Estos Dolphins son muy buenos, pero el entrenador McDaniel es su verdadera estrella

·4  min de lectura
David Santiago/dsantiago@miamiherald.com

Los Dolphins tuvieron un juego soñado este domingo ante los Patriots en la primera victoria de Mike McDaniel en su debut como entrenador en la NFL, que incluso tiene más mérito pues fue ante un experto como Bill Belichick, quien estará todavía rompiéndose la cabeza y pensando: ¿Qué pasó?

Casi nada. Una intercepción, un 3 en 1 (sack-fumble-touchdown), un TD espectacular en un ¡cuarto down! en una especie de “hit and run” de 42 yardas y un marcador de 17-0 que deja nocaut a cualquiera.

Si bien la defensa de Miami fue su fuerte, la ofensiva no se quedó atrás con casi 300 yardas (270) del quarterback Tua Tagovailoa y un juego brillante de los wide receivers Tyreek Hill y Jaylen Waddle.

Todo le salió bien a los Dolphins y el mérito se lo llevó McDaniel, pero lo más curioso es que no sorprende. La comunión total al final del partido y las declaraciones de sus jugadores lo dejan patente.

El nuevo entrenador no solo unió la defensa y creyó en ella, no solo le dio toda la confianza a la ofensiva, sino que tuvo detalles de grandeza con el TD del cuarto down. Más que nada confió en el trabajo diario y le quitó presión a la olla, haciendo que sus hombres reaccionaran de la mejor manera.

McDaniel ha mostrado sus credenciales al ser valiente, creativo, audaz, comunicativo, fiel a sus creencias y muy convencido de lo que hace: transmitir mucha confianza y ese algo que se necesita para ganar.

El entrenador de 39 años no vino a Miami de paseo, sabe bien cuál es su misión: convertirse en el verdadero líder de los Dolphins y se ha ganado el respeto de todos sus jugadores. En el partido se le vio tranquilo, como un veterano, sabedor que el trabajo estaba hecho desde mucho antes

“McDaniel va a necesitar una carretilla para llevar sus nueces”, expresó Hill. “Tiene muchos coj…”.

Hill, quien fue uno de los referentes en la ofensiva de los Dolphins, pronunció la palabrota en español, en alusión a la valentía del técnico en las jugadas que propone en el terreno, cuando fue entrevistado en el vestuario donde resaltó las virtudes de su nuevo entrenador, quien fue bañado con Gatorade en el vestuario a modo de celebración por su primer triunfo en la NFL.

“Es un entrenador que ha pasado por muchas cosas en su vida, por lo que esto significa mucho, no solo para mí, sino para todo el equipo”, comentó Hill.

“Muchos muchachos se enorgullecen de lo que hacen aquí y admiran a Mike [McDaniel] como un modelo a seguir”.

“Hasta ahora ha hecho un gran trabajo enseñándonos cómo ser profesionales, guiándonos en la dirección correcta y creando momentos para que seamos un equipo más unido. Hasta aquí todo bien”, añadió el estelar wide receiver, quien terminó con 8 recepciones y 94 yardas.

Durante el juego se tomaron muchas buenas decisiones, pero sin duda la mejor fue arriesgar un cuarto down con ocho yardas por recorrer.

El resultado superó la espectativa: el QB Tua Tagovailoa lanzó un gran pase a Waddle, quien completó 42 yardas para el TD que ampliaba el marcador 17-0.

“Solo traté de prepararme cuando me llamaran para hacer la jugada. Fue un gran balón y la línea ofensiva aguantó, traté de atraparlo y completar la jugada”, señaló Waddle.

“Simplemente [McDaniel] tiene confianza en nosotros. Y nosotros tenemos confianza en él. Cada decisión que él tome, simplemente vamos a intentar salir y hacerla”.

Los Dolphins visitan este domingo a los Ravens por lo que tendrán su primer juego fuera ante un rival muy complicado y McDaniel lo advirtió ante los medios este lunes 12, después de la resaca del triunfo ante New England.

“Dentro de las cosas que queremos hacer, el juego ante los Pats debería ser el peor que jugamos durante todo el año, así que no hubo ni celebraciones ni fiestas este domimgo”, indicó Mc Daniel.

“Me di cuenta de que el equipo sabía que hubo algunas jugadas en el campo que no hicimos”.

“Pero este lunes los muchachos se enfocaron en mejorar antes de este juego de Baltimore porque les prometo que a los Ravens no les importa nuestros sentimientos felices de este domingo”, concluyó.