Anuncios

Un ex embajador es acusado de ser agente secreto para Cuba. Exiliados en Miami no se sorprenden | Opinión

En el mundo de espía contra espía que a veces todavía envuelve a Cuba y Estados Unidos, tenemos un nuevo y sorprendente acontecimiento: el arresto de Víctor Manuel Rocha.

Esto no sorprende a los exiliados cubanos de nuestra comunidad, quienes una vez más tienen todo el derecho a decir: ya os lo dijimos. Rocha fue arrestado en Miami, donde vive desde que se retiró del cuerpo diplomático estadounidense, y acusado de actuar como agente secreto para Cuba durante sus 40 años de carrera.

Sí, los espías cubanos suelen terminar en Miami, hogar de tantos enemigos de la revolución de Fidel Castro.

Los exiliados en Miami han afirmado durante mucho tiempo que había agentes secretos entre nosotros. Esta vez, el acusado es un ex embajador de Estados Unidos en Bolivia y diputado en 1996 de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana (en la práctica, nuestra embajada en la isla). Ese fue el año en que los MiG cubanos derribaron dos aviones de Hermanos al Rescate, matando a cuatro residentes de Miami-Dade y provocando días tensos entre los dos países. ¿Qué papel crucial jugó Rocha?

Estacionado en La Habana, tal vez uno grande. Se cree que ayudó a la administración Clinton a formular su respuesta al derribo en aguas internacionales. La pregunta en ese momento era si tomar represalias por el asesinato de ciudadanos estadounidenses, entre los cuatro aviadores, o retirarse. Clinton se retiró.

El fiscal general de Estados Unidos, Merrick Garland, calificó el trabajo de Rocha como “una de las infiltraciones de más alto rango y más duraderas del gobierno de Estados Unidos por parte de un agente extranjero”. Leer sobre el arresto de Rocha debe ser una reivindicación para muchos cubanos exiliados en Miami.

Si los cargos contra Rocha son ciertos, realmente había un espía bien ubicado, dentro del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Curiosamente, durante el mismo tiempo en que Rocha estaba en Cuba durante el derribo de los Hermanos, había otro nombre familiar, Ana Montes, trabajando en la oficina de Washington del Departamento de Estado.

Montes, analista de inteligencia de defensa en la Oficina Cuba del Departamento de Estado de Estados Unidos, se declaró culpable de conspiración para cometer espionaje en nombre del gobierno cubano en 2002 y fue liberada en enero después de cumplir la mayor parte de su sentencia de 25 años. Al igual que Rocha, también ayudó a coordinar la respuesta de Clinton.

Es increíble que Cuba haya tenido tal acceso a la política estadounidense.

Tal vez en el juicio de Rocha (se le acusa de no registrarse como agente extranjero y de conspiración para actuar como agente extranjero no registrado) los familiares de los cuatro que fallecieron obtengan respuestas a algunas preguntas que llevan mucho tiempo sin respuesta.

Pero primero necesitamos respuestas sobre cómo el Departamento de Estado de Estados Unidos no supo nada de Rocha durante décadas.

En su arresto, Rocha se jactó de su lealtad al gobierno cubano y de su aversión por Estados Unidos. Es sólo el último de una lista de espías cubanos y espías acusados que han sido detenidos a lo largo de décadas en Miami y sus alrededores.

Existió la “Red Avispa” en 1998, en la que participaron cinco hombres cubanos que se hacían pasar por exiliados pero trabajaban en secreto para la inteligencia cubana. Uno incluso consiguió un trabajo en una base naval en Key West. Otro se casó con una mujer local como parte de su tapadera.

Los cinco fueron juzgados y condenados y, finalmente, en 2014 fueron devueltos a Cuba a cambio del regreso de un espía estadounidense acusado y detenido en la isla, Alan Gross, quien negó ser un espía.

Y en 2006, dos profesores casados de la Universidad Internacional de Florida, Carlos Manuel Álvarez y su esposa, Elsa, fueron acusados de traición. La pareja incluso tenía un sofisticado equipo de radio en su casa que utilizaban para comunicarse con sus encargados de Cuba.

Estos espías han llevado a cabo una misión siniestra en nuestra comunidad: monitorear la actividad de influyentes exiliados cubanos y, hasta cierto punto, trabajar para deshonrar la imagen de esos exiliados anticastristas en Miami.

“El papel de los espías cubanos en relación con los exiliados cubanos es difamar a esta comunidad como violenta, antidemocrática y hostil al diálogo y al mismo tiempo buscar dividirla mediante rumores e insinuaciones, generando malestar entre grupos e individuos”, John Suárez, director ejecutivo del Centro para una Cuba Libre, al comité editorial.

Mientras el régimen inspirado por Castro permanezca en el poder, parece que sus servicios de inteligencia seguirán apuntando a quienes en Estados Unidos luchan por la libertad de Cuba.

El arresto de Rocha debería ser una revelación para quienes piensan que Cuba es sólo un vecino hostil y no un verdadero peligro.