Anuncios

EE.UU. pide a Israel no reanudar la ofensiva en Gaza a menos que proteja a los civiles

Jerusalén, 30 nov (EFE).- El secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, pidió este jueves a Israel abstenerse de reanudar la ofensiva militar en la Franja de Gaza a menos de que establezca un plan concreto para proteger a los civiles palestinos, durante una conferencia de prensa en Tel Aviv.

"Antes de que Israel reanude sus operaciones militares, debe poner en marcha un plan humanitario de protección para los civiles", dijo Blinken, al recalcar que Estados Unidos no quiere que se repita en el sur del enclave palestino "las pérdidas masivas de vidas civiles y el desplazamiento (de personas), a la escala en que ocurrió en el norte".

El funcionario estadounidense explicó que Israel debe implementar un plan que incluya "la designación precisa de áreas en el centro y sur de Gaza donde los civiles pueden estar a salvo y fuera de la línea de fuego", que evite el desplazamiento interno masivo y el daño a infraestructuras imprescindibles como hospitales, generadores de energía, proveedores de agua.

También abogó porque Israel permita a los cerca de 1,7 millones de palestinos desplazados en el sur de la Franja la posibilidad de regresar al norte.

"Todo esto puede hacerse de tal manera que Israel siga siendo capaz de alcanzar sus objetivos (...) pues tiene uno de los Ejércitos más sofisticados del mundo. Es capaz de neutralizar la amenaza que supone Hamás, al tiempo que minimiza el daños a mujeres y niños", sostuvo Blinken, al asegurar que los líderes israelíes con quienes se entrevistó durante su visita, estuvieron de acuerdo en este enfoque.

Blinken llegó este jueves a Israel para realizar una visita oficial, como ya lo ha hecho en repetidas ocasiones desde que estalló la guerra con el grupo islamista Hamás, el 7 de octubre.

En una reunión, el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, aseguró a Blinken que tan pronto termine la tregua -que comenzó el 24 de noviembre con el objetivo de recuperar a rehenes capturados por Hamás- "planea continuar la guerra".

"Israel tiene el derecho de hacer todo lo que puede para garantizar que no se repita la matanza que perpetró Hamás el 7 de octubre" en territorio israelí, pero "la forma en que Israel se defiende importa", recalcó Blinken.

"Es imperativo que Israel actúe en concordancia con el derecho internacional y las leyes sobre guerra, que aplican aún cuando se combate a un grupo terrorista, que no respeta nada", añadió.

Además, Blinken abogó por una extensión de la tregua que permita la entrada de más ayuda humanitaria a la Franja, que asegura, ha sido "insuficiente" hasta ahora.

El secretario de Estado, quien subrayó la importancia de una solución al conflicto palestino-israelí que incluya la creación de un Estado palestino, llamó en una reunión con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmud Abás, a reformar la institución que gobierna áreas reducidas de Cisjordania para recuperar credibilidad y popularidad.

Blinken expresó su preocupación por la creciente ola de violencia en Cisjordania ocupada, especialmente por los ataques de colonos judíos contra palestinos, así como por la política israelí de ampliar los asentamientos en ese territorio.

En tanto, pidió a Hamás liberar a todos los rehenes inmediatamente, no usar a los civiles como escudo, deponer las armas y renunciar al objetivo de destruir a Israel.

La visita de Blinken coincide con la séptima jornada de una tregua entre Israel y Hamás negociada por Catar, Egipto y Estados Unidos, a través de un acuerdo que incluye la liberación de presos palestinos en cárceles israelíes y la entrada de ayuda humanitaria a la Franja de Gaza.

La tregua ha supuesto una pausa a la guerra que estalló el 7 de octubre tras un ataque del brazo armado de Hamás que incluyó el lanzamiento de miles de cohetes hacia Israel y la infiltración de unos 3.000 milicianos que masacraron a unas 1.200 personas y secuestraron a otras 240 en aldeas israelíes.

Desde entonces, y hasta el día en que comenzó la tregua, las fueras de Israel mantuvieron una implacable ofensiva por aire, tierra y mar sobre el enclave palestino que ha dejado más de 15.000 muertos, otras miles de personas sepultadas bajos los escombros, y una grave crisis humanitaria ante el colapso de los hospitales y la escasez de vivienda, agua potable, alimento, medicinas y electricidad.

(c) Agencia EFE