La Duquesa de Sussex rindió homenaje a Diana de Gales, y ¡casi nos lo perdemos!

Cuando la Duquesa de Sussex asistió el pasado sábado a su primera ceremonia Trooping the Color -la celebración oficial del cumpleaños de Isabel II-, nos dejó impresionados a todos con su exquisito vestido rosa sin mangas de Carolina Herrera. Muchos bucearon en las agencias de fotos, en las redes sociales, en la hemeroteca buscando un antecedente real, y encontraron varios: la infanta Sofía con un abriguito del mismo color, con los mismos botones y la misma solapa lateral, y Charlene de Mónaco con su vestido de novia de escote barco, para algunos el verdadero origen del escote Meghan. Y, entre unos y otros, salió a la luz el definitivo: un vestido muy parecido de Diana de Gales.

VER GALERÍA

El príncipe Harry elige para sus fotografías el sofá que un día compartió con Diana

El recuerdo de Diana de Gales, más presente que nunca en la boda de Harry y Meghan

El anillo de la princesa Diana que desde hoy lleva Meghan

De cintura para abajo, el vestido de la diseñadora Catherine Walker, que la Princesa de Gales estrenó en 1987 en la Ópera de Berlín, es muy diferente al que llevaba la duquesa Meghan en el colorido desfile, pero no se puede negar que de cintura para arriba tiene más que un aire. Y aquellos pocos que censuraron a la Duquesa por “mostrar demasiada piel” y que la acusaron de “romper el estricto protocolo” de la cita se rindieron a las evidencias (Diana de Gales también lucía piel con un traje del mismo estilo), pero sobre todo se rindieron al bonito homenaje. 

VER GALERÍA

Esta no es la primera vez que la Duquesa de Sussex rinde tributo a la recordada Princesa. En la noche de la boda real, la novia estrenó una de las más espectaculares y simbólicas joyas de Diana de Gales. Cuando los recién casados se dirigían a la recepción en la residencia de Frogmore House, la duquesa Meghan fue fotografiada con el anillo azul de Asprey, el mismo que la propia Diana se compró después de su divorcio con el príncipe Carlos, firmado de forma oficial el 28 de agosto de 1996, y que representaba su nueva libertad.

No parece que la reina Isabel estuviera molesta por el atuendo escaso de tela que la Duquesa Sussex lució en su cumpleaños a tenor de sus continuas sonrisas en la primera salida oficial de las dos solas juntas, aunque eso sí en esta ocasión la mujer del príncipe Harry ha optado por un vestido con capa para resguardarse bien del viento, bien de las críticas. Hoy por la mañana la Duquesa ha acompañado a la monarca en su visita oficial a Cheshire, y ha aprendido de la mejor. Otro hito para la recién llegada a la Familia Real británica, en el que la Reina de Inglaterra le ha prestado toda su ayuda con el protocolo real.

VER GALERÍA

diana-gales-getty-1z
duquesa-sussex-getty-2z