DeSantis veta el proyecto de ley que pone fin a los incentivos a la energía solar

·8  min de lectura
Susan Stocker/South Florida Sun Sentinel

El gobernador Ron DeSantis vetó el miércoles un proyecto de ley que habría permitido a las compañías eléctricas de la Florida imponer tarifas elevadas a empresas y propietarios de viviendas que instalen paneles solares.

“Teniendo en cuenta que Estados Unidos está experimentando la peor inflación en 40 años y que los clientes han visto fuertes aumentos en el precio de la gasolina y los comestibles, así como el aumento de las facturas, el estado de Florida no debe contribuir a controlar la crisis financiera que nuestros ciudadanos están experimentando”, escribió DeSantis en una carta de veto de cuatro párrafos.

El gobernador dijo que si bien la medida, HB 741, permitía a las empresas de servicios públicos “imponer cargos adicionales para recuperar la pérdida de ingresos resultante de la generación solar residencial que excede la estimación de las empresas de servicios públicos”, concluyó que la cantidad era “especulativa y sería soportada por todos los clientes”.

El proyecto de ley habría requerido que los clientes de energía solar pagaran todos los costos fijos de tener acceso a las líneas de transmisión y la generación de energía de respaldo según lo determinado por la Comisión de Servicios Públicos, pero los clientes de energía solar no habrían recibido ningún beneficio por reducir la demanda de electricidad de la empresa.

Fue una victoria sorprendente para la industria solar en la Florida —empresas que fabrican, venden, instalan, alquilan y mantienen equipos solares en los techos— y una derrota para Florida Power & Light (FPL), la mayor empresa eléctrica del estado, cuyos cabilderos redactaron la primera versión del proyecto de ley.

Los defensores alabaron al gobernador por haberles escuchado.

“Una victoria gigantesca. Todo el mérito es del pueblo de la Florida, que reconoce un mal acuerdo cuando lo ve, y se hace escuchar”, publicó la organización Florida Conservation Voters en Twitter.

Katie Chiles Ottenweller, directora del sureste de “Vote Solar”, una organización de defensa con sede en Atlanta, dijo que quedó “contenta al ver que el gobernador puso a los consumidores y la libertad de energía por delante de los márgenes de beneficio de las empresas de servicios públicos de monopolio” y agregó que espera que el veto “envía un mensaje claro de que los intentos de atacar los derechos solares de los floridanos fracasarán”.

El representante Lawrence McClure, republicano por Plant City y patrocinador del proyecto de ley en la Cámara de Representantes, dijo que comprendía el motivo del veto del gobernador. “En mayo nos enfrentamos a unas condiciones económicas diferentes a las que teníamos en marzo”, dijo, y añadió que espera que los legisladores revisen el proyecto de ley y vuelvan con una versión diferente.

No se espera que la Legislatura anule el veto de DeSantis.

El portavoz de FPL, Chris McGrath, también dijo que la compañía seguirá trabajando en ello.

“En FPL siempre estamos trabajando para entregar energía limpia y confiable, manteniendo las facturas de los clientes a un precio asequible. Seguimos comprometidos a encontrar una solución de medición neta más equitativa para todos los floridanos”, dijo en un comunicado. “FPL está liderando la mayor expansión solar de la nación, y continuaremos avanzando en la energía solar que es rentable para todos nuestros clientes”.

Habría reducido los incentivos

Según la propuesta, a partir de 2024, muchos propietarios de viviendas y empresas con energía solar en sus tejados habrían comenzado a recibir menos créditos financieros por vender el exceso de energía de vuelta a sus empresas eléctricas, una práctica conocida como medición neta, y las empresas de servicios públicos podrían pedir a los reguladores estatales que impongan nuevas tarifas a todos los clientes de energía solar.

El veto mantiene el acuerdo actual, que permite a los hogares y las empresas que generan menos de dos megavatios de energía solar vender el exceso a su compañía eléctrica a cambio de un crédito en su cuenta de 11 centavos por kilovatio/hora.

Justin Vandenbroeck, presidente de la Asociación de Industrias de Energía Solar de la Florida, dijo que la industria de la energía solar en los tejados emplea a más de 9,000 personas, genera más de $10,000 millones de actividad económica y ha ayudado a más de 100,000 propietarios a invertir en energía solar.

“El gobernador DeSantis entiende el valor de la energía solar como un motor económico y una poderosa herramienta para la independencia energética en la Florida”, dijo Vanderbroeck. “Su decisión de vetar este proyecto de ley permitirá que nuestra industria siga creciendo y dará a más propietarios de viviendas en nuestro estado la oportunidad de reducir sus facturas de electricidad con la energía solar”.

La mayoría de los estados permiten la medición neta

La Florida es uno de los 47 estados que permiten a los hogares y a las empresas que producen energía venderla a la red a una tarifa establecida. Sin embargo, estas políticas están siendo criticadas, ya que las empresas de servicios públicos están cada vez más preocupadas por cómo el crecimiento de la energía solar distribuida afecta a sus resultados.

FPL –y los legisladores que apoyaron el proyecto de ley– argumentaron que ese acuerdo es injusto para los clientes que no generan su propia energía, pero siguen pagando los costos de mantenimiento de la red que los clientes de energía solar en los tejados también usan.

Según los documentos presentados a la Comisión de Servicios Públicos de la Florida (PUC), las empresas de servicios públicos de la Florida estiman que gastarán $700 millones en pagar los créditos solares entre 2017 y 2025.

Las empresas de servicios públicos dicen que los clientes no solares están subvencionando a los clientes solares.

Pero los defensores de la energía solar replican que todos los clientes de las empresas de servicios públicos se benefician de la inversión privada realizada por los dueños de viviendas y las empresas que instalan o alquilan energía solar en sus tejados, ya que la inversión alivia la necesidad de que la empresa de servicios eléctricos compre o genere la costosa energía generada por los combustibles fósiles.

FPL no es la única compañía eléctrica importante que ve la energía solar generada por los consumidores y el aumento de la energía renovable distribuida como una amenaza para sus resultados. Otros estados, como California, han decidido desmantelar o reducir los incentivos que dieron origen al mercado de la energía solar en los tejados.

Alrededor del 1% de los más de 8.5 millones de clientes del estado vendieron el exceso de energía a la red eléctrica en 2020, pero el acuerdo ha impulsado una importante expansión de la energía solar en los tejados de la Florida.

La representante Anna Eskamani, demócrata por Orlando y firme opositora al proyecto de ley, elogió a “los miles de defensores de todo el estado de la Florida que expresaron sus preocupaciones en voz alta y clara: a todos los que llamaron, enviaron correos electrónicos, vinieron a Tallahassee y testificaron durante el proceso del comité: esta victoria es para ustedes. Pero debemos mantener la presión”.

Vetado ahora pero quizás no para siempre

Fue la tercera vez que FPL ha intentado aprobar una versión del llamado proyecto de ley de medición neta, y Eskamani predijo que no será la última.

En 2016, respaldó una enmienda fallida en la votación que habría permitido a los reguladores imponer tasas y barreras a la instalación de energía solar en los tejados. Pero este año, la medida se convirtió en una prioridad del presidente del Senado, Wilton Simpson, un republicano por Trilby que se postula para comisionado de agricultura, y la colocó en una vía rápida.

FPL ha sido durante mucho tiempo uno de los mayores contribuyentes a las campañas políticas legislativas de la Florida, pero en 2020 también invirtió millones en grupos con donantes anónimos y no rastreables que lanzaron ataques contra políticos estatales y locales.

Según un reportaje del Orlando Sentinel y confirmado por el Miami Herald, los ejecutivos de FPL trabajaron con operativos vinculados a una serie de organizaciones sin fines de lucro de “dinero oscuro”, una de las cuales figura de manera prominente en la investigación del fiscal estatal de Miami-Dade sobre un escándalo que involucra a un candidato “fantasma” al Senado estatal.

Bajo este esquema, un candidato sin antecedentes políticos estaba en la boleta electoral como una opción sin partido en un esfuerzo por confundir a los votantes y diluir el apoyo al demócrata en la carrera, ayudando a Simpson a mantener la mayoría republicana en el Senado estatal.

Simpson no respondió inmediatamente a las solicitudes de comentarios.

La senadora Jennifer Bradley, una republicana por Fleming Island que patrocinó el proyecto de ley del Senado, calificó el proyecto de “política pública sólida que está siendo considerada por los estados de todo el país”, pero, dijo, la disposición de “recuperación de costos” que permitía a las empresas de servicios públicos imponer tarifas a los clientes “contenida en la versión final del proyecto de ley provocó el veto del gobernador”.

“Entiendo los motivos del veto del gobernador, y las futuras versiones de la legislación sobre medición neta no deberían incluir esa estipulación”.

McClure, patrocinador de la Cámara de Representantes, también predijo que los legisladores volverán a tratar el tema.

“Sabemos que la energía solar en los tejados va a seguir creciendo en la Florida. Lo acepto y soy un gran partidario de ello”, dijo. “La medición neta no es una solución sostenible desde el punto de vista económico, por lo que tenemos que conseguir el beneficio de la energía solar en los tejados, y también acertar con la economía”.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios se conecten en relación con sus intereses. Para mejorar la experiencia de nuestra comunidad, suspenderemos temporalmente los comentarios en los artículos.