Anuncios

Documento detalla acusaciones a 12 empleados de ONU que Israel dice participaron en ataque de Hamás

Palestinos desplazados por la ofensiva israelí en un campamento de tiendas de campaña, en Rafah, Franja de Gaza, el 27 de enero de 2024.. (Foto AP /Fatima Shbair)

TEL AVIV, Israel (AP) — Un documento israelí detalla las acusaciones contra una docena de empleados de la ONU que, según Israel, participaron en el ataque de Hamás del 7 de octubre: Siete de ellos se infiltraron en territorio israelí y dos de ellos participaron en secuestros, de acuerdo con el documento.

Las acusaciones contra los empleados de la agencia de Naciones Unidas a cargo de refugiados palestinos, conocida como la UNRWA, llevaron a varios países a congelar fondos fundamentales para la agencia, que es vital para los palestinos en Gaza.

La ONU condenó los “actos ilegales y aberrantes” y despidió a nueve de los empleados acusados, entre ellos profesores y un trabajador social. Se ha reportado que dos de los empleados han fallecido.

El documento israelí sobre los trabajadores de UNRWA, que fue compartido con funcionarios estadounidenses y obtenido por The Associated Press, menciona a 12 personas, su presunta participación en el ataque, sus empleos y sus fotos. Los hallazgos mencionados en el documento no pudieron ser confirmados de manera independiente.

El documento señala que la inteligencia recabada demuestra que por lo menos 190 empleados de UNRWA eran agentes de Hamás o de la Yihad Islámica, aunque no presenta evidencias.

De los 12 empleados de UNRWA, dice, nueve eran profesores y uno era trabajador social. Siete de los empleados fueron acusados de cruzar hacia Israel el 7 de octubre. De ellos, uno fue acusado de participar en un secuestro, otro fue acusado de ayudar en la captura de un soldado muerto y otros tres de participar en ataques.

Uno fue acusado de armarse con un misil antitanque la noche previa al ataque y otro es acusado de tomar fotografías a una rehén. Diez son acusados de tener vínculos con Hamás y uno de tener lazos con la Yihad Islámica.

Dos de los 12 acusados han sido abatidos, según el documento. La ONU indicó que uno todavía está siendo identificado.

Desde hace años han aumentado las tensiones entre Israel y la UNRWA por su trabajo en Gaza, donde emplea aproximadamente a unas 13.000 personas.

A pesar de la catástrofe humanitaria acaecida en el asediado territorio —donde la ofensiva israelí contra Hamás ha desplazado a la gran mayoría de la población y donde, según funcionarios, una cuarta parte de la población sufre hambruna— importantes países donantes, como Estados Unidos y Gran Bretaña, han suspendido su financiamiento. El lunes, Japón y Austria hicieron lo mismo.

Con la mayor parte de su presupuesto en duda, y debido a que la UNRWA gasta el dinero a medida que ingresa a lo largo del año, la agencia advirtió que se verá obligada a suspender operaciones en pocas semanas si el dinero no es restablecido.

Entretanto, Israel dijo que las conversaciones sobre un cese de fuego el domingo fueron constructivas pero que persisten “brechas significativas” para un potencial acuerdo. Las conversaciones buscan dar un respiro a la asediada población de Gaza y lograr la libertad de más de 100 rehenes que siguen cautivos en el territorio.

Los combates continuaban, complicando aun más la entrega de ayuda a la población de Gaza.

Israel emitió órdenes de evacuación para la población del sector occidental de Ciudad Gaza, exhortándoles a dirigirse al sur. Las fuerzas dijeron también que batallaron contra los milicianos y llevaron a cabo ataques aéreos en días recientes en otras partes del norte de Gaza, que fue bombardeada intensamente en los primeros días de la guerra y donde Israel aseguró haber básicamente desmantelado la infraestructura de Hamás.

Los milicianos también lanzaron una andanada de cohetes contra el centro de Israel por primera vez en varias semanas. No se reportó de víctimas.

La guerra fue detonada por el ataque de Hamás el 7 de octubre, en que los milicianos mataron a 1.200 personas, en su mayoría civiles, y secuestraron a unas 250, según autoridades israelíes.

Israel respondió con una intensa ofensiva por aire, mar y tierra que ha matado a más de 26.000 palestinos, en su mayoría mujeres y menores de edad, según el Ministerio de Salud de Gaza, que no distingue entre civiles y combatientes.

La guerra además amenaza con derivar en un conflicto regional más amplio. Estados Unidos informó el domingo que tres de sus militares murieron en un ataque lanzado por una milicia respaldada por Irán contra una base en Jordania.

Por lo menos cinco palestinos murieron en enfrentamientos con fuerzas israelíes en Cisjordania, según el Ministerio de Salud palestino. En el norte de Israel, un conductor embistió su automóvil contra un hombre afuera de una base militar y atacó a soldados con un hacha antes de ser baleado, dijo la policía. El hombre blanco del ataque quedó gravemente herido, mientras que no se sabía la condición del asaltante.

___

Jobain reportó desde Rafah, Franja de Gaza, y Jeffery desde Londres.