Anuncios

Encuentran una rara criatura caníbal escondida en un bosque de bambú. Se trata de una nueva especie

Oculta entre la espesura de un bosque de bambú en China, una criatura con color a lodo, estuvo durante años sin ser descubierta. Intrigados durante décadas de avistamientos esporádicos, los científicos buscaron la criatura e, “inesperadamente” descubrieron una nueva especie de pequeño lagarto.

La criatura fue avistada en Fujian en 1978, y desde entonces pareció esfumarse, de acuerdo con un estudio que se publicó el 17 de mayo en la revista Animals. Los científicos dieron por sentado que se había extinguido del área.

Más de 40 años después, un grupo de investigadores que exploraban con otros motivos un bosque de bambú cerca del villorrio Quxi, redescubrieron “inesperadamente” a la salamandra, dijo el estudio.

En las fotos puede verse a la salamandra del bosque de bambú Fujian en sus distintas facetas.
En las fotos puede verse a la salamandra del bosque de bambú Fujian en sus distintas facetas.

La “increíblemente rara” nueva especie se bautizó como Hynobius bambusicolus o salamandra del bosque de bambú Fujian por el hábitat y el área donde se encontró.

La salamandra del bosque de bambú Fujian es “grande”, y alcanza más de 7.5 pulgadas de largo, agregó el estudio. Tiene un color “chocolate oscuro” con manchas azul grisáceas a los lados. En las fotos se puede apreciar lo bien que la criatura se confunde en el fango.

Los científicos encontraron a la salamandra escondida “debajo de leños, piedras y hojas muertas”, nunca en la superficie del bosque. Varias cáscaras de huevos se hallaron en “pequeñas pocetas” o “charcos de agua” hechos por huellas de neumáticos, observó el estudio.

La nueva especie es caníbal, toda vez que se vieron algunas salamandras comiéndose su propia piel, dijeron los investigadores.

Cuando se investigó, la salamandra emitió una llamada “muy corta” parecida a una “señal de alarma” o un “chillido”, dijeron los investigadores. La vocalización es “muy poco común” en las salamandras.

La nueva especie se identificó como diferente, basándose en la forma de su cuerpo, ubicación y ADN, observó el estudio. El número de “muescas” en su cuerpo y su tamaño la convierten en morfológicamente única con relación a otras especies conocidas.

Un análisis de DNA confirmó que la nueva especie era genéticamente distinta, ya que tiene una tasa de divergencia promedio o por encima del promedio que otras especies de salamandras, señaló el estudio. Esto indica que la salamandra del bosque Fujian “podría haber cambiado un poco más temprano” que otras especies relacionadas.

Según estiman los investigadores, la nueva especie se encuentra en un estado de extinción crítico, con una población total de “posiblemente menos de 200 ejemplares”. Por esta razón, los expertos recomendaron establecer una población fuera del lugar y pedirle al público no atrapar, cazar ni molestar al animal.

Tras describir la nueva especie de salamandra, los investigadores esperan que se pueda proteger al animal, agregó el estudio.

“El animal que no tiene nombre es difícil de comprender y de proteger”, dijeron los investigadores. “Para que se logre la conservación, debe conocerse qué animal se debe proteger y de ahí que las especies tienen que ser descritas”.

El villorrio Quxi está en la zona suroeste de Fujian, una provincia ubicada en la costa sureste de China, a unas 580 millas al suroeste de Shanghai.

Traducción de Jorge Posada