Cuidado, trabajar desde casa puede suponer un recorte de tu salario

Bonificaciones por localización: ¿las personas que trabajan desde casa podrían enfrentar recortes salariales? (Fuente: Getty).

Cuando el director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, le explicó a su equipo que podrían solicitar un acuerdo para trabajar desde casa, había una trampa importante: dependiendo del lugar donde vivieran, podrían ver recortado su salario.

Le dijeron al personal, a través de Facebook Live, que habría algunas fluctuaciones salariales, probablemente recortes, si se mudaban de estado: lo que el 75% de empleados había indicado que haría.

“Les restringiremos las bonificaciones a todo el mundo el 1 de enero”, le explicó Zuckerberg a sus empleados. 

El concepto de bonificaciones por localización, especialmente en Estados Unidos, no es nuevo: según TechCrunch, otras compañías como GitHub, que han distribuido su fuerza laboral, le han pagado a sus empleados importes diferentes dependiendo de dónde viven durante un largo período.

La teoría detrás de la bonificación por localización es esta: el coste de vida es diferente en cada estado y, por eso, los salarios se deben adaptar de acuerdo a cada lugar. 

Sobre el papel, tiene sentido: alquilar un apartamento de dos habitaciones en el centro de San Francisco cuesta mucho más de lo que cuesta el mismo apartamento en una localidad pequeña de Texas, por poner un ejemplo.

Pero según el economista de Indeed APAC, Callam Pickering, es poco probable que los trabajadores elijan mudarse a estados en los que vean recortados sus salarios en Estados Unidos. Explica que hay ciertas ciudades como Nueva York o San Francisco, donde las ganancias promedio son muy altas, y luego hay otras ciudades en las que los salarios son bastante bajos, algo que no siempre pasa en todos los países.

De todos modos, ¿aceptaríamos un recorte salarial?

Curiosamente, hay en algunos países en los que no les molestaría que les recorten el sueldo si pueden trabajar desde casa.

Según una encuesta de OnePoll y LogMeIn, más de uno de cada cuatro australianos (el 27 %) aceptaría un recorte salarial a cambio de trabajar desde casa de forma permanente.

Una cantidad abrumadora de australianos (el 83 %) piensa que ahorrar tiempo de viaje es el mayor de los alicientes del trabajo a distancia. Y no se trata solo de tiempo, sino de dinero.

Según Maurie Blackman de Motley Fool, si te ofrecen una reducción de 3000 dólares en tu salario a cambio de trabajar desde casa, puede que ni lo notes.

“Imagina que aceptas una reducción de 3000 dólares en tu salario a cambio de trabajar desde casa. Si actualmente gastas 250 dólares al mes para ir al trabajo en tren o autobús, o una cantidad similar en combustible, entonces efectivamente compensa”.

Artículos relacionados:


Anastasia Santoreneos