El primer discurso del rey Carlos III: del mensaje a su madre a la mención de Harry y Meghan

·3  min de lectura
Murió el príncipe felipe; Reina Isabel; corona; el mundo; sociedad
En esta foto de archivo del sábado 14 de junio de 2014, la reina Isabel II de Gran Bretaña, acompañada de miembros de su familia, aparece en el balcón del Palacio de Buckingham, durante el desfile Trooping The Color, en el centro de Londres. Desde la izquierda, la duquesa de Cornualles, el príncipe Carlos, la princesa Eugenia, Sofía, la duquesa de Wessex, el príncipe Felipe, el príncipe Eduardo, el príncipe Harry, Kate, la duquesa de Cambridge y el príncipe Guillermo. El Palacio de Buckingham dice que el príncipe Felipe, esposo de la reina Isabel II, murió a los 99 años - Créditos: @Lefteris Pitarakis

LONDRES.– “Me dirijo a ustedes hoy con un sentimiento de profunda tristeza y dolor”, afirmó Carlos III en su primer discurso a la nación británica como rey, tras la muerte de su madre, Isabel II.

En un mensaje televisado a la nación que duró unos minutos, el nuevo monarca se comprometió a servir toda su vida a los británicos como lo hizo su madre, fallecida el jueves en su castillo escocés de Balmoral y a quien calificó de “inspiración” y “modelo”.

”Les renuevo hoy a todos ustedes esa promesa de servicio durante toda la vida”, dijo. “Como la propia reina hizo con tan inquebrantable devoción, yo también me comprometo ahora de forma solemne, durante el tiempo que Dios me conceda, a defender los principios constitucionales en el corazón de nuestra nación”, continuó.

”Y dondequiera que vivan en el Reino Unido, o en los reinos y territorios de todo el mundo, y sean cuales sean sus orígenes o creencias, me esforzaré por servirles con lealtad, respeto y amor, como he hecho a lo largo de mi vida”, agregó.

La reina Isabel “hizo sacrificios y su dedicación como soberana nunca cedió en los momentos de alegría y tristeza”, amplió.

”Las instituciones del estado han cambiado pero a pesar de los cambios y desafíos nuestra nación ha seguido prosperando y floreciendo. Nuestros valores deben permanecer firmes y constantes”, acotó.

Carlos habló de la difunta soberana somo su “madre amada” y enfatizó “el espíritu de servicio” y “devoción” que aplicó en su reinado, pero también su “calidez humana”. No sin ante expresar “gratitud” hacia ella.

Un grupo de personas en el pub Príncipe de Gales en el centro de Londres ven un discurso televisado del rey Carlos III
Un grupo de personas en el pub Príncipe de Gales en el centro de Londres ven un discurso televisado del rey Carlos III - Créditos: @JUSTIN TALLIS

Sobre su familia

En el discurso, Carlos confirmó que Camilla, su “querida esposa”, se ha convertido en la reina consorte y apuntó: “Sé que aportará a las exigencias de su nuevo papel la firme devoción al deber en la que tanto he confiado”.

También anunció que William asumirá como el nuevo príncipe de Gales. “Con Kate a su lado, nuestros nuevos príncipes de Gales seguirán, lo sé, inspirando y liderando nuestras conversaciones nacionales, ayudando a llevar a los marginados al centro del terreno donde se puede prestar una ayuda vital”, indicó.

Y a pesar de la tensa relación entre ambos, Carlos dedicó unas palabras a su hijo menor y a su esposa, quienes renunciaron a sus títulos reales en 2020. ”Quiero también expresar mi amor por Harry y Meghan, quienes continúan construyendo sus vidas en el extranjero”.

Emocionado, terminó su discurso con un mensaje para su madre. “A mi querida mamá, ahora que empiezas tu último gran viaje para unirte a mi querido y difunto papá, quiero simplemente decir esto: gracias. Gracias por tu amor y devoción a nuestra familia y a la familia de naciones a la que has servido con tanta diligencia todos estos años. Que ‘vuelos de ángeles te canten a tu descanso’”.

Esta última frase fue una referencia a la letra de Song for Athene, que se interpretó en el funeral de la princesa Diana cuando su cortejo salió de la Abadía de Westminster el 6 de septiembre de 1997.

Agencias AFP y ANSA

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

El rey Carlos III promete servir toda su vida, como Isabel II, "con lealtad, respeto y amor"