El lamentable oportunismo de los defensores de #LadyBomba

.(AP Photo/Rebecca Blackwell)

En el marco de la celebración de la Independencia que se realizaba en el Zócalo de la Ciudad de México, encabezada por el presidente López Obrador, con la participación en el desfile anual de soldados, marinos y Guardia Nacional y la asistencia de miles de familias que disfrutaban el evento, Ximena García, Primer Oficial, auxiliar de la capitana en los vuelos, de la línea aérea Interjet, tuvo la “ocurrencia” de sugerir en sus redes sociales:

“Debería de caer una bomba en el zócalo… nos haría un favor a todos #Viva México, pd Si les molestan mis comentarios bórrenme, créanme que me vale 2 pesos saludos cordiales”

De inmediato la también piloto de Interjet, Gabriela Garza García, se solidarizó con su texto “Yo te apoyo”. No fue la única en reaccionar, de inmediato múltiples usuarios de las redes sociales viralizaron el mensaje de Ximena García, algunos la acusaron de incitar a “realizar actos terroristas y genocidas” y muchos reclamaron a la empresa Interjet.

El mensaje de Ximena García y la pronta reacción de los usuarios de las redes sociales puso en evidencia que las redes sociales son de enorme importancia, ya que en todo momento hay que personas que reciben, retrasmiten y comentan lo que ahí se dice.

Un recordatorio de esta experiencia es que no estamos solos y que la manera de utilizar las redes demanda de la responsabilidad de los que navegan en ellas.

“Sugerencias” como la que hizo Ximena García, tienen consecuencias inmediatas, en el contexto de una sociedad amenazada por la violencia, en la que se encuentran seres cuya salud mental es aparentemente estable pero que pueden entrar en crisis, estallar y causar estragos inimaginables.

LEER | Las patéticas críticas al Grito de AMLO de parte de Fox, Calderón y uno más

Mediante un comunicado de prensa, Interjet lamentó “la inaceptable publicación en redes sociales atribuida a uno de sus colaboradores”, rechazó cualquier manifestación de violencia e informó que “se encuentra haciendo una detallada investigación interna alrededor de esta penosa situación” (Forbes, 17 de septiembre de 2019)

La usuaria de Interjet, Faby@MxFaby, reaccionó al mensaje de Ximena García y publicó en redes sociales el siguiente mensaje: “Hola @interjet mi agencia de viajes por lo regular me sugiere volar con ustedes pero ya les pedí que no vuelvan a comprarme un vuelo en su aerolínea. Me da miedo que sus filtros de seguridad y exámenes no sean efectivos y un par de enfermas mentales trabajen en sus filas.”

La relevancia de este acontecimiento no pasó desapercibida para el presidente López Obrador que en su conferencia de prensa mañanera se refirió al mensaje de Ximena García, cuando comentó: “No condenamos a priori, vamos a esperar no nos adelantemos y ya después podemos hacer una conclusión sobre el asunto. Sí es una expresión bastante fuerte.” (El Sol de México, 18 de septiembre 2019)

La “ocurrencia” de Ximena García fue mayoritariamente reprobada, aunque fue excepción la posición del expresidente Felipe Calderón que la justificó en su cuenta de Twitter, al restarle importancia calificándola como una broma.

“Es entendible el problema generado para Interjet por la mala broma de una de sus trabajadoras. Lo curioso es la indignación de quienes en esta red han amenazado, injuriado hasta el cansancio y deseado todo mal a quienes no piensan como ellos.”

El expresidente Calderón aprovechó la oportunidad para continuar con su campaña de propaganda para alcanzar el registro de su partido político, cuando en su mensaje refiere que en redes sociales “han amenazado, injuriado hasta el cansancio y deseado todo mal a quienes no piensan como ellos.”

LEER | Bartlett es invencible y López Obrador sabe por qué, por eso lo defenderá con uñas y dientes

Lo hecho y dicho por Felipe Calderón es oportunista y reprobable, aunque explica su activismo en redes sociales, como vía para llegar gratuitamente a otros medios con tal de ganar espacios para su proselitismo. Hay temas con los que no se puede hacer “broma”, “ocurrencia” o “sugerencia” y uno muy destacado es la incitación a la violencia. Nadie la puede justificar. López Obrador debería enviarle la Cartilla Moral.

En redes sociales Ximena García fue calificada #LadyBomba o #LadyTerrorista. Salió a ofrecer disculpas, reconoció que “Fue un comentario inmaduro, no pensado; de corazón les pido una disculpa. “Quiero disculparme de verdad con mi empresa, la que es una gran empresa, con el señor presidente, con México, a la gente que ofendí”.

Para Ximena García la “ocurrencia” podría costarle el trabajo y su carrera. Las redes sociales deben tomarse en serio, sobre todo cuando se muestra el rostro y la identidad. Los que navegan en el incógnito no tienen valor ni credibilidad. La libertad de expresión es una responsabilidad y tiene límites.