Donald Trump alega que Ron DeSantis copió su artimaña de trasladar migrantes a Martha’s Vineyard

·4  min de lectura

Donald Trump está secretamente furioso con su compañero republicano Ron DeSantis por la decisión del gobernador de autorizar vuelos que transportaron a aproximadamente 50 migrantes la semana pasada desde la frontera sur hasta Martha’s Vineyard, informó Rolling Stone.

El gobernador de Florida se mostró orgulloso durante el fin de semana mientras pronunciaba un discurso en Wisconsin para conseguir el apoyo de candidatos republicanos y anunció que tenía la intención de aprovechar “cada centavo” del presupuesto de US$12 millones del plan “Freedom First” asignado a los esfuerzos del Departamento de Transporte de Florida para “transportar extranjeros no autorizados”.

Y aunque tanto DeSantis como los simpatizantes contra la inmigración en Fox News y dentro del Partido Republicano celebraron las acciones del político incendiario —hasta el senador de Texas Ted Cruz pidió a los gobernadores que aumenten sus controvertidos programas de reubicación y envíen a medio millón de inmigrantes indocumentados a Washington, D.C— no todo el mundo en los círculos de derecha se alegró con los titulares de la semana pasada.

En específico, el expresidente Donald Trump se molestó ante la forma en que su potencial rival por la candidatura republicana en las elecciones presidenciales de 2024 dominó los titulares y desvió la atención de sus propias excentricidades.

Rolling Stone informó que dos fuentes internas cercanas al presidente (que fue sometido a dos juicios políticos) lo habían escuchado despotricar porque el gobernador republicano le quitó el protagonismo a Trump y lo acusó de usar los vuelos de inmigrantes para apuntalar su perfil nacional antes de una posible candidatura a la Casa Blanca.

Ni DeSantis ni Trump se han comprometido públicamente a postularse en 2024, aunque se considera que ambos son los principales candidatos para desafiar al presidente Joe Biden por el lugar en la Oficina Oval.

Según los informes, Trump también se enfureció con sus ayudantes a raíz de la maniobra altamente publicitada de DeSantis, y señaló que el gobernador de Florida había copiado la idea de su propio libro de jugadas al afirmar que llevar a los migrantes en aviones desde la frontera sur era su “idea”.

El informe de Rolling Stone sobre el enojo secreto de Trump por la estrella en ascenso de DeSantis es apenas el desaire más reciente en una guerra fría en curso entre dos de las figuras más abiertas y divisivas de la política estadounidense.

Cuando las encuestas del verano pasado comenzaron a señalar el potencial del gobernador de Florida para superar al hombre que una vez respaldó su campaña, Trump pareció comenzar a retroceder en su apoyo incondicional al republicano que él mismo considera que es responsable de conseguirle el cargo en la oficina de gobernador.

En junio, la Universidad de New Hampshire compartió los resultados de una encuesta que mostró un sorprendente cambio de suerte para el expresidente, quien por primera vez cayó un lugar atrás del gobernador de Florida entre los probables votantes de las primarias en el estado.

El mismo día que se compartieron esos resultados, el expresidente recurrió a su propia plataforma de redes sociales, Truth Social, para publicar los resultados de una encuesta separada del encuestador de tendencia derechista Zogby. Dichos resultados, a diferencia de los de la Universidad de New Hampshire, indicaron que él era el claro favorito para ganar la nominación presidencial republicana de 2024, 42 puntos por delante de DeSantis en una encuesta de votantes republicanos a nivel nacional.

El expresidente incluso criticó a su red preferida, Fox News, por transmitir lo que consideraba resultados de encuestas inexactos durante uno de sus programas de noticias matutinos.

“@foxandfriends acaba de estropear mis números de encuesta, sin duda a propósito”, escribió el presidente de un solo mandato en Truth Social en julio, para criticar un segmento donde los anfitriones habían presentado los hallazgos de la encuesta de la Universidad de New Hampshire y Blueprint en Florida de que DeSantis era el favorito de los dos. “Ese programa ha sido terrible, se fue al ‘lado oscuro’”, agregó.

Uno de los pilares de la plataforma de Trump de 2016 se concentró en las políticas fronterizas del sur del país, con su eslogan build the wall” (construir el muro) al convertirse casi en un sinónimo de su campaña como el eslogan “make America great again” (Que América vuelva a ser grande).

Aunque prometió durante la campaña electoral que construiría un “gran, gran muro en nuestra frontera sur” que el gobierno mexicano supuestamente financiaría, al final de su presidencia su administración había construido 452 millas (727 km) en total, según el último informe de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU.

Sin embargo, la mayoría de esas 452 millas eran muros de refuerzo que se habían construido durante las administraciones estadounidenses anteriores, ya que solo se erigieron 80 millas (12 km) de nuevas estructuras donde antes no había nada.