Anuncios

ELN extiende cese del fuego con el gobierno colombiano, suspende los secuestros extorsivos

BOGOTÁ (AP) — El gobierno colombiano y la guerrilla Ejército de Liberación Nacional acordaron prolongar el cese al fuego bilateral, la suspensión de los secuestros extorsivos y la prohibición de utilizar menores en el conflicto en un acuerdo firmado sobre la medianoche del lunes luego de una larga deliberación sobre las condiciones y los protocolos a seguir.

El alto el fuego inició el martes y se extenderá por seis meses, según acordaron las partes en un documento firmado por los dos equipos negociadores justo cuando estaba a punto de vencerse la vigencia del anterior acuerdo.

La suspensión “unilateral y temporal” de las retenciones de carácter económico —como denomina el ELN a los secuestros— será vigilada por el mecanismo de monitoreo y verificación del que forma parte la misión de las Naciones Unidas en Colombia.

El acuerdo divulgado no aclara si el ELN liberará a los secuestrados en su poder, cuántos son y en qué condiciones se encuentran.

El congresista del opositor Centro Democrático, José Jaime Uscátegui, se amarró el martes a las rejas de la embajada de Colombia en Cuba para protestar por los secuestrados.

”¿Dónde están estas personas? Estas familias reclaman saber cuál es el paradero de sus seres queridos y con este acto pacífico hago un llamado como congresista de Colombia a que se conozca esta verdad”, reclamó sosteniendo fotografías de personas secuestradas.

La suspensión de los secuestros se convirtió en una prioridad luego de que la guerrilla plagiara en octubre pasado a los padres del futbolista Luis Díaz, del seleccionado colombiano y el club inglés Liverpool. Con un amplio rechazo interno y de la comunidad internacional, la madre recuperó la libertad el mismo día y el ELN liberó al padre luego de 12 días de cautiverio.

El máximo cabecilla del ELN, alias Antonio García, justificó en ese entonces los secuestros como una manera de financiar a la agrupación y aseguró que su organización “es pobre como la mayoría de los colombianos”.

Otty Patiño, el Alto Comisionado de Paz, aseguró el martes que el ELN insistió en la búsqueda de fuentes de financiación para reemplazar el dinero que conseguían con los secuestros extorsivos.

“Se suponía que el tema de ligar el no secuestro con financiación ya era algo superado, pero entiendo que ellos lo volvieron a poner en la mesa y desde luego hubo repudio”, señaló Patiño en entrevista con Blu Radio.

El funcionario indicó que ni el Estado ni la comunidad internacional pueden financiar a una organización que aún persista en acciones armadas, por lo que esa posibilidad está “ligada al fin del conflicto”.

Sin embargo, el martes las partes anunciaron la creación de un fondo multidonante, por una vigencia de un año, para administrar y ejecutar recursos de donantes y del Estado colombiano destinados al proceso de paz.

También acordaron no utilizar de manera alguna a menores de 15 años de edad en el conflicto armado, incluyendo acciones de inteligencia y bélicas. En Colombia se considera menor de edad por debajo de los 18 años.

El año pasado las partes firmaron un alto al fuego de seis meses, inédito por su duración, que se cumplió desde el 3 de agosto, culminó el 29 de enero y se extendió por una semana dando espacio a más deliberaciones sobre el acuerdo en la mesa de negociación en la que se reúnen las partes en La Habana, Cuba.

Elizabeth Dickinson, analista senior para Colombia del International Crisis Group, dijo a The Associated Press que aunque prorrogar el cese al fuego es una buena noticia, no es suficiente en los territorios más afectados por la violencia porque continúan las extorsiones, el reclutamiento de menores y el control social.

“El cese al fuego ha logrado disminuir el número de combates entre el ELN y el gobierno, pero el centro de gravedad de la violencia nunca se ha concentrado ahí, sino en choques entre grupos armados ilegales y la presión que el grupo ejerce sobre la población”, agregó Dickinson.

La Defensoría del Pueblo advirtió el lunes que los ceses al fuego que ha acordado en el último año el gobierno con varios grupos armados, incluyendo el ELN, no han evidenciado “verdaderos gestos de paz”.

El gobierno sostiene diálogos y acercamientos simultáneos con varios grupos armados y bandas criminales en el marco de la política “paz total”, que busca disminuir la violencia por vías pacíficas.

El reporte de la Defensoría señala que durante 2023 se registraron 236 acciones violentas por parte de grupos armados en medio del cese al fuego: 34 contra la fuerza pública y las restantes entre las mismas organizaciones armadas.

El ELN surgió en 1964 bajo la inspiración de la revolución cubana y desde entonces ha intentado negociar la paz con el Estado colombiano en cinco ocasiones sin éxito.