En su discurso inaugural, DeSantis condena la ‘locura filosófica’ y promete luchar contra la ‘mafia progresista’

El gobernador Ron DeSantis reiteró su promesa de combatir la “mafia progresista” y promocionó sus logros en los últimos cuatro años durante su toma de posesión en Tallahassee el martes.

Frente a la escalinata del antiguo Capitolio y ante miles de políticos, cabilderos, donantes y el público, DeSantis hizo una denuncia en su mayoría repetitiva de sus oponentes políticos y reiteró que “la libertad vive” en la Florida.

“Buscamos la normalidad, no la locura filosófica”, dijo. “Nunca nos rendiremos ante la mafia progresista. La Florida es donde el movimiento progresista viene a morir”.

DeSantis también arremetió contra los políticos en Washington y el gobierno federal, llamándolo una “burocracia en expansión, que no rinde cuentas” que “se cierne sobre nosotros y nos impone su voluntad”.

El martes comienza su segundo mandato.

Vista general del escenario antes del inicio de la ceremonia de investidura del gobernador de la Florida, Ron DeSantis, en el Capitolio de la Florida, el martes 3 de enero de 2022, en Tallahassee, Florida. El edificio del Capitolio se cierne sobre el histórico Capitolio, que fue el telón de fondo de la toma de posesión. MATIAS J. OCNER/mocner@miamiherald.com
Vista general del escenario antes del inicio de la ceremonia de investidura del gobernador de la Florida, Ron DeSantis, en el Capitolio de la Florida, el martes 3 de enero de 2022, en Tallahassee, Florida. El edificio del Capitolio se cierne sobre el histórico Capitolio, que fue el telón de fondo de la toma de posesión. MATIAS J. OCNER/mocner@miamiherald.com

Hace cuatro años, DeSantis era un representante poco conocido del área de Jacksonville, que derrotó por estrecho margen al ex alcalde de Tallahassee Andrew Gillum. Durante su discurso de investidura en 2019, DeSantis prometió “defender el estado de derecho” y prometió que la Florida “no permitirá ciudades santuario”.

Desde entonces, su perfil ha crecido, en parte debido a su combatividad hacia sus oponentes políticos, su resistencia a las restricciones relacionadas con el coronavirus y sus frecuentes acciones políticas de alto perfil, como llevar en avión a migrantes al rico enclave de Martha’s Vineyard, suspender a funcionarios locales y pregonar el arresto de personas con antecedentes de delitos graves en relación con el fraude electoral.

En noviembre, derrotó al ex gobernador Charlie Crist por casi 20 puntos, el mayor margen de un gobernador republicano en la historia del estado.

Un vistazo a sus logros

Su victoria —un raro punto brillante para el Partido Republicano a nivel nacional en las elecciones de noviembre—suscitó un aluvión de especulaciones de que desafiará al ex presidente Donald Trump por la postulación presidencial en 2024.

DeSantis ha evitado la especulación, y su discurso del martes no dio ninguna pista sobre sus futuras aspiraciones políticas.

Más bien, se centró en sus logros de los últimos cuatro años: hacer cambios educativos, poner fin al “activismo judicial”, gastar dinero en el medio ambiente y defender “la ley y el orden”.

“Hemos articulado una visión para un estado libre y próspero. A través de la persistencia y el trabajo duro, hemos ejecutado esa visión”, dijo. “Hemos obtenido resultados favorables.

“Y ahora estamos aquí porque el pueblo de la Florida ha validado nuestros esfuerzos”.

DeSantis dio pocas pistas sobre sus prioridades para los próximos cuatro años, más allá de querer ofrecer una “asistencia fiscal récord” a las familias y dar a los padres más control sobre la escolarización de sus hijos.

“Promulgaremos políticas más favorables para la familia a fin de que sea más fácil criar a los hijos, y defenderemos a nuestros niños de aquellos que buscan robarles su inocencia”, dijo, lo que recibió una gran ovación.

Legisladores demócratas criticaron a DeSantis por lo que dijeron es su falta de ideas. El líder de la minoría, Fentrice Driskell, demócrata por Tampa, dijo en un comunicado que el discurso estaba dirigido a electores en las primarias republicanas y donantes multimillonarios”.

El discurso fue “increíblemente aburrido y sin ninguna idea nueva”, dijo la representante Anna Eskamani, demócrata por Orlando, en un comunicado. “No mencionó temas actuales que enfrentan las familias, como la asequibilidad de la vivienda”.

Los asistentes

Más de 3,000 personas enfrentaron la posibilidad de mojarse con la lluvia frente al Capitolio para asistir a la ceremonia, según la oficina del gobernador. Estas personas incluyeron cabilderos de Tallahassee, comentaristas conservadores, el ex gobernador Jeb Bush y numerosos legisladores.

El presentador radial conservador Glenn Beck estaba sentado en primera fila y le prestó a DeSantis una Biblia de 1782 para el juramento.

Las festividades incluyeron una cena el lunes con donantes que dieron entre $25,000 y $1 millón. A diferencia de hace cuatro años, cuando el comité de la ceremonia inaugural publicó una lista de los donantes, este año no se ha revelado.