Anuncios

Presidente de Ecuador se reúne con misión de alto nivel del gobierno de Estados Unidos

QUITO (AP) — El presidente ecuatoriano, Daniel Noboa, se reunió el lunes con una misión de alto nivel del gobierno de Estados Unidos a fin de buscar los mecanismos más adecuados para recibir cooperación en seguridad y defensa que permita al país andino afrontar la lucha contra el crimen organizado y narcotráfico que han desatado una espiral incontenible de violencia.

Noboa mantuvo, junto a sus ministro de Defensa, Interior y otros del eje de seguridad, un encuentro reservado con Christopher Dodd, enviado especial para las Américas del presidente de Estados Unidos, y con la general Laura Richardson, comandante del Comando Sur.

Al final de la cita, la canciller ecuatoriana, Gabriela Sommerfeld, aseguró que la presencia de esta delegación “es una señal política potente y concreta de respaldo... en el conflicto armado contra el terrorismo, narcotráfico y crimen organizado transnacional” que busca devolver la paz a los ecuatorianos.

Además, mencionó que para Ecuador es un prioridad la ampliación del acceso a mercados para los bienes y servicios, la atracción de inversión y financiamiento como parte de las acciones para crear bienestar y desarrollo de los ecuatorianos, así como alcanzar acuerdos para una migración ordenada.

En la delegación visitante también estaba el subsecretario adjunto de la Oficina de Asuntos Antinarcóticos y Aplicación de la Ley, Christopher Landberg.

“Estados Unidos como el mundo han visto lo que está pasando en Ecuador y saben lo importante que es tener protegido a Ecuador”, había dicho Noboa en una entrevista con la red de televisión Teleamazonas antes de recibir a los visitantes en la que aseveró que el país “se ha vuelto una pieza clave dentro de la estructura y las rutas de estos grupos narcoterroristas”.

Acerca del apoyo estadounidense Noboa señaló que paralelamente Ecuador también necesita “algo esencial: refinanciamiento de deuda externa... para que mientras luchamos esta guerra no estemos ahorcados financieramente”.

Desde inicios de 2021 bandas del crimen organizado ligadas al narcotráfico han desencadenado una ola de inseguridad con muertes violentas, extorsiones, secuestros y reiterados motines en las cárceles que pareció llegar a otro nivel la semana pasada cuando un grupo de encapuchados tomó un canal de televisión con armas y explosivos, lo que fue transmitido en vivo.

Unos días antes desapareció de una cárcel de Guayaquil Adolfo Macías, alias Fito, el peligroso líder de la mayor organización criminal del país, Los Choneros, y luego huyó otro líder regional de otra banda, Fabricio Pico, quienes no ha podido ser localizados.

Tras ello, Noboa decretó el estado de conflicto bélico interno para hacer frente a la desenfrenada violencia criminal con el apoyo de grupos combinados de militares y policías que mantienen fuerte presencia en las calles.

“Estamos en guerra y logramos parar lo que era una avalancha de violencia y destrucción”, dijo el mandatario ecuatoriano quien destacó que los indicadores de muertes violentas y criminalidad han bajado dramáticamente.

El ejército en su cuenta de X, antes Twitter, precisó que en una operación antinarcóticos que realizaba desde el domingo decomisó cerca de 22 toneladas de clorhidrato de cocaína que se presume iban hacia “los mercados de Asia, Europa y norte y centroamérica, empleando avionetas”.

Agregó que la operación fue consecuencia de de más de seis meses de estrategias de observación y vigilancia llevadas a cabo por inteligencia militar.

La acción se produjo en las inmediaciones de la población de Vinces, 201 kilómetros al suroeste de la capital, y el decomiso constituye un nuevo récord en un solo operativo luego de que en octubre del año pasado la policía había neutralizado 14 toneladas.

El gobierno espera la aprobación por parte de la Asamblea de una ley de extinción de dominio para usar los bienes y el dinero de los grupos criminales en la lucha contra ellos. Además la Corte Constitucional debe aprobar un nuevo acuerdo con Estados Unidos para facilitar la lucha contra los grupos que el gobierno denomina narcoterroristas.

En su cuenta de X el general César Zapata, comandante de la policía, afirmó que la noche del domingo fue detenido Carlos L., alias El Gringo, al que definió como “un objetivo de alto valor. Líder del grupo armado Oliver Sinisterra de Colombia y vinculado a actividades terroristas” en la provincia ecuatoriana de Esmeraldas, fronteriza con ese país.

Añadió que la captura fue posible después de tres meses de investigaciones. Ese grupo forma parte de las disidencias de la extinta guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que controlan una parte de la frontera colombo-ecuatoriana.

Noboa insistió en la propuesta de liberar espacios en las cárceles mediante la repatriación de unos 1.500 presos, especialmente de Colombia y Perú, para lo cual dijo que mantiene contactos con los gobiernos de esos países. Además confirmó que mantiene la propuesta de construir dos nuevas cárceles.

Para hacer frente a la situación de conflicto, el mandatario dijo que se apresta a hacer recortes de 1.000 millones de dólares en la estructura estatal, especialmente en gastos administrativos y personal, “porque el Estado tiene que apretar el cinturón y hacer un sacrificio esencial”.