Anuncios

Cómo el desplome del mayor multimillonario indio se convirtió en una amenaza para el gobierno de Narendra Modi

Los nexos del magnate Gautam Adani con el primer ministro indio, Narendra Moodi, son para muchos el motivo que explica que el sorprendente éxito que el empresario logró en los últimos años
Los nexos del magnate Gautam Adani con el primer ministro indio, Narendra Moodi, son para muchos el motivo que explica que el sorprendente éxito que el empresario logró en los últimos años - Créditos: @Getty

NUEVA DELHI.- En un ping-pong de acusaciones, el primer ministro de la India, Narendra Modi, se defendió luego de que los críticos de la oposición denunciaran a su gobierno de dar favores indebidos al grupo empresarial liderado por el magnate multimillonario Gautam Adani, cuyo conglomerado sufrió una estrepitosa caída tras ser acusado de fraude por una sociedad de inversión norteamericana.

En un discurso de casi 90 minutos ante el Parlamento, Modi dijo que los indios no se tragarán “mentiras y abusos” en su contra. Además, enumeró los logros de los gobiernos, y sin nombrar al Grupo Adani, que está bajo fuego. Sin embargo, diputados opositores que exigen una investigación al conglomerado lo interrumpieron en varias ocasiones gritando consignas.

La polémica se produjo luego de que Hindenburg Research acusara el mes pasado al Grupo Adani de manipulación de acciones y uso indebido de paraísos fiscales, al tiempo que alertó que tenía una deuda insostenible. La compañía del magnate niega las afirmaciones y amenazó con emprender acciones contra Hindenburg.

La bendición de 1400 millones de personas en el país es mi cobertura protectora y no se puede destruir con mentiras y abusos”, dijo Modi, mientras los legisladores de la oposición coreaban “¡Adani, Adani!”.

“La confianza que la gente ha puesto en Modi está más allá de la comprensión de esta gente”, añadió en sus primeros comentarios públicos, en alusión a las acusaciones sobre Adani. Tanto el gobierno como el grupo empresarial niegan vínculos demasiado estrechos. Durante la sesión, los legisladores del gobernante Partido Bharatiya Janata también corearon el nombre de Modi en apoyo.

Pérdidas compartidas

El informe de Hindenburg Research del 24 de enero desencadenó una caída en las acciones de las siete empresas que cotizan en bolsa del Grupo Adani Group, que colectivamente perdieron más de 110.000 millones de dólares en valoración de mercado antes de reducir las pérdidas en los últimos días.

Gautam Adani, presidente y fundador del Grupo Adani, en Boston, el año pasado. (Scott Brauer para The New York Times)
Gautam Adani, presidente y fundador del Grupo Adani, en Boston, el año pasado. (Scott Brauer para The New York Times)

El miércoles, las acciones de Adani Enterprises cerraron con una suba del 20%. Adani Transmission, Adani Power y Adani Wilmar subieron un 5% cada una, mientras que Adani Green y Adani Total Gas Ltd cayeron 5% cada una.

El conglomerado negó las acusaciones, al afirmar que la acusación de manipulación de acciones “no tiene base” y que deriva de una ignorancia de la ley india.

Los partidos opositores toman la situación como una oportunidad para arrinconar a Modi, que buscará un tercer mandato en las elecciones del próximo año. De esta forma, han cuestionado las inversiones realizadas por la estatal Life Insurance Corporation of India y el State Bank of India en empresas del Grupo Adani.

Ambas compañías han dicho que su exposición en las firmas del Grupo Adani es pequeña y manejable.

Rahul Gandhi, líder del principal partido opositor en el Congreso, cuestionó el martes por qué el gobierno aún no inició una investigación sobre el uso de paraísos fiscales.

“Está tratando de protegerlo [a Adani]”, dijo a los periodistas después del discurso de Modi. “Este es un asunto de seguridad nacional y de infraestructura de la India”.

Gandhi también dijo que el gobierno entregó la gestión de algunos aeropuertos en la India al Grupo Adani a pesar de que no tenía ninguna experiencia en el sector. El ministro de Justicia, Kiren Rijiju, calificó eso como una “acusación descabellada” y exigió pruebas.

Agencia Reuters