Domingo Cavallo, sobre Massa: “Si se desvive por acomodar su pensamiento y su acción al de la vicepresidenta, su fracaso será como el del Presidente”

·7  min de lectura
Sergio Massa y Alberto Fernández
Sergio Massa y Alberto Fernández

Tras la decisión de que Sergio Massa desembarque en el Ejecutivo como ministro de Economía, Desarrollo Productivo y Agricultura, Domingo Cavallo -que se desempeñó frente al Palacio de Hacienda durante las administraciones de Carlos Menem y de Fernando de la Rúa- publicó un texto en su página web para analizar cómo debería accionar el hasta ahora presidente de la Cámara de Diputados. “Si se desvive por acomodar su pensamiento y su acción al de la vicepresidenta [Cristina Kirchner], su fracaso será como el del presidente [Alberto Fernández]”, advirtió Cavallo, quien estimó que “el mejor resultado” que podría conseguir el líder del Frente Renovador es acotar la inflación a 6% mensual o 100% anual.

Al extenso escrito, el economista lo dividió en cuatro subtítulos: “El ajuste fiscal”; “La tasa de inflación”; “La brecha cambiaria y la pérdida de reservas”; “Las ideas que se escuchan sobre cómo acumular reservas”; y “El apoyo de la vicepresidenta será clave para evitar el fracaso de Massa”. Así planteó ciertas consideraciones que, como es usual en su postura, tuvo mucho de crítica al kirchnerismo y sobre todo a Cristina Kirchner.

Cavallo comenzó por decir que la vicepresidenta fue “muy clara” con respecto a su diagnóstico de la economía influenciado por el del gobernador Axel Kicillof -que fue su ministro de Economía cuando conducía la Casa Rosada- y “muy bien descriptas” en el libro Economía a contramano, de Alfredo Zaiat.

“Ella cree que el déficit fiscal y el nivel del gasto público no son un problema, y que la emisión monetaria no es causa de inflación. Ve al endeudamiento público como el resultado de maniobras especulativas y no lo relaciona con el déficit fiscal. También cree que el crecimiento se logra por aumento de la demanda interna de bienes de consumo y que el aliento a las exportaciones, lejos de ayudar al crecimiento, lo frena. Adhiere sin reparos a la estrategia de crecimiento por sustitución de importaciones. También cree que el Estado tiene que intervenir en las empresas, estatizándolas o regulándolas caso por caso, porque cree que de esa forma se podrá asegurar que contribuyan al crecimiento y a una buena distribución de los ingresos”, entendió Cavallo que piensa Cristina Kirchner.

“Acotar la inflación a 6% mensual o 100% anual es el mejor resultado que podría conseguir”

Entonces, dijo que las críticas que la titular del Senado le hizo a Fernández “se fundan en este diagnóstico”, y planteó que Cristina Kirchner cree que hay que “escaparle” a las palabras “ajuste fiscal” y “libertad de mercado” porque las tilda de neoliberales.

Fue ahí cuando Cavallo dijo: “No es fácil descubrir cuál es el diagnóstico sobre la crisis económica que tiene en su cabeza el nuevo ‘superministro de Economía’ Sergio Massa. Si como ocurrió con el presidente Alberto Fernández se desvive por acomodar su pensamiento y su acción al diagnóstico de la vicepresidenta, el fracaso de su gestión será tan evidente como lo es hoy el del Presidente. Y, en ese caso, será difícil evitar una explosión inflacionaria rayana en la hiperinflación”.

No obstante, el exministro pintó un panorama más alentador en caso de que Massa “reconozca” que debe hacer un ajuste fiscal por reducción del gasto público mayor al comprometido con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y trazar una política monetaria destinada a cerrar la brecha cambiaria y a acumular reservas. “[Así] es posible que logre acotar la inflación en lo que resta del mandato presidencial a 6% mensual o 100% anual sin que haya una caída violenta del nivel de actividad económica. Este es el mejor resultado que podría conseguir”, sostuvo.

Sergio Massa y Alberto Fernández
Sergio Massa y Alberto Fernández

Después de analizar el derrotero de las cuentas públicas durante este año, Cavallo planteó que para revertir la tendencia de financiar déficit con expansión monetaria y colocación de deuda en pesos, con la posterior suba de la inflación, Massa tendrá que “conseguir una reducción significativa del monto de los subsidios económicos”. Dijo, incluso, que eso deberá hacerse con un ajuste de tarifas eléctricas y del gas “muy superior a aquel que pretendía conseguir [el exministro] Martín Guzmán y que le impidió el kirchnerismo desde la Secretaría de Energía”.

Además, indicó que el nuevo funcionario deberá conseguir que todos los restantes “rubros de gastos” - dentro de los que incluyó a los salarios, las jubilaciones, las prestaciones sociales, los gastos de capital y las trasferencias a provincias- “no aumenten más del 5,5% mensual”.

Después se abocó a la tasa de inflación y reconoció que si logra estabilizarse en 6% mensual, es probable que “ese siga siendo el ritmo de aumento de los salarios que acuerden los sindicatos del sector privado”.

“Si Massa no consigue revertir la expectativa de un salto devaluatorio se le hará imposible conseguir 6% mensual de inflación”

Por otra parte, Cavallo consideró que la brecha cambiaria posterior a la instalación del control de cambios “más que un indicador de atraso cambiario es la manifestación del fuerte desequilibrio monetario que se produjo desde diciembre de 2019”. Entendió, también, que la suba de la intervención redujo esa brecha desde diciembre de 2021, pero reparó en que la tendencia comenzó a revertirse en las dos últimas semanas de junio.

“El aumento vertiginoso de la brecha cambiaria a lo largo de julio se debió a la pérdida de reservas que instaló con fuerza la expectativa de un salto devaluatorio en el mercado cambiario oficial. La reacción del Banco Central y del Ministerio de Economía frente a este problema exacerbó esa expectativa”, sostuvo.

Luego, consideró que la pérdida de reservas podría haberse tratado de detener con un “desdoblamiento inteligente” del mercado cambiario. “En lugar de hacer eso, el Gobierno y el Banco Central prestaron atención a la denuncia vicepresidencial del festival de importaciones y agregaron el argumento de la demora de los productores agropecuarios en liquidar la soja que mantienen almacenada”, se quejó Cavallo.

Comentó, entonces, que las restricciones a las importaciones y los “ataques” al campo fueron vistos por los mercados como “absurdos cursos de acción para resolver el problema de la pérdida de reservas”, y que eso derivó en que la opinión pública crea que el Gobierno se verá obligado a producir un salto devaluatorio. “Si Sergio Massa no consigue revertir esta expectativa, se le hará imposible conseguir incluso la poco ambiciosa meta del 6% mensual de inflación”, avisó.

Contra el dólar agro

El exministro consideró errónea, además, la decisión de aplicar un “dólar agro” para incentivar la venta de granos. “En el mejor de los casos, ingresarán algunas divisas más en los meses de agosto y septiembre a costa de que ingresarán menos dólares en los meses siguientes”, indicó y, en ese sentido, dijo que hubiese sido mejor una reducción transitoria de las retenciones porque la pérdida para el Tesoro hubiese terminado “igual” a la que debe contabilizar el Banco Central si paga por las divisas un precio más alto que para el resto de exportaciones.

“Si se desvive por acomodar su pensamiento y su acción al de la vicepresidenta [Cristina Kirchner], su fracaso será como el del presidente [Alberto Fernández]”, advirtió Cavallo
“Si se desvive por acomodar su pensamiento y su acción al de la vicepresidenta [Cristina Kirchner], su fracaso será como el del presidente [Alberto Fernández]”, advirtió Cavallo - Créditos: @HO

“Otra idea que probablemente le haya aproximado a Sergio Massa el grupo de empresarios que lo apoyan, y que puede ser bien evaluada por los funcionarios del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) que integran el equipo que piensa llevar al ministerio, es la de vender las acciones de empresas privadas que integran ese fondo”, indicó Cavallo, no sin mencionar que para eso Massa necesitará ser autorizado por ley y que a la oposición le “resultará difícil” oponerse porque el gobierno de Mauricio Macri intentó hacer lo mismo en 2017.

“A Massa le resultará más difícil conseguir el apoyo de sus socios en el Gobierno, especialmente de los seguidores de la vicepresidenta, que habían hecho de esta participación en el capital de las grandes empresas privadas un símbolo del intervencionismo estatal, un ingrediente clave de la ideología antineoliberal que predicaron desde que accedieron al poder”, consideró Cavallo.

Interrogante

Para concluir su posteo, el exministro se preguntó: “¿Será capaz la vicepresidenta de resignar su postura contra el ajuste fiscal, la restricción monetaria y el afán intervencionista sobre empresas y mercados con el que llenó de palos en la rueda a los intentos de Alberto Fernández y sus colaboradores de introducir cierta racionalidad en el diseño de la política económica?”.

Y reflexionó: “Es de esperar que Massa haya discutido esta cuestión con Cristina antes de asumir la responsabilidad como ministro de Economía. Si no es así, es muy difícil que pueda evitar un muy peligroso fracaso”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.