría ser un buen ejemplo de las declaraciones de Seoane. (Foto: Juanjo Ubeda/Quality Sport Images/Getty Images)

Aunque hay otros factores como el alto costo de las cartas de elementos mexicanos, el tema físico sigue siendo un rubro en el cual se debe trabajar desde las fuerzas básicas locales; y hay que recalcar, un jugador alto y musculoso no garantiza que esta condición se cumpla, el trabajo en el día a día es lo que define si cuenta con las condiciones para jugar en Europa.

No obstante, sería utópico afirmar que el problema está únicamente en los equipos juveniles. Hay un entramado que cuenta con otros elementos que siguen impidiendo el progreso del futbol mexicano, como lo son: la cantidad de extranjeros, los promotores, los altos salarios y las complejas condiciones contractuales.

Sí, hay jugadores nacionales que han construido un legado importante en el balompié europeo, pero también están aquellos que lo han intentado y se han quedado en el camino como José Juan Macías, Omar Bravo, Jared Borgetti, Carlos Peña, y más.

En el Bayer Leverkusen ya saben lo que es tener a jugadores mexicanos en sus plantillas. Andrés Guardado es uno de los exponentes.  (Foto: Adam Pretty/Bongarts/Getty Images)
En el Bayer Leverkusen ya saben lo que es tener a jugadores mexicanos en sus plantillas. Andrés Guardado es uno de los exponentes. (Foto: Adam Pretty/Bongarts/Getty Images)

El entrenamiento es una clave

Es claro que las condiciones físicas son las que mayor potencial de crecimiento tienen (en comparación con las técnicas), siempre y cuando se realicen los trabajos adecuados. No hace falta mencionar que algunos de los mejores jugadores del mundo tienen una complexión “pequeña”, pero han llevado su cuerpo a un punto físico poco reconocido en el balompié mexicano: Messi, Bernardo Silva y Luka Modric son los ejemplos por excelencia.

En la Liga MX el talento no falta, pero se vive una displicencia generalizada: los partidos de fase regular son sumamente tediosos, el deseo de sobresalir es casi nulo en muchos de los jugadores, y los entrenamientos no se llevan con el rigor necesario.

En cambio, los entrenamientos del futbol europeo son altamente demandantes e intensos: la competencia interna orilla a los jugadores a dejar todo en el campo de prácticas. Tal es así, que sirven de inspiración para múltiples ligas alrededor del mundo.

En la Liga MX —fiel a la costumbre de resaltar y no por lo bueno— la mediocridad nace desde esas instancias. Cómo se va a sobresalir si en los días de preparación no hay la exigencia necesaria. César Huerta es un ejemplo perfecto.

Recientemente se viralizó un video de Chivas en el que uno de sus elementos realizan un ejercicio de coordinación y velocidad; Isaac Brizuela lo cumplió con la intensidad que se requiere en el sector profesional, mientras que Huerta lo realizó con una displicencia que expone a la perfección el significado de “displicencia”. Con su manera de entrenar justificó el por qué es banca del conjunto Rojiblanco.

Aunque parezca ridículo, el deseo de trascender no llega en un momento de cualquier partido, se hace presente desde los entrenamientos. Ni valdría señalar que los mejores jugadores del planeta refieren al esfuerzo diario y no a la calidad en sus pies como la llave para el éxito.

Desafortunadamente, en México ese modelo sigue siendo desconocido. Por qué un jugador se va a exigir de más si ya cuenta con su lugar en el 11 inicial. Y aunque hay muchas cosas que están mal, Gerardo Seoane dio una pista acerca del camino que se debe tomar.

Pero nada es tan catastrófico, el propio timonel de las Aspirinas, aseguró que en el Bayer Leverkusen también toman en consideración la calidad técnica, la inteligencia y el desborde a la hora de fichar jugadores, pues cuentan con la paciencia para hacerlos crecer.

Incluso lanzó un guiño hacia un jugador mexicano. Seoane confirmó que hay un elemento nacional que juega en la Liga de España y que cumple con el perfil que busca para su equipo, sin embargo, no dio su nombre.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

Automovilista se queda dormido en plena avenida de la CDMX y al despertar alega que es abogado

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.