Anuncios

“¡Otra vez el embajador!”: el gobierno de Chile pierde la paciencia con Rafael Bielsa

SANTIAGO, Chile.– “¡Otra vez el embajador!” El reclamo sonó tan enfático como resignado y surgió desde el mismísimo Palacio de La Moneda. Rafael Bielsa, representante de la Argentina en Chile, protagonizó un nuevo percance diplomático tras la divulgación de una serie de comentarios que realizó durante su intervención en la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado y donde también se refirió al rechazo del proyecto minero Dominga por parte del gobierno de Gabriel Boric.

El disgusto de las autoridades chilenas con el representante se acrecentó a tal punto que la canciller, Antonia Urrejola, citó al diplomático argentino para pedirle explicaciones sobre sus dichos en la reunión que sostuvo ante parlamentarios chilenos anteayer y que se suma a otras polémicas que ha protagonizado Bielsa desde que fue nombrado en el cargo a fines de 2019, y en los que se le ha cuestionado por faltar al principio de no injerencia en los asuntos internos del país trasandino, como sus críticas a la derecha tras el triunfo del Rechazo en el plebiscito constitucional o cuando participó en el juicio contra el activista mapuche argentino Facundo Jones Huala.

“El embajador Bielsa fue citado a cancillería para expresar verbalmente la molestia por sus dichos de ayer en la Comisión de Relaciones Exteriores. La reunión fue con el secretario general de Política Exterior, por instrucción de la canciller Urrejola”, indicaron desde aquel ministerio sobre la visita de Bielsa a la cancillería durante el mediodía del viernes.

“Se reunió con Álex Wetzig, hubo una conversación muy franca y se dio por superada la situación”, añadieron desde la oficina de exterior chilena sobre el embajador, quien se retiró de la oficina ubicada en el centro de Santiago sin hacer declaraciones. “¿Ustedes entienden que no es no? Entonces, déjenme caminar tranquilo. ¿Es difícil de entender?”, respondió molesto a la prensa.

Fuentes del gobierno chileno manifestaron a LA NACION que la nueva polémica protagonizada por el embajador fue muy mal recibida por el equipo político que opera en La Moneda y por representantes de la cancillería, a horas de que el presidente Gabriel Boric viaje junto a la titular de Relaciones Exteriores a Buenos Aires para participar en la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

“Apenas en cancillería supieron lo que dijo Rafael Bielsa y todo lo que habló, la ministra de Relaciones Exteriores le escribió de inmediato por WhatsApp a [el canciller argentino] Santiago Cafiero y le planteó que no era la primera vez que él opinaba sobre asuntos internos. Se supone que Cafiero acogió el reclamo y se lo expuso de manera bastante tajante. Por lo que nos enteramos, Bielsa se llevó una buena reprimenda porque genera cierta tensión entre Chile y la Argentina”, indicaron las fuentes.

Los dichos

En la intervención con los legisladores que detonó la polémica, Bielsa abordó varios temas, pero lo que generó más molestia en el gobierno chileno fueron sus dichos sobre no haber sido informado sobre la decisión del Comité de Ministros de Gobierno de declinar la construcción de Dominga, un polémico enclave minero-portuario que se levantaría en la Comuna de La Higuera, región de Coquimbo.

“Este emprendimiento era una de las alternativas que iba a tener Agua Negra [un cruce cordillerano] como puerto. A nosotros nos vendría bárbaro que nos avisaran, nada más que eso. Como tiene un impacto en las relaciones bilaterales, queríamos que estuviera informado”, señaló Bielsa.

Según publicó el diario El Mercurio, el representante argentino también abordó otro tópicos en la cita, a la que asistieron los senadores por Jaime Quintana (PPD), Ximena Rincón (Demócratas), Iván Moreira (UDI) y Francisco Chahuán (RN), a los que se sumó José Miguel Insulza (PS). Biela expresó, por ejemplo, su disgusto ante el trato que, según él, han recibido en Chile las autoridades argentinas.

“Cuando se les falta el respeto a los distintos gobiernos argentinos, que es un fenómeno muy visible en la prensa, más que en los actores políticos, yo no puedo dejarlo pasar. No puedo dejar pasar que se le diga ‘chorra’ a la vicepresidenta de mi país [Cristina Fernández]”, reclamó el embajador, que también puso sobre la mesa la cuestión Malvinas.

“Si un diario le dice Falkland a las Malvinas, yo se lo hago saber (…) Esa es una herida para toda la Argentina”, dijo, y al mismo tiempo solicitó que se utilice la expresión “Falkland Malvinas”.

Durante su exposición, el funcionario también abordó algunos aspectos bilaterales en relación con el comercio como las congestiones que se producen en los pasos fronterizos en ciertas épocas del año, el suministro de gas de parte de la Argentina hacia Chile y el estado e inversión de la habilitación de los cruces cordilleranos de Las Leñas y Agua Negra.

Finalmente, también recordó el tema de la plataforma continental y desclasificó una cena que sostuvo con el excanciller Andrés Allamand.

“Un miércoles vino a cenar a la residencia (...) fue una noche maravillosa (…) Dos días después me entero por el diario de la extensión de Chile de la plataforma (...) entonces pienso para mí primero: ¿No me lo pudiste decir hace dos días atrás? ¿Qué pudiera haber hecho yo? Lo hubiera debido hacer: llamar al Presidente y decirle, ‘Mirá, va a pasar eso’”.

“Chile estuvo con nosotros, compartimos material físicamente con Chile, ¿era necesario desairarnos y dejarnos como imbéciles con esta actitud? Entonces yo naturalmente hice mi reclamo”, añadió.

El senador del Partido Unión Demócrata Independiente y miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores Iván Moreira participó en la cita con Bielsa.

“Nosotros le dijimos que la sesión de la comisión era televisada y fue para que supiera que la prensa tenía acceso a esta reunión, pero no nos sorprende porque tiene un estilo especial para decir la cosas”, dijo el parlamentario a LA NACION.

“Solo fue un lenguaje coloquial, en ningún caso ofensivo. Tampoco se trata de exagerar las cosas. Son el estilo y la personalidad del embajador. Existiendo afinidad política entre los gobiernos me extraña la poca deferencia que sienten los argentinos con el gobierno de Chile. De igual modo, no fue duro sino que lo dijo con sentimiento. Quizás se equivocó el embajador al hablar con el corazón”, agregó el legislador de derecha.