El secretario de Defensa de EEUU viaja a Irak mientras las tropas combaten por Tal Afar

Por Idrees Ali
El secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, visitó el martes Irak a sólo días del comienzo de una ofensiva para expulsar al Estado Islámico de la ciudad de Tal Afar, y las conversaciones se centraron en el respaldo a los esfuerzos iraquíes para estabilizar áreas capturadas por el grupo. En la imagen, el ministro de Defensa Erfan al-Hiyali (izq.) da la bienvenida a Mattis, en Bagdad, Irak, el 22 de agosto de 2017. REUTERS/Stringer

Por Idrees Ali

BADGAD (Reuters) - El secretario de Defensa de Estados Unidos, Jim Mattis, visitó el martes Irak a sólo días del comienzo de una ofensiva para expulsar al Estado Islámico de la ciudad de Tal Afar, y las conversaciones se centraron en el respaldo a los esfuerzos iraquíes para estabilizar áreas capturadas por el grupo.

Antes de su llegada, Mattis dijo que la lucha contra el Estado Islámico estaba lejos de haber terminado, pese a recientes éxitos por parte de las fuerzas gubernamentales iraquíes respaldadas por Occidente. Funcionarios estadounidenses dijeron que la batalla por Tal Afar será difícil.

Fuerzas de seguridad iraquíes iniciaron la ofensiva para recuperar Tal Afar el domingo tras recuperar Mosul después de una campaña de nueve meses que dejó en ruinas buena parte de la ciudad.

Tal Afar, localizada a 80 kilómetros al oeste de Mosul en el extremo norte de Irak, es un bastión de los insurgentes musulmanes suníes de línea dura.

"Los días de ISIS ciertamente están contados, pero todavía no ha acabado y no se acabará pronto", declaró Mattis a periodistas en Amán.

El brigadier general Andrew Croft, responsable por las operaciones aéreas de la coalición sobre Irak, afirmó que en Tal Afar permanecen entre 10.000 y 20.000 civiles. La situación de los civiles fue un gran factor en la batalla por Mosul cuando el Estado Islámico intentó mantenerlos en áreas bajo su control para actuar como escudos humanos contra ataques aéreos y bombardeos. Se cree que habrían muerto varios miles de civiles.

Líderes del Estado Islámico escaparon de Mosul durante los enfrentamientos allí y se desconoce el paradero de su jefe, Abu Bakr al-Baghdadi. Informaciones no confirmadas de los últimos meses sostienen que habría muerto.

Funcionarios estadounidenses que hablaron bajo condición de anonimato dijeron que Mattis, que se reunirá con el primer ministro iraquí, Haider al-Abadi, y con el ministro de Defensa, Arfan al-Hayali, discutirá el futuro de las fuerzas estadounidenses en Irak tras la recuperación de las ciudades remanentes en poder de Estado Islámico.

El Estado Islámico también está bajo presión en Siria, donde milicias kurdas y árabes respaldadas por la coalición liderada por Estados Unidos han capturado pedazos de su territorio en el norte y están atacando a su principal bastión en Raqqa.