Descendiente de zares es el primer miembro de la realeza en casarse en Rusia desde la revolución

·2  min de lectura

SAN PETERSBURGO, Rusia, 1 oct (Reuters) - Un descendiente de la ex familia imperial de Rusia se casó con su novia italiana el viernes, en la primera boda real que tiene lugar en suelo ruso desde la época zarista hace más de un siglo.

El Gran Duque George Mikhailovich Romanov se casó con Victoria Romanovna Bettarini, una ciudadana italiana, en la Catedral de San Isaac en la antigua capital imperial de Rusia, San Petersburgo.

El clero ortodoxo ruso llevó a cabo la elaborada ceremonia, observada por cientos de invitados, entre los que se encontraban la madre del novio, la gran duquesa María Vladimirovna de Rusia, autoproclamada heredera del trono imperial de Rusia, y más de una docena de miembros de la realeza europea.

El bisabuelo de George Mikhailovich, el gran duque Kirill Vladimirovich, huyó de Rusia durante la revolución bolchevique de 1917. Escapó primero a Finlandia y luego se trasladó con su familia a Europa Occidental.

El último zar de Rusia, Nicolás II, su esposa y cinco hijos fueron asesinados por un pelotón de fusilamiento revolucionario en julio de 1918, en el sótano de la casa de un comerciante en Ekaterimburgo, una ciudad a 1.450 kilómetros al este de Moscú.

George Mikhailovich, de 40 años, nació en Madrid y ha vivido la mayor parte de su vida en España y Francia.

Bettarini, de 39 años, quien se convirtió a la fe ortodoxa rusa el año pasado y tomó el nombre de Victoria Romanovna, fue conducida al altar por su padre, Roberto Bettarini, quien ha servido en el servicio diplomático italiano.

George Mikhailovich visitó Rusia por primera vez en 1992 y se mudó a Moscú en 2019, donde trabaja en varios proyectos de caridad.

La dinastía Romanov gobernó Rusia durante más de 300 años, antes de que Nicolás II abdicara a principios de 1917, lo que encaminó al país hacia la Revolución Bolchevique en noviembre de ese año, la guerra civil y los 70 años de gobierno comunista.

La Iglesia Ortodoxa de Rusia canonizó en el 2000 a Nicolás II, quien había sido retratado como un líder débil por las autoridades soviéticas.

(Reporte de Maria Vasilyeva; escrito por Alexander Marrow; editado en español por Marion Giraldo)

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.