La emoción mundana de hacer tu vida más romántica

·6  min de lectura
La frase "romantiza tu vida", que surgió durante la pandemia como un llamado a la acción para apreciar los placeres sencillos de la vida, resuena con la misma fuerza dos años después. (Moritz Wienert/The New York Times)
La frase "romantiza tu vida", que surgió durante la pandemia como un llamado a la acción para apreciar los placeres sencillos de la vida, resuena con la misma fuerza dos años después. (Moritz Wienert/The New York Times)

En YouTube, una cineasta de Utah se regodea en el sol matutino, disfruta de un cuernito recién horneado y rocía un perfume con aroma a limón en una colcha decorada con rosas de color rosado. Sus videos, un escape acogedor al “cottagecore” (un esteticismo del internet entorno a la vida campirana), están inspirados en “Ana de las Tejas Verdes”, las novelas de Jane Austen y la serie de época “Bridgerton” y en ellos da consejos sobre “cómo ser más feliz y apreciar las pequeñas cosas”.

En otras partes, sobre todo en TikTok, la gente embellece sus desayunos, compra ramos de flores y practica la gratitud. Una creadora de contenido, Rachel Hess, de 21 años, usa un rodillo para prensar hojas de eucalipto antes de colgarlas en su regadera, en un video que se ha visto más de 6,8 millones de veces y se titula “Romantiza tuu vidaaa”.

“Quiero hacer que hasta los días más mundanos se sientan únicos porque esos días conforman la mayor parte de nuestra vida, no las vacaciones o los eventos especiales que solo ocurren de vez en cuando”, expresó Hess, una estudiante que vive en Pensilvania.

Durante los últimos dos años, la frase “romantiza tu vida” ha surgido en las redes sociales como un llamado a la acción y, de hecho, su popularidad aumentó durante algunos de los meses más sombríos de la pandemia. Nos pide que apreciemos lo que tenemos delante de nosotros y que vivamos con intención, por muy mundanos que sean nuestros rituales diarios; es un recordatorio de que hay que buscar momentos llenos de belleza y optar por el minimalismo.

Los videos con esa etiqueta, publicados sobre todo por mujeres jóvenes, han sido vistos más de 525 millones de veces en TikTok. También hay más de 28.000 publicaciones que la mencionan en Instagram, donde las imágenes incluyen puestas de sol junto al agua, cenas servidas con elegancia y finas tazas de té.

Aunque algunos de los contenidos parecen ser aspiracionales —no todos podemos darnos el lujo de estar en Italia o salir corriendo a un campo lleno de flores, con vestidos primaverales y ampones —, la mayor parte de estos rechaza el tipo de mensaje que empuja a la gente a adquirir bienes materiales. Y también renuncia a la estética de “esa chica” que promueve un camino único hacia el bienestar, repleto de jugos verdes, diarios y rutinas de ejercicio.

Una persona que puso un comentario en Reddit encontró la alegría incluso mientras lavaba las cafeteras en el trabajo. “Después de poner un poco de jabón en la cafetera, aprieto suavemente la botella para que salgan burbujas”, escribió el usuario en un hilo sobre la romantización. “Me encantan las burbujas”.

Los expertos dicen que la tendencia de la romantización ha perdurado en parte porque es una manera nueva de vivir la atención plena, es decir, la práctica de concentrarse en el momento presente y estar consciente de las emociones, los pensamientos y las sensaciones físicas sin emitir juicios al respecto. También ofrece un sentido de voluntad, un sentido de control del que tristemente hemos carecido en esta interminable pandemia.

“Se trata de ser positivo sobre las cosas que ofrece la vida, no importa que la circunstancia sea la que te imaginaste o no”, explicó Ashley Ward, de 26 años, cuyo video en TikTok en 2020 sobre romantizar las cosas ha sido visto más de 3 millones de veces. “No puedes controlar todo en tu vida, pero sí puedes controlar cómo ves tu situación”.

La tendencia se nutre de distintos tipos de sabiduría, como la atención plena, la psicología positiva y la práctica danesa del hygge, pero “se presenta de forma atractiva y fresca”, afirma Eric Loucks, profesor asociado de Epidemiología, Ciencias Sociales y del Comportamiento y Medicina en la Universidad Brown y director del Centro de Atención Plena de la institución.

La investigación de Loucks y su libro nuevo, “The Mindful College Student”, ilustran cómo la atención plena puede disminuir el estrés y los síntomas de la depresión, además de mejorar la calidad del sueño y los niveles de actividad física. “Romantizar tu vida” se conjuga con la atención plena, añadió, en parte porque nos ayuda a estar más en sintonía con nosotros mismos.

“Si intentamos construir una vida que nos haga felices y nos ponemos al centro de manera amable es porque todos somos diferentes”, declaró. “¿Qué métodos resuenan más en nosotros? Ese es el autoconocimiento”.

Entrelazada en la conversación virtual sobre la “romantización de tu vida” está la tendencia del “personaje principal”: los videos con esa etiqueta han generado 6900 millones de vistas en TikTok, seguidos por su hermanita, la “energía del personaje principal”.

El meme del personaje principal ha dado lugar a numerosas parodias que se burlan de los clichés de las películas y del narcisismo. Es “una forma divertida de sacar a la luz algunas de las cosas deleznables que la gente idealiza”, dijo Ward. Pero “ser el personaje principal” también se ha convertido en un recordatorio franco de que hay que dejar que nuestras acciones guíen la narrativa, como lo haría el protagonista de una película.

En el tiktok de Ward, la cámara se sitúa en lo alto, mirando hacia abajo a la playa donde ella se recuesta sobre una toalla. La toma aérea transmite la sensación de que ella es el personaje principal y la simplicidad de las imágenes permite que su narración, que se percibe sincera, sea la protagonista.

“Un personaje principal tiene un sentido total de voluntad y lo que la pandemia nos quitó fue ese sentido de voluntad propia”, comentó Sherry Turkle, psicóloga y profesora en el Instituto de Tecnología de Massachusetts que investiga la relación de las personas con la tecnología.

Volverse el personaje principal también es una manera de crear un yo más auténtico y de hacerle espacio a tu ser, añadió.

“Creo que en nuestro aislamiento ha habido una convergencia entre querer descubrir nuestra identidad de una manera intensificada y reafirmar nuestra individualidad”, sostuvo.

Livia Boerger, una instructora de bienestar mental en Londres, ha escrito sobre las diversas formas en que las personas pueden empezar a romantizar su vida y tiene un reto de 28 días en su sitio web, para “ayudarte a celebrar las pequeñas cosas de la vida y a volver a enamorarte de vivir”.

Durante la pandemia, señaló, mucha gente ha estado “buscando formas de crear alegría y encontrar esa felicidad en su interior y aprovechar al máximo lo que tiene”.

Esto también puede llevar a una pregunta más amplia: ¿qué es lo que realmente nos aporta felicidad? ¿Son esas vacaciones tan caras o esa nueva prenda de vestir? ¿O deberíamos dejar de esperar ese momento perfecto y empezar a disfrutar del presente?

“Se puede encontrar tanta alegría en las cosas que no cuestan nada”, indicó Boerger. Por ejemplo, tómate un momento para brincar en los charcos con tu hijo. O siéntate a disfrutar tu taza de té sin hacer otras cosas mientras lo bebes. “Sabe mucho mejor cuando le presto toda mi atención”, añadió.

© 2022 The New York Times Company

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.