Anuncios

Cada vez es más difícil para los animales ucranianos encontrar un hogar

Lina Brithna con Bonie, un perro que sobrevivió a los bombardeos que le rompieron la columna vertebral, por lo que tiene una barra de acero en la espalda, en el refugio de animales Domivka en Leópolis, Ucrania, el 11 de febrero de 2023. (Maciek Nabrdalik/The New York Times).
Lina Brithna con Bonie, un perro que sobrevivió a los bombardeos que le rompieron la columna vertebral, por lo que tiene una barra de acero en la espalda, en el refugio de animales Domivka en Leópolis, Ucrania, el 11 de febrero de 2023. (Maciek Nabrdalik/The New York Times).

LEÓPOLIS, Ucrania — Lo primero que escuchas después de entrar en el santuario de animales en el Parque Znesinnia, cerca del centro de Leópolis, son los perros. Hay decenas de ellos ladrando y aullando, miembros de una estridente orquesta improvisada que toca una ópera discordante.

Son huérfanos de guerra, rescatados de ciudades bombardeadas o abandonados por refugiados que fueron desarraigados de sus hogares y ya no pueden cuidar a sus mascotas.

Un cobertizo descomunal, previamente abandonado, que ha sido equipado a toda prisa con hileras de jaulas de madera y metal, mantas desechadas y torres de comida para mascotas en bolsas, es ahora su residencia.

Orest Zalypskyi fundó Domivka: Hogar de Animales Rescatados hace cinco años principalmente para cuidar de criaturas salvajes heridas y en peligro de extinción: zorros que se usaban para entrenar perros de caza y a los que les extrajeron las garras y los dientes, un mono de circo a punto de ser sometido a la eutanasia, un búho con un ala cortada.

Pero desde que los rusos invadieron el año pasado, Domivka también se ha convertido en un centro para mascotas rescatadas: perros, gatos, conejos, caballos, corderos y pájaros. Antes de la guerra, el santuario contenía aproximadamente 200 animales. Ahora, tiene más de 500.

“No teníamos ningún lugar para ellos”, dijo Viktoria Stasiv, una voluntaria. “Fue una locura”. La perrera se armó con rapidez en un viejo cobertizo de ladrillo y concreto que había sido utilizado para almacenar basura.

Oksana Prykhodka con perros en Domivka, un centro de rescate fundado principalmente para animales salvajes que ahora también alberga mascotas, y ha pasado de 200 animales antes de la guerra a más de 500, en Leópolis, Ucrania, el 11 de febrero de 2023. (Maciek Nabrdalik/The New Tiempos de York).
Oksana Prykhodka con perros en Domivka, un centro de rescate fundado principalmente para animales salvajes que ahora también alberga mascotas, y ha pasado de 200 animales antes de la guerra a más de 500, en Leópolis, Ucrania, el 11 de febrero de 2023. (Maciek Nabrdalik/The New Tiempos de York).

En un sitio diferente, a una hora de distancia, hay 170 ovejas, cabras y llamas que los voluntarios de Domivka cuidan en una parcela de tierra donada. Los animales pertenecían a un zoológico de mascotas en Zaporiyia que tuvo que ser abandonado.

Durante el último año, el grupo ha hospedado a miles de animales, dijo Zalypskyi.

Hubo un breve período la primavera pasada, después de que comenzara la guerra, cuando se les permitía a los dueños y a los rescatistas de animales cruzar la frontera con ellos hacia otros países europeos sin los requisitos habituales, como vacunas. Autobuses llenos de voluntarios de Alemania y Polonia llegaron y se llevaron perros, conejos y gatos. Cerca de 5500 mascotas fueron rescatadas y encontraron nuevos hogares fuera de Ucrania; otras 1500 fueron adoptadas dentro del país.

Pero ahora, las adopciones se han ralentizado. Cualquiera fuera de Ucrania que quiera liberar a una mascota de la miseria de la guerra tiene que pagar unos 200 euros y recogerla. Cuando se trata de perros, la mayoría de la gente quiere cachorros, dijo Stasiv, pero la mayoría de los perros abandonados son mayores y más grandes. Algunos están heridos.

Chip, un mestizo de cara agradable, llegó de Jersón, una ciudad fuertemente sitiada que queda a 900 kilómetros de distancia, donde quedó ciego durante un ataque. Bonie, un gran perro negro con patas y hocico color canela, tiene una barra de acero en la espalda después de que le rompieron la columna en un bombardeo. Lina Brithna, una trabajadora de rehabilitación, lo está ayudando a aprender a caminar de nuevo. Zubik, un malamute blanco y negro, perdió una de sus patas delanteras.

Hay un par de cachorros que fueron encontrados en un basurero en Leópolis. Los pusieron en un pequeño refugio interior junto con otros animales heridos y recién llegados que deben cumplir una cuarentena de dos semanas. Corretean alrededor de Brithna mientras ella limpia sus jaulas. Los gatos observan, de vez en cuando meten las patas por los agujeros de las puertas de plexiglás y esperan su turno.

Todos los perros son llevados a pasear tres veces al día en los terrenos nevados, por voluntarios, familias visitantes y, a veces, antiguos dueños, a quienes les encantaría quedarse con sus mascotas, pero ellos mismos son refugiados y no pueden proporcionarles un hogar.

Domivka antes no tenía un sitio web, pero ahora que tiene tantos más animales bajo su cuidado, la organización sin fines de lucro está recaudando fondos en Facebook e Instagram. Durante la Navidad, vendió calendarios que mostraban a residentes de larga data y evacuados de guerra, incluida un águila de punta blanca llamada Galya.

Este pequeño refugio en un parque de Leópolis es una de varias organizaciones nacionales e internacionales, como la Fundación U-Hearts, UAnimals y el Fondo Internacional para el Bienestar Animal, que trabajan para ayudar a alimentar y cuidar a los animales durante la guerra.

El refugio necesita más personal, recintos y alimentos, dijo Zalypskyi a través de un traductor. “Las necesidades crecen cada día a medida que aumenta el número de animales”.

c.2023 The New York Times Company