Anuncios

Se enamoraron y se desencontraron en Sudamérica. Pero una nota pegada en una puerta los volvió a unir

(CNN) -- Tracy Ferrell miró incrédula el hotel tapiado.

Definitivamente estaba cerrado. No sólo eso, parecía que no había estado abierto en meses.

"Está bien, no importa", pensó Tracy. "Está bien, tenemos un plan B".

Miró hacia su amiga Monique, que estaba a su lado, mochila en mano, con expresión insegura.

"Bien, probemos con el siguiente", dijo Tracy alegremente, tratando de mantener una actitud positiva.

Las dos mujeres se colocaron las mochilas en la espalda y se dirigieron calle abajo. Estaban en Cuenca, en el sur de Ecuador, una ciudad llena de calles adoquinadas y edificios coloridos.

Cuando Tracy y Monique llegaron al siguiente hotel, se dieron cuenta de que también estaba cerrado. No sólo estaba cerrada, sino que la puerta estaba firmemente cerrada con candado. No había señales de nadie dentro.

El corazón de Tracy se hundió. Sacó de su mochila la vieja guía "Lonely Planet South America", la hojeó y volvió a consultar la página del hotel.

Se enamoraron en un viaje por Europa, pero por un momento se perdieron el uno del otro. Así se reencontraron y ahora llevan 24 años casados

Definitivamente era el correcto. Éste era el hotel alternativo. El que ella y Tim habían elegido, por si acaso el primero estaba cerrado. Y también estaba cerrado.

Tracy llamó a la puerta, pensando que valía la pena intentarlo. Nada.

"Oh, no", pensó Tracy. "Nunca volveré a verlo".

Un encuentro y un eclipse lunar

Tracy y Tim se conocieron en Ecuador en 1996. Primero se cruzaron en Quito y luego intentaron reencontrarse en Cuenca. Aquí se les ve más tarde, en 1996, en el pueblo peruano de Ollantaytambo. (Tracy Farrell)

Era septiembre de 1996 y Tracy tenía 26 años. Acababa de completar una maestría en literatura comparada en la Universidad de Colorado, con especialización en literatura latinoamericana. Había decidido pasar un año viajando por Sudamérica, poniendo a prueba sus habilidades lingüísticas.

La primera parada de Tracy en Ecuador –antes de Cuenca– fue la capital, Quito. De pronto estaba en la sucursal de Quito del Club de Exploradores de América del Sur, una organización ahora desaparecida nacida en Estados Unidos y con sedes en ciudades de toda América del Sur.

Tracy se sentó en una mesa de un tranquilo cuarto trasero de la sede del club de Quito y sacó algunas postales de su bolso. Las extendió sobre la mesa frente a ella, lista para escribir y enviárselas a su familia en Estados Unidos.

Tracy estaba distraída tratando de descubrir cómo resumir su viaje hasta el momento, cuando vio a un chico al otro lado de la habitación, con la cabeza metida en un libro. Justo cuando la mirada de Tracy se posó en él, él levantó la vista.

"Nuestras miradas se cruzaron sobre la mesa", le dice Tracy a CNN Travel hoy. "Pensé que era lindo".

Entonces, un perro entró corriendo en la habitación: un pastor alemán que vivía en la casa club.

El chico dejó su libro a un lado y empezó a acariciar al perro con entusiasmo.

"Me encanta un chico al que le gustan los animales", dice Tracy. "Entablé una conversación".

Se trataba de Tim Zych, un neozelandés de 32 años que había estado dando clases en Londres durante los últimos años.

Cuando conoció a Tracy, Tim estaba disfrutando de un período de viaje de seis meses, sin saber qué vendría después.

"Realmente no tenía ningún plan para el futuro aparte de viajar cuando mientras era relativamente joven y estaba motivado", le dice Tim a CNN Travel hoy. "Supuse que eventualmente volvería a vivir en Nueva Zelandia".

Tracy y Tim conversaron un rato y ambos encontraron una compañía amigable, incluso pese a que Tim dice que estaba "un poco intimidado" por la "evidente inteligencia" de Tracy.

"Pensé que Tracy era muy atractiva y segura de sí misma", dice.

"Me encantó su acento", dice Tracy. "Según recuerdo, le invité a cenar esa noche".

Tim cree que fue al revés y que fue él quien invitó a salir a Tracy. Pero lo que es seguro es que ambos estaban emocionados de salir juntos esa noche.

Tim y Tracy comieron en un restaurante local, sentados afuera, hablando sobre sus viajes, familias, carreras y vidas en casa ("No creo haber conocido a nadie de Nueva Zelandia antes", recuerda Tracy". Así que "tenía mucha curiosidad por Nueva Zelanda y la vida allí").

"Fue mágico", dice Tim. "Realmente se sintió como algo especial, aunque obviamente no teníamos idea de cuál iba a ser el futuro".

Estaban sentados en una acera concurrida, pero ignoraron los autos, la gente y el alboroto a su alrededor.

"En las grandes ciudades normalmente suceden muchas cosas", dice Tim. "Simplemente me desconecté todas esas cosas. Solo me concentré en Tracy y en la conversación y todo lo demás estaba como un fondo borroso para mí".

"Nos llevamos bien; hablamos durante horas", dice Tracy.

Después de cenar, Tim y Tracy regresaron al hotel de Tracy y se sentaron en el techo; habían escuchado rumores de un eclipse lunar total esa noche y terminaron sentados bajo las estrellas, viendo cómo la luna se volvía de un llamativo color rojo ámbar.

"Se sintió especial", dice Tim.

Tracy y Tim tuvieron una segunda cita enEcuador. Aquí aparecen fotografiados en 1996 en el Salar de Uyuni, Bolivia.

La posibilidad de una segunda cita era un hecho. A la mañana siguiente, tomaron un autobús hasta un lugar justo al norte de Ecuador, donde la línea del Ecuador cruza América del Sur.

"Hay un museo, un monumento y una línea en el suelo donde está el ecuador", explica Tracy. "Pensamos que sería divertido comprobarlo".

Como atracción turística, fue un poco decepcionante. Pero a Tracy y Tim no les importaba.

"Vagamos por el museo, pero sobre todo nos conocimos", dice Tracy.

Los dos terminaron su segunda cita seguros de que querían volver a verse, pero conscientes de que sus caminos estaban a punto de divergir.

"Ambos ya teníamos planes de viaje y acompañantes para el mes", dice Tracy. "Y él ya había estado en los lugares a los que yo planeaba ir".

Decidieron intentar reunirse más adelante en Cuenca, Ecuador. De allí se dirigirían juntos a Perú.

Antes de separarse, Tim y Tracy consultaron sus copias de la guía "Lonely Planet South America" ("Todos la tenían", dice Tracy. "La llamamos 'La Biblia'").

Eligieron un hotel en Cuenca para encontrarse. Luego, casi como una ocurrencia tardía, eligieron un hotel de respaldo "en caso de que el primero no funcionara por algún motivo".

Esta era una época en la que los teléfonos móviles, Internet y el correo electrónico no estaban muy extendidos, por lo que las opciones de comunicación eran limitadas.

El plan de Tim y Tracy de volver a verse después de la segunda cita salió mal. Aquí están los dos en una playa de Chile en enero de 1997.

Y así fue como, tres semanas después, Tracy se encontró parada frente a un hotel claramente cerrado y lo mismo en el de respaldo, preguntándose qué hacer.

Siguió tocando la puerta. Su amiga Monique la ayudó.

Finalmente, un hombre llegó. Tracy, que hablaba español con fluidez, le dijo que estaban buscando un lugar donde quedarse.

"¿Está abierto?", preguntó. "Necesitamos quedarnos aquí".

El dueño dijo que iba a salir de la ciudad y que cerraría el hotel durante el fin de semana. Pero después de conversar un poco, estuvo de acuerdo en que Tracy y Monique se quedaran en su hotel durante su ausencia, siempre y cuando cerraran con llave cada vez que salieran.

Emocionadas, Tracy y Monique aceptaron estas condiciones. Entraron, dejaron sus maletas y luego salieron por la noche para explorar.

Antes de irse, Tracy tomó una hoja de papel y un bolígrafo de la recepción del hotel y garabateó una nota, escribiendo algo como: "Tim, este hotel está cerrado pero Monique y yo nos hospedaremos aquí. Si ves esto, ¡avísame dónde te hospedas!".

Mientras ella y Monique cerraban la puerta del hotel, Tracy colocó el trozo de papel en el marco de la puerta. Mientras se alejaban, ella miraba hacia atrás, esperando que no se lo llevara el viento y que no pasara mucho tiempo antes de reunirse con Tim.

Solo estuvo tres días en París, pero conoció al amor de su vida en el metro Una nota en la puerta del hotel

Tracy tuvo la idea de escribir una nota y pegarla en la puerta del hotel. En la foto, ella está en Chile en febrero de 1997.

Sin que Tracy lo supiera, Tim había llegado a Cuenca unos días antes que ella. Como estaba planeado, se dirigió al primer hotel, luego al de respaldo, y se dio cuenta de que ambos estaban cerrados.

A diferencia de Tracy, Tim no consiguió quedarse en el hotel número dos. En cambio, se registró en otro lugar.

Se sintió decepcionado, pero intentó manejar sus expectativas.

"Cuando viajas, conoces gente que va y viene, y a veces tienes un vínculo con ellos de alguna manera y luego nunca los vuelves a ver", dice hoy. "Entonces, no era raro que eso me sucediera como viajero, especialmente en aquel entonces".

De todos modos, Tim no pudo evitar regresar al segundo hotel, por si acaso veía a Tracy afuera.

Fue en una de estas visitas que Tim notó la nota en el marco de la puerta. Se acercó un poco más y vio que era un mensaje de Tracy. No podía creerlo.

Buscó en su bolso un bolígrafo. Apoyado contra la puerta del hotel, escribió una respuesta debajo del mensaje de Tracy, detallando dónde se hospedaba.

Cuando Tracy y Monique regresaron esa noche y vieron la respuesta de Tim, Tracy quedó asombrada.

Su nota había sido "un disparo en la oscuridad". Toda la noche se había preguntado "tal vez la vea, tal vez no. Quizás no regrese. Quizás ya ni siquiera esté en la ciudad”.

Estaba encantada de que hubiera funcionado. Tomó la nota de la puerta, y en compañía de Monique, se dirigió al hotel de Tim.

"Lo encontramos comiendo en el restaurante", recuerda Tracy que pensó.

Tim estaba muy contento de volver a ver a Tracy. Aquí aparece fotografiado en el Cañón del Colca en Perú a finales de 1996.

Si bien tanto Tracy como Tim habían intentado aceptar la idea de que nunca volverían a verse, estaban encantados de reencontrarse. De pronto, lo que casi habían perdido les pareció aún más precioso.

Deseosos de no volver a perderse, decidieron partir juntos al día siguiente hacia Perú. Desde allí viajaron a Bolivia y Chile. Monique, la amiga de Tracy, se unió a ellos al principio, luego ella regresó a casa y Tracy y Tim viajaron solos durante los siguientes tres meses.

"Vivimos docenas de aventuras, desde viajes en autobús de 45 horas hasta montañismo y rafting por el Amazonas", dice Tracy.

"Nos enamoramos perdidamente", añade.

A Tim y Tracy les encantaba recorrer la Cordillera Blanca en Perú. Tracy dice que esta fotografía, la primera que se tomaron juntos, es una de sus favoritas.

Para Tracy y Tim, uno de los momentos más memorables de esa época fue al inicio, cuando hicieron senderismo por la Cordillera Blanca en Perú, atravesando juntos las partes altas.

"Ese fue un punto de no retorno para mí", dice Tim sobre la experiencia de la Cordillera Blanca. "Las montañas eran increíblemente hermosas y salvajes. Estar con alguien que apreciaba eso tanto como yo y que también era muy capaz en ese terreno hizo que Tracy fuera aún más atractiva para mí".

"Fue hermoso. Fue simplemente impresionante", dice Tracy. "Una de mis fotografías favoritas de nosotros dos fue tomada en lo alto de uno de los senderos. Habíamos configurado la cámara y estábamos en cuclillas para salir en cuadro".

En la foto, Tim rodea a Tracy con el brazo. Ambos están sonriendo felices. Fue su primera foto juntos.

Durante los tres meses de viaje, Tracy y Tim rara vez estuvieron solos. A veces fue desafiante, pero los momentos difíciles los acercaron más.

Rompió con su novio y se fue a vivir con un hombre al que había conocido 3 semanas antes. Esta es su historia de amor Separados por continentes

Tracy y Tim se mantuvieron en contacto mientras estuvieron separados.

Pero aunque a Tracy todavía le quedaban algunos meses, el fin del viaje de Tim se acercaba rápidamente.

Llegó febrero de 1997 y Tim tuvo que regresar a Londres y volver al trabajo. Tim y Tracy se despidieron de mala gana, dejando las cosas inconclusas entre ellos.

"Como ambos estábamos de viaje y yo no tenía una dirección permanente, pasó aproximadamente un mes antes de que recibiera una carta suya. Pensé que se había olvidado de mí", dice Tracy.

La comunicación se volvió un poco más fácil cuando Tracy consiguió un trabajo en Costa Rica y se estableció allí por un tiempo. Tim enviaba cartas a la oficina de American Express en San José.

"Fue difícil: extrañaba mucho estar con Tracy, pero realmente no estaba seguro de si algún día volveríamos a vernos", recuerda Tim.

Se escribían todo el tiempo e intentaban hablar por teléfono cuando podían.

"Debido a la diferencia horaria, las llamadas eran a menudo en medio de la noche y mis compañeros de piso me despertaban diciendo que tenía una llamada de mi chica en Estados Unidos", recuerda Tim. "Estaba instantáneamente despierto y emocionado de hablar con Tracy".

En julio de 1997, el viaje de un año de Tracy llegó a su fin y regresó a Boulder, Colorado, donde vivía antes de viajar.

Por esa época, Tim estaba considerando regresar a Nueva Zelandia. Decidió viajar a casa pasando por Colorado y le propuso la idea a Tracy por teléfono.

Ella estaba entusiasmada, por lo que Tim compró dos boletos de avión: uno de Londres a Colorado y otro de Colorado a Nueva Zelandia.

"Definitivamente tenía curiosidad por saber cómo iba a progresar nuestra relación", recuerda Tim.

Estaba emocionado de ver a Tracy, pero una vez más intentó reducir sus expectativas.

"Realmente no sabía cómo iba a suceder porque parecía que no podría quedarme por mucho tiempo en Estados Unidos y estaba bastante seguro de que Tracy no me seguiría a Nueva Zelanda", dice.

Pero cuando se reunió con Tracy en la puerta del Aeropuerto Internacional de Denver, Tim dice que fue "como un sueño".

"Fue como si nunca nos hubiéramos separado. Ella se veía tan vibrante y hermosa como cuando viajábamos".

Tracy coincide. "Nos abrazamos. Era como si nunca nos hubiéramos separado", dice. "Hablamos sin parar durante todo el trayecto del aeropuerto a la casa".

Una decisión espontánea

Durante las siguientes semanas, Tracy disfrutó mostrarle Boulder a Tim. Se mudó allí para estudiar su maestría y le encantó. Tim pudo ver por qué.

"Pasamos las primeras semanas disfrutando del verano al aire libre en los alrededores de Boulder", recuerda. "Ninguno de los dos tenía mucho dinero y no teníamos automóvil, así que íbamos a pie y en bicicleta a todas partes. Nadábamos en el arroyo cuando hacía calor y evitábamos las tormentas de la tarde, o pasábamos el rato en la hamaca del apartamento de Tracy. Fue maravilloso".

A medida que pasaban los días, Tim y Tracy estaban cada vez más seguros de que pertenecían al futuro del otro. La perspectiva de que Tim regresara a Nueva Zelandia se volvió cada vez menos atractiva. La fecha de su vuelo de regreso iba y venía.

"Intentamos pensar cómo podríamos vivir juntos en el largo plazo", dice Tim.

Comenzaron a investigar las opciones. Surgió la idea de casarse.

Al principio, ni Tracy ni Tim estaban seguros. Ninguno de los dos había aspirado al matrimonio. Pero después de hablarlo en profundidad, decidieron que podían casarse en sus propios términos. Mantendrían el día de su boda discreto.

"No necesitamos planearlo", sugirió Tracy. "Un día iremos al juzgado y ya".

Tracy y Tim en su boda en Colorado.

Eso fue lo que hicieron en agosto de 1997. La única persona a la que Tracy se lo contó fue a su jefe, y solo como anécdota. Pidió la tarde libre y cuando mencionó que se iba a casar, su jefe insistió en que se tomara el día completo.

Tracy y Tim dicen que su boda fue tan especial por su simplicidad. Colorado no requiere testigos de matrimonio, por lo que solo estaban Tracy, Tim y el juez.

"Sólo eramos nosotros dos. Y ni siquiera tomamos fotografías", dice Tracy.

Después de unas semanas, Tracy y Tim les contaron a algunos amigos sobre su matrimonio. Luego comenzaron a investigar cómo obtener la visa de Tim y, más adelante, se lo dijeron a sus padres.

"Mis padres estaban emocionados, porque siempre había dicho que no me iba a casar", dice Tracy.

Tim dice que sus padres, a miles de kilómetros de distancia, en Nueva Zelanda, estaban "muy sorprendidos por la situación, pero también muy emocionados".

Tracy comenzó un doctorado y Tim inició el proceso de visa. En su primer aniversario de bodas, la pareja organizó una celebración tardía para sus amigos y familiares en Colorado.

Y, aparte de una breve estancia en Boston, la pareja ha vivido en Colorado desde entonces.

Una coincidencia "cósmica"

Tracy y Tim han estado felizmente casados ​​por 26 años. En la foto, celebran su vigésimo aniversario de bodas en 2017, en Isla Mujeres en México.

Más de 26 años de matrimonio después, Tim y Tracy todavía viven en Colorado. Actualmente, Tracy es profesora asociada en el programa de escritura de la Universidad de Colorado en Boulder, mientras que Tim trabaja como director de proyectos para el condado de Boulder.

Si bien se apresuran a enfatizar que "ninguna relación seria es fácil todo el tiempo", Tracy y Tim aseguran que son "mejores amigos" y creen que ese es el secreto de sus años de felicidad.

La pareja tiene una hija de 17 años, a quien disfrutan contándole historias de cómo se enamoraron en Quito, casi se pierden en Cuenca y su inesperado reencuentro.

"Bromeamos con ella: 'Si no fuera por la nota en el hotel que vio Tim, no estarías aquí'", dice Tracy, riendo. "Tuvieron que coincidir muchas cosas para que nuestra familia existiera. Creo que eso es realmente genial. Y espero que ella también lo piense".

Una foto reciente de Tim y Tracy con su hija de 17 años.

Tracy y Tim han hablado ocasionalmente de regresar juntos a Sudamérica. Pero si bien la nostalgia les resulta atractiva, como viajeros entusiastas prefieren explorar nuevos lugares antes de revisitar sus lugares favoritos.

Además, hay algo interesante en mantener esos recuerdos sagrados.

"Sería genial en muchos sentidos, pero al mismo tiempo, atesoro esos recuerdos que tenemos", dice Tim, quien dice que ve el momento en que conoció a Tracy como una "bifurcación en el camino".

"La posibilidad de que nos encontráramos era minúscula", dice Tracy. "Y en la noche del eclipse lunar..."

"Es como si hubiera pasado lo que tenía que pasar", dice Tim. "Una coincidencia cósmica".