El lado oculto de los países más felices del mundo: frustración, soledad y problemas de salud mental

Cada 20 de marzo se celebra en el mundo el Día Internacional de la Felicidad, una celebración auspiciada por Naciones Unidas en la que el objetivo es reflexionar sobre la necesidad de que los Gobiernos fomenten políticas que busquen el bienestar. También la organización publica un ranking en el que analiza los países según su grado de felicidad, atendiendo a criterios como los ingresos, la salud y la esperanza de vida, la ausencia de corrupción o la libertad social entre otros.

En los primeros puestos siempre se suelen situar los países nórdicos: Finlandia (primer lugar), Noruega (segundo), Dinamarca (tercero), Islandia (cuarto) y Suecia (noveno), lo que ha convertido a estos estados en paradigmas de lo que es vivir con comodidad gracias a unos estándares altos, pero la realidad es que no son tan felices como pensamos, tal y como cuenta BBC Mundo.

Informe de la Felicidad de Naciones Unidas 2018.

Al menos eso es lo que dice un reciente estudio que va más allá de la clasificación de la ONU y se centra en aquellas cosas de los países nórdicos que no funcionan tan bien. El informe ha sido publicado por el Consejo de Ministros Nórdicos y el Instituto de Investigación de la Felicidad en Copenhague y señala que normalmente esa reputación de ser lugares en los que triunfa el bienestar enmascara una serie de problemas graves que no salen a la luz, especialmente para los jóvenes.

Los investigadores pidieron a la gente, a través de encuestas, que calificara su satisfacción con la vida en una escala del 1 al 10. A las personas que pusieron más de 7 se las consideró como prosperando, a las que optaron por 5 o 6 se las categorizó como luchando y finalmente a las que pusieron por debajo de 5, se las situó en sufriendo. Los resultados sorprendieron, ya que un 12,3% de los encuestados se situaban en sufriendo o luchando, con un 13,5% de los jóvenes. Muchas veces ese sentimiento global de felicidad oculta la realidad de una población (que es minoritaria) que realmente lo pasa mal.

Otro aspecto analizado (y que ha preocupado a las autoridades) es el que tiene que ver con la salud mental, especialmente con los jóvenes. El estudio descubrió que se sienten solos y estresados, lo que provoca que tengan diversos trastornos.

Así, en Dinamarca el 18,3% de las personas entre 16 y 24 años señalaron que sufrían mala salud mental, mientras que Noruega ha visto en los últimos cinco años cómo aumentaba un 40% el número de jóvenes que solicitaban ayuda por dificultades mentales.

Finlandia, el país más feliz del mundo (Wikimedia Commons/Mahlum).

En Finlandia, supuestamente el país más feliz del mundo, el 35% de las muertes que se produjeron en ese rango de edad fueron por suicidio. En todos estos casos hubo un sesgo de género y más mujeres jóvenes que hombres admitieron sentirse deprimidas.

Los altos ingresos en estos países hacen que por regla general la gente se sienta feliz con su nivel de vida, pero cuando se producen casos de desempleo (especialmente en los hombres) genera una frustración mucho más elevada. También la falta de contacto social es un vehículo que puede provocar la depresión.

Aún así pese a que estas señales son malas, lo cierto es que los nórdicos siguen estando por encima del resto de países europeos. Simplemente no son tan perfectos como nos los pintaban hasta ahora.