Más dudas sobre Ravens-Steelers; 49ers, sin casa

The Associated Press
·4  min de lectura

Los Broncos de Denver no tienen quarterbacks. Los 49ers de San Francisco carecen de estadio o instalaciones de prácticas. Y es posible que los Ravens de Baltimore no cuenten siquiera con suficientes jugadores disponibles para su siguiente partido, que se ha pospuesto ya dos veces.

La pandemia de coronavirus causó más contratiempos en la NFL el sábado, poniendo en duda los planes de la liga para completar el calendario de la campaña. La situación contrasta con la observada en las semanas recientes, en que la actividad transcurrió de manera relativamente tersa.

Múltiples personas cercanas a una investigación de la NFL dijeron a The Associated Press que ninguno de los cuatro quarterbacks en la nómina de Denver era elegible par jugar el domingo ante los Saints de Nueva Orleáns.

Otra fuente comentó a la AP que el titular Drew Lock, el suplente Brett Rypien y el veterano Blake Bortles, del equipo de prácticas, tuvieron contacto de alto riesgo el miércoles con el tercer quarterback, Jeff Driskel.

Un día después, Driskel dio positivo de COVID-19.

Una persona más informó que, al parecer, ninguno de los cuatro mariscales de campo usó sus mascarillas todo el tiempo cuando estuvieron juntos, como lo requieren los protocolos implementados por la liga ante la pandemia.

Las fuentes hablaron a condición de permanecer anónimas porque ni la NFL ni los Broncos han emitido anuncios oficiales después de que se ordenó a Lock Rypien y a Bortles que abandonaran el campo de prácticas el sábado para aislarse.

A toda prisa, Denver buscaba preparar al receptor novato Kendall Hinton, del equipo de prácticas, y al tercer corredor Royce Freeman, para emplearlos de manera improvisada como quarterbacks ante los Saints.

Entretanto, los Ravens colocaron a seis jugadores más en la lista de COVID-19, donde los equipos incluyen a los integrantes que han dado positivo de coronavirus o que han tenido contacto cercano con una persona infectada. Baltimore impuso ya medidas disciplinarias a un empleado no identificado que infringió los protocolos de sanidad.

El peor brote de coronavirus registrado en la NFL durante esta temporada dejó a los Ravens sólo con tres miembros de la línea defensiva y con un quarterback.

Previamente, la liga pospuso el encuentro de los Titans de Tennessee ante los Steelers de Pittsburgh, por un brote de COVID-19. Ambos equipos debieron cumplir una semana inesperada de descanso. El duelo posterior de Tennessee, frente a Buffalo, fue postergado a un martes.

La visita de los Ravens a Pittsburgh estaba programada inicialmente para el Día de Acción de Gracias, que se celebró el jueves de esta semana. Se pospuso al domingo y luego al martes.

Algunos jugadores de los Steelers se quejaron por la nueva alteración en su calendario ante la incapacidad de otro equipo para evitar contagios. Sin embargo, el propio Pittsburgh debió colocar al corredor titular James Conner en la lista de COVID-19 el sábado. Se unió así a tres compañeros.

Roger Goodell, el comisionado de la NFL, ha advertido a los 32 equipos que los cambios en el calendario podrían ocasionarles sanciones, como la pérdida de selecciones del draft o incluso sufrir derrots sobre la mesa. Por ahora, la liga ha evitado esa medida más severa y pretende concluir a tiempo la temporada regular.

Sin embargo, a la liga le quedan pocas opciones en caso de que deba aplazarse más el encuentro entre Baltimore y Pittsburgh. La NFL había pospuesto ya al 7 de diciembre el duelo del jueves por la noche, entre Baltomore y Dallas.

Los Broncos han sido afectados también por brotes en otros equipos. Su encuentro del mes pasado en Nueva Inglaterra fue pospuesto, primero por un día y luego por una semana. Ello generó un efecto dominó en su calendario y les costó esencialmente una semana de descanso.

Al oír las noticias más recientes, los jugadores de Denver parecían incrédulos.

“No soy de los que se quejan, pero @NFL, no puedes enviarnos a un partido sin un quarterback, la posición más importante de una ofensiva”, tuiteó el tight end Noah Fant. “Ni siquiera tenemos un suplente”.

En broma, el linebacker Von Miller se ofreció como voluntario mediante otro tuit: “He esperado toda mi vida este momento. Von ELWAY”.

Von Miller difícilmente volverá esta campaña en posición alguna. Se sometió a una cirugía por un tendón desprendido en el pie izquierdo.

Para los 49ers, la complicación más reciente se deriva de que el gobierno local trata de contener la propagación del virus en el condado donde entrenan y juegan. Santa Clara prohibió cualquier deporte de contacto, ya sea en partidos o prácticas, durante las próximas tres semanas.

La prohibición entra en efecto el lunes, después de que los 49ers regresen de su partido en casa de los Rams de Los Ángeles. Permanecería vigente al menos hasta el 21 de diciembre.

San Francisco tiene en su calendario partidos ante Buffalo, el 7 de diciembre, y frente a Washington el 13, ambos en el Levi's Stadium de Santa Clara. El equipo entrena también en ese lugar.

“Trabajamos con la NFL y con nuestros socios en planes operativos, y compartiremos detalles cuando se confirmen”, indicó el equipo en un comunicado.