Anuncios

Diego Elías, la revolución en el squash viene de Perú

Chicago (EE.UU.), 12 may (EFE).- El Squash tiene nuevo rey. Y es peruano. Diego Elías alcanzó recientemente la cumbre del mundo en un deporte históricamente dominado por Egipto. Nacido en Lima, es la nueva cara de un deporte en gran crecimiento. Red Bull, Adidas y Dunlop le patrocinan. Es profesional desde los 16 años y disputa entre 15 y 20 torneos por año. El 'Puma' cuenta en una entrevista con EFE en Chicago cómo es la vida del número uno del mundo.

Hijo de José Manuel Elías, campeón nacional peruano de squash, Diego creció en el barrio limeño de Miraflores y entrenó en el Club Terrazas. En pocos años pasó de los torneos juniors al circuito profesional. Vive ahora en Boca Ratón (Florida) y viaja por los cinco continentes para disputar los torneos. El último en el que participó, el PSA World Championship de esta semana en Chicago, repartió un millón de dólares en premios entre el cuadro masculino y el femenino.

Seis horas de entrenamiento diarias, el alma competitiva heredada de su familia y la ayuda de grandes preparadores como el canadiense Jonathon Power le ayudaron a coronar el sueño de ser el número uno del mundo.

"Comencé desde muy chico jugando al squash en Miraflores, en Lima, mi padre jugó en ese club durante mucho tiempo, fue campeón nacional y de ahí nació mi interés. Comencé a jugar torneos juniors, suramericanos, americanos, luego internacionales y desde los 16 años soy profesional", dijo Elías en una entrevista con EFE.

EL PRIMER NÚMERO 1 SUDAMERICANO

Rompió recientemente el dominio de Egipto en el squash y es el primer jugador sudamericano capaz de alcanzar la cumbre del ránking mundial.

"Viniendo de Perú no es fácil, fue muchísimo sacrificio, vivir afuera, viajar muchísimo. He tenido muchos entrenadores de muchos sitios que me han apoyado. Fue increíble llegar al número uno, fue un sueño hecho realidad, lo estoy disfrutando. La potencia en el squash es Egipto, también Inglaterra, Francia", aseguró Elías.

Disputa entre quince y veinte torneos por temporada y viaja siempre acompañado por su padre, que le sigue también en las largas sesiones de entrenamiento diarias.

"Entreno, entre preparación física, squash y terapias, unas cinco o seis horas diarias. Entre físico y prevención de lesiones entreno un par de horas, unas dos horas de squash y un par de horas de terapias", cuenta el 'Puma'.

LAS MULTINACIONALES PATROCINAN AL N.1

A sus 26 años, Elías es un referente absoluto para el squash y un perfil inmejorable para impulsar este deporte en América Latina.

Siempre compite con una bandana de Red Bull, blanquirroja como la bandera peruana. Su raqueta es Dunlop y su equipación es patrocinada por Adidas.

A estas multinacionales se suman otras marcas como la canadiense Penguin Pickup o Expression Network, entre otras.

"Vamos poco a poco, pero desde que llegué al número uno, que justo fue hace tres semanas, he estado más que todo en la preparación para el torneo de Chicago, tratando de estar lejos de todo y estar mentalmente preparado", reconoce Elías.

CHICAGO, LA BOLSA DE PREMIOS MÁS ALTA DE SIEMPRE

El PSA World Championship de Chicago es el torneo más importante de la temporada de squash y repartió este año un total de un millón de dólares, 500.000 para el circuito masculino y 500.000 para el femenino.

En total, la campeona y el campeón se llevan cada uno cerca de 45.000 dólares de premio económico, informan a EFE fuentes de la organización del torneo, que concluyó este jueves.

En general, los grandes eventos del circuito mundial reparten premios entre los 20.000 y los 35.000 para sus campeones, cantidades importantes y que tienen una tendencia al alza.

"El deseo es que el año que viene la bolsa de premios se incremente a 1.5 millones de dólares en torneos como el de Chicago", reconoce a EFE un miembro del PSA World Tour de squash.

Andrea Montolivo

(c) Agencia EFE