Anuncios

¿Qué es el divorcio sin culpa y por qué algunos conservadores quieren eliminarlo?

(CNN) -- Tras lo que algunos conservadores consideran victorias legales en los campos de batalla del derecho al aborto y la acción afirmativa, varios políticos y personalidades influyentes están centrando su atención en otro concepto muy arraigado: el divorcio sin culpa.

Comentaristas de derechas como Steven Crowder y Matt Walsh han intensificado en los últimos meses sus quejas de que es demasiado fácil divorciarse, sobre todo para las mujeres. Todos los estados tienen actualmente alguna versión de la ley de divorcio sin culpa, pero los republicanos de Texas y Nebraska incluyen la disolución o restricción del divorcio sin culpa en las plataformas políticas de sus partidos estatales.

En Louisiana, a principios de este año, los miembros del Partido Republicano del estado debatieron sobre el apoyo oficial a la disolución del divorcio sin culpa, pero no tomaron ninguna decisión. La falta de intentos legislativos para frenar esta práctica no ha impedido la abundancia de retórica conservadora contra el divorcio, ni la oleada de miedo de los progresistas.

¿Quién es Mike Johnson? Así es el polémico nuevo presidente de la Cámara de Representantes

El recién estrenado presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson, se ha opuesto abiertamente al divorcio sin culpa, que permite a las parejas divorciarse sin demostrar culpa y sin que ambas partes estén de acuerdo en la separación. En un sermón de 2016, afirmó que convertía a Estados Unidos en una "sociedad completamente amoral".

Aunque el divorcio sin culpa se legalizó por primera vez hace más de 50 años, durante mucho tiempo ha sido objeto de desprecio en los círculos conservadores, que lo consideran un peligro para la santidad del matrimonio y el concepto de familia estadounidense.

Para las feministas, los defensores de los derechos humanos y otros, el divorcio sin culpa es un importante puntal para la igualdad de género y aborda directamente problemas como el abuso conyugal. Muchas mentes jurídicas también ven el divorcio sin culpa como una vía legal de sentido común que reduce cargas innecesarias tanto para los tribunales como para las parejas.

Puede no parecer político en su superficie, pero la historia del divorcio sin culpa en EE.UU. revela una clara conexión con estas cuestiones sociales y esboza por qué algunos se sienten tan firmes a la hora de protegerlo mientras otros tratan de derribarlo.

ANÁLISIS | Los conservadores están en racha en su intento de rehacer Estados Unidos a través de los tribunales ¿Qué es el divorcio sin culpa?

El divorcio sin culpa o "no-fault divorce" es, como suena, un divorcio que puede obtenerse sin que nadie tenga que alegar o probar que el comportamiento de una de las partes es culpable. La mayoría de los estados también permiten el divorcio culposo, en el que una de las partes puede alegar motivos como adulterio, abandono, encarcelamiento de larga duración o crueldad.

"La crueldad -y más concretamente, causar a un cónyuge un dolor innecesario, ya sea emocional o físico- suele ser el motivo más común para un divorcio por culpa", afirma Thomas A. Ramuda Jr., abogado especializado en divorcios con práctica en Colorado. Muchos divorcios sin culpa se obtienen por "diferencias irreconciliables".

Desde un punto de vista jurídico, los casos de divorcio sin culpa tienden a ser menos complejos. "Cuando una parte alega que la otra tiene la culpa, tiene que demostrarlo ante el tribunal. Probar la culpa también puede afectar al resultado del divorcio en términos de custodia o régimen de visitas", explica Ramuda.

¿Cuál es la historia del divorcio sin culpa en Estados Unidos?

El divorcio sin culpa fue legalizado por primera vez en California en 1969 por el entonces gobernador Ronald Reagan, que con el tiempo se convertiría en el primer presidente de EE.UU. en estar divorciado (el expresidente Donald Trump fue el segundo.) Para 2010, todos los estados habían legalizado una opción de divorcio sin culpa.

Antes de esta opción, el divorcio con culpa era el único recurso para resolver una ruptura de pareja. Esto provocaba complicaciones a las parejas cuya situación, por una razón u otra, no se ajustaba al procedimiento legal exigido.

Las parejas que querían divorciarse se veían casi obligadas por la ley a crear algún tipo de escenario basado en la culpa. No era infrecuente que las parejas inventaran juntos escenarios que fingieran adulterio, o que una de las partes se trasladara a otro estado para cumplir los requisitos legales de reclamaciones por culpa, como el abandono. El divorcio migratorio, en el que una pareja se trasladaba junta a un estado con leyes de divorcio sin culpa, era habitual.

De hecho, estos métodos eran tan comunes que, para muchos expertos jurídicos, era necesaria una solución como el divorcio sin culpa para que el sistema volviera a funcionar. La Asociación Nacional de Abogadas (NAWL, por sus siglas en inglés) abogó por soluciones de divorcio sin culpa a lo largo de la primera mitad del siglo XX.

En 1961, Matilda Fenberg, miembro destacada de la NAWL, explicó el razonamiento en el que se basaba la propia propuesta de ley de divorcio sin culpa del grupo y calificó las actuales leyes de divorcio de "poco prácticas y poco sólidas".

"El propósito de nuestro proyecto de ley no es hacer el divorcio más fácil o más difícil", escribió Fenberg en la propuesta del grupo para un proyecto de ley de divorcio uniforme. "Es simplemente sustituir el engaño por la verdad, los tecnicismos por el sentido común, y dar a los Tribunales la oportunidad real de prevenir los fracasos matrimoniales mediante la conciliación y el tratamiento, en lugar de castigar los fracasos matrimoniales".

Aunque los esfuerzos de la NAWL en favor del divorcio sin culpa no dieron directamente sus frutos, su activismo también puso de manifiesto el interés especial que tenían las mujeres en la reforma de la ley del divorcio.

Melinda Gates y Bill Gates son solo un ejemplo de las muchas parejas de alto nivel que han optado por el divorcio sin culpa. Crédito: Kevin Mazur/Getty Images

Aunque el divorcio sin culpa es común hoy en día, es más visible entre las parejas de alto perfil cuando una frase como "diferencias irreconciliables" aparece en los titulares. Cuando Bill y Melinda Gates se divorciaron en 2021, los documentos legales declaraban que el matrimonio estaba "irremediablemente roto", una variante del divorcio sin culpa.

Algunos de los matrimonios más breves de famosos, como la unión de 72 días de Kim Kardashian y Kris Humphries en 2011, terminaron con "diferencias irreconciliables" (aunque, en este caso, Humphries alegó que el matrimonio era fraudulento, y el divorcio se alargó casi dos años).

Gwyneth Paltrow y Chris Martin dieron un famoso giro al lenguaje sin culpa con su anuncio de divorcio en 2014, diciendo que tenían la intención de "desvincularse conscientemente." (Los documentos legales presentados por Paltrow, de hecho, nombraban "diferencias irreconciliables").

Enero, el mes de los divorcios en EE.UU. ¿Qué ventajas ofrece el divorcio sin culpa?

En términos sencillos, el divorcio sin culpa facilita la disolución del matrimonio. Dependiendo de su situación, las parejas pueden evitar litigios costosos y prolongados, así como los efectos perjudiciales de tener que echar, probar o defenderse de la culpa.

Paulette Rigo, mediadora y entrenadora de divorcios certificada que fundó The Better Divorce Academy tras su difícil separación, dice que a veces las parejas no se dan cuenta de que hay opciones para divorciarse fuera de las feas batallas legales.

"El proceso legal es conflictivo", dijo a CNN. "Hay un demandante y un demandado. Tienes que gastarte cientos de dólares por hora en un abogado. Y eso parece una tontería si las dos personas de la relación quieren lo mismo. Por supuesto, hay casos que requieren un litigio, pero la idea de que tenga que ser así puede ser aún más destructiva para las familias en un momento difícil".

Rigo también dijo que los divorcios sin culpa también pueden ser más fáciles para los menores, que se ven afectados por las decisiones financieras y el entorno familiar que les proporcionan sus padres.

Los grupos de defensa de los derechos de la mujer consideran que la ley de divorcio sin culpa es una forma de hacer que el matrimonio, una institución que durante mucho tiempo ha proporcionado los mayores beneficios materiales al marido, sea más equitativo para la mujer.

Antes del divorcio sin culpa, una mujer en Estados Unidos que estuviera en un matrimonio abusivo o explotador no tenía muchas opciones. Los maridos solían controlar la economía familiar, y el estigma social de solicitar el divorcio, por no mencionar el difícil proceso de tener que demostrar la "culpa", era un importante factor disuasorio. Estos problemas se complicaban aún más si el marido no quería divorciarse.

"Según la legislación estadounidense, toda persona tiene derecho al divorcio, incluso si su cónyuge dice que no", explica Rigo.

Desde 1969, los estudios han demostrado que el divorcio sin culpa se correlaciona con una reducción de los suicidios femeninos y de la violencia en la pareja. Un artículo de 2004 de los economistas Betsey Stevenson y Justin Wolvers constató un descenso de entre el 8% y el 16% de los suicidios femeninos después de que los estados promulgaran leyes de divorcio sin culpa. También observaron un descenso aproximado del 30% en la violencia de pareja, tanto entre mujeres como entre hombres, y un descenso del 10% en el número de mujeres asesinadas por sus parejas.

"El divorcio unilateral aumenta potencialmente la probabilidad de que se ponga fin a una relación de violencia doméstica y transfiere el poder de negociación a la persona maltratada", afirma el estudio.

El presidente de la Cámara de Representantes, Mike Johnson (izquierda), y su esposa Kelly asisten a un simulacro de ceremonia de juramento en el Capitolio en 2017. La pareja tiene lo que se llama un "matrimonio de pacto", una opción matrimonial de influencia religiosa. Crédito: Zach Gibson/AP

¿Por qué algunos quieren eliminar el divorcio sin culpa?

Políticos y comentaristas conservadores, junto con algunos grupos religiosos y sociales, dicen que el divorcio unilateral degrada la unidad familiar estadounidense y afecta negativamente a los hombres, los niños y la economía.

"El divorcio unilateral sin culpa viola claramente la 14° Enmienda", afirmaba a principios de año Beverly Willet, copresidenta de la Coalition For Divorce Reform, en el Washington Examiner. "Con demasiada frecuencia, en los tribunales de familia se priva a los demandados de la vida, la libertad y la propiedad sin el debido proceso legal".

Algunos cristianos conservadores en particular han luchado contra el divorcio sin culpa porque creen que el divorcio es contrario a la Biblia y el matrimonio ordenado por Dios.

El presidente Johnson, que ha expresado su oposición al divorcio sin culpa, también ha ensalzado las virtudes de lo que se denomina "matrimonio de pacto" o "covenant marriage", una opción matrimonial de influencia religiosa en algunos estados que dificulta enormemente el divorcio.

Los matrimonios de pacto solo se reconocen legalmente como opción en Arizona, Arkansas y Louisiana, donde Johnson y su esposa contrajeron matrimonio de este tipo. Tales uniones, modeladas según los pactos de las alianzas religiosas, solo pueden romperse por razones específicas como el adulterio o el maltrato físico, no muy diferentes de los divorcios causales.

CNN se puso en contacto con la oficina de Johnson por teléfono y correo electrónico para obtener comentarios.

Las estadísticas muestran que el divorcio sin culpa sí se correlaciona con un pico inicial en las tasas de divorcio, pero las cifras se igualan o incluso caen por debajo de las tasas anteriores con el tiempo. Los datos del censo de 2020 revelaron que la tasa de divorcios en Estados Unidos alcanzó su nivel más bajo en 50 años en 2019.

La investigación no apoya firmemente la afirmación conservadora popular de que la separación afecta negativamente a los niños de una manera que permanecer en un mal matrimonio no lo haría.

Un estudio de 2019 publicado en World Psychology encontró que mientras que los hijos de parejas divorciadas pueden luchar con algunas repercusiones negativas, "la mayoría de los niños cuyos padres se divorcian son resistentes y no muestran problemas psicológicos evidentes".

El estudio agrega que hay innumerables otros factores que podrían afectar el bienestar de un niño divorciado que no tienen nada que ver con el divorcio en sí.

"La inestabilidad matrimonial no presenta un único factor de riesgo, sino una cascada de secuelas para los hijos", se lee en el estudio.

Esta conclusión apunta a otro dilema en el centro del debate sobre el divorcio sin culpa y de la opinión pública en general: si el divorcio en sí es un problema, o si es un síntoma de problemas mayores dentro de la institución del matrimonio estadounidense.