Anuncios

El nuevo desafío de la ciencia: medicamentos para que tu perro viva más (y bien)

La esperanza de vida de los perros es más corta que la de los humanos y muchas familias quisieran pasar más tiempo con el integrante de cuatro patas
La esperanza de vida de los perros es más corta que la de los humanos y muchas familias quisieran pasar más tiempo con el integrante de cuatro patas

NUEVA YORK.– La vida de un perro en un hogar familiar tiene una trayectoria predecible. Con el tiempo, el cachorro de orejas caídas que no para de quedarse dormido en su plato de comida se convertirá en un adolescente de piernas larguiruchas con una energía insaciable, antes de establecerse en la edad adulta como una criatura canina de hábitos, con un lugar cuidadosamente elegido para dormir la siesta y un ritual de saludo bien ensayado.

A medida que pasen los años, sus articulaciones se endurecerán y su hocico se volverá grisáceo. Y un día, el cual de forma inevitable llegará demasiado pronto, su cola finalmente dejará de moverse.

“Cuando adoptas un perro, estás adoptando una tristeza futura –lamentó Emilie Adams, una neoyorquina que tiene tres crestados rodesianos–. Con el paso del tiempo vale la pena, porque obtienes mucho amor desde el primer instante hasta el momento en que se van. Pero su esperanza de vida es más corta que la nuestra”.

En los últimos años, los científicos trataron de desarrollar medicamentos que puedan posponer esta tristeza al extender la vida de nuestros compañeros caninos. Anteayer, la empresa de biotecnología Loyal anunció que había dado un paso más para lanzar uno de esos fármacos al mercado. “Los datos proporcionados son suficientes para demostrar que existe una expectativa razonable de eficacia”, informó a la compañía un funcionario de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por su sigla en inglés) en una carta reciente, a la que tuvo acceso The New York Times.

Eso significa que la droga, que Loyal se negó a identificar por razones de propiedad intelectual, cumplió con uno de los requisitos para la “autorización condicional ampliada”, una autorización acelerada para medicamentos animales que cumplen necesidades de salud no satisfechas y requieren ensayos clínicos complejos. Todavía no está disponible y la FDA aún debe revisar los datos de seguridad y fabricación de la compañía. Pero la autorización condicional, que Loyal espera recibir en 2026, permitiría que la compañía comience a comercializar el medicamento para prolongar la vida canina incluso antes de que se termine un ensayo clínico extenso.

Los perros de tamaño grande tienen vidas incluso más cortas que los de tamaño chico
Los perros de tamaño grande tienen vidas incluso más cortas que los de tamaño chico - Créditos: @CLARK HODGIN

“Vamos a conseguir al menos un año de extensión de vida saludable”, sostuvo Celine Halioua, fundadora y directora ejecutiva de Loyal.

Se desconoce si el medicamento realmente cumplirá esa promesa. Aunque un pequeño estudio sugiere que LOY-001 podría mitigar los cambios metabólicos asociados con el envejecimiento, Loyal aún no demostró que alargue la vida de los perros.

Pero la carta, que llegó después de años de discusión entre Loyal y la FDA, da a entender que la agencia está abierta a medicamentos para la longevidad canina, consideró Halioua.

Hay más en proceso. Un equipo de investigadores académicos está realizando un ensayo clínico canino con rapamicina, la cual se demostró que prolonga la vida de ratones de laboratorio. Además, Loyal está reclutando perros para un ensayo clínico con otro fármaco candidato, denominado LOY-002.

Estos avances son una señal del ritmo acelerado de la ciencia y de la seriedad con la que los investigadores y reguladores están abordando un campo que solía ser percibido como ciencia ficción. También plantean preguntas sobre lo que podría significar tener éxito, expresó Daniel Promislow, biogerontólogo de la Universidad de Washington y codirector del Dog Aging Project, que lleva a cabo el ensayo con rapamicina.

“¿Qué pasaría si funciona? ¿Cuáles son las implicancias?”, se preguntó.

Lamiendo la fuente de la juventud

El envejecimiento podrá ser inevitable, pero no es inflexible. Los científicos crearon gusanos, moscas y ratones más longevos al modificar genes clave relacionados con el envejecimiento.

Estos hallazgos plantearon la tentadora posibilidad de que los científicos puedan encontrar medicamentos que tengan los mismos efectos de prolongación de la vida en las personas. Esa sigue siendo un área activa de investigación, pero la longevidad canina recientemente comenzó a llamar más la atención, en parte porque los perros son buenos modelos para el envejecimiento humano y en parte porque a muchos dueños de mascotas les encantaría pasar más tiempo con los miembros peludos de su familia.

“Es exponencial”: el negocio que floreció en la ciudad, tuvo su auge en pandemia y por momentos roza la ilegalidad

Los fármacos que se están investigando actúan de diferentes maneras. La rapamicina, que también generó un gran interés como potencial medicamento para la longevidad en los seres humanos, inhibe una proteína conocida como mTOR, la cual regula el crecimiento celular y el metabolismo.

Independientemente del fármaco, los investigadores tendrán que demostrar que añade años buenos y saludables a la vida de un perro, en vez de simplemente prolongar su declive, advirtieron los expertos
Independientemente del fármaco, los investigadores tendrán que demostrar que añade años buenos y saludables a la vida de un perro, en vez de simplemente prolongar su declive, advirtieron los expertos - Créditos: @ChristinLola

Este año, un equipo de científicos que incluyó a Promislow y algunos de sus colegas del Dog Aging Project publicó un análisis de perros que fueron asignados al azar para recibir una dosis baja de rapamicina o un placebo durante seis meses. Aunque el tamaño de la muestra fue pequeño, el 27% de los dueños de perros que recibieron el medicamento informaron mejoras en la salud o el comportamiento, incluido un aumento en la actividad o el carácter juguetón, en comparación con el 8% de las personas cuyos perros recibieron un placebo.

LOY-001, un implante de liberación prolongada destinado a perros adultos grandes, está diseñado para modular un compuesto diferente relacionado con el crecimiento: el factor de crecimiento insulínico tipo 1 o IGF-1. La vía del IGF-1 se ha asociado con el envejecimiento y la longevidad en varias especies; en los perros, se sabe que desempeña un papel clave en la determinación del tamaño corporal. Aunque la idea aún no está probada, algunos científicos plantearon la hipótesis de que los niveles altos de IGF-1 impulsan tanto un crecimiento rápido como un envejecimiento acelerado en los perros grandes, que generalmente tienen una esperanza de vida más corta que los pequeños.

La investigación de Loyal, que aún no se publicó, da a entender que LOY-001 reduce los niveles de IGF-1 en perros y que podría frenar los incrementos de insulina relacionados con el envejecimiento. Un estudio observacional de casi 500 perros también indicó que los niveles más bajos de insulina se correlacionaban con una menor fragilidad y una mayor calidad de vida.

“Es un enfoque bastante emocionante”, opinó Colin Selman, biogerontólogo del envejecimiento de la Universidad de Glasgow, quien no participó en la investigación y no había revisado los datos de la empresa.

Sin embargo, demostrar que un fármaco puede prolongar la vida de los caninos requerirá ensayos clínicos extensos que llevarán mucho tiempo. Aunque algunos ya están en marcha, pasarán al menos varios años más antes de que se obtengan los resultados. Además, independientemente del fármaco, los investigadores tendrán que demostrar que añade años buenos y saludables a la vida de un perro, en vez de simplemente prolongar su declive, advirtieron los expertos.

“Si se demuestra que es cierto que alarga la vida, solo me interesa si el período de vida que se extiende es de buena calidad –considera Kate Creevy, veterinaria de Texas A&M y jefa del Dog Aging Project–. No quiero que mi perro viva dos años más con mala salud”.

Enigmas caninos

Es muy pronto para saber cuánto costarán los medicamentos para la longevidad, pero Halioua predijo que LOY-001 podría estar en un rango “medio de dos dígitos en dólares por mes”.

Para algunos propietarios, el costo no será un impedimento, apuntó Karen Cornelius de Illinois, quien durante décadas tuvo mastines y otras razas “gigantes”. Muchos murieron cuando tenían alrededor de 9 años, contó Cornelius, quien dirige varios grupos de Facebook para dueños de perros gigantes.

Reformar las prácticas de cría que contribuyeron a problemas de salud que acortan la vida de muchos perros y ampliar el acceso a la atención veterinaria básica podría ser una mejor manera de mejorar la vida de los canes
Reformar las prácticas de cría que contribuyeron a problemas de salud que acortan la vida de muchos perros y ampliar el acceso a la atención veterinaria básica podría ser una mejor manera de mejorar la vida de los canes - Créditos: @El Tiempo

“Justo ayer discutíamos en uno de mis foros sobre lo breve que era su vida y cómo la gente daría casi cualquier cosa si pudiera extenderla”, dijo.

Algunos especialistas en ética están preocupados por la posibilidad de que este entusiasmo pueda ser explotado, en especial si los medicamentos se anuncian como fuentes de la juventud canina mientras los aspectos de seguridad y eficacia a largo plazo siguen sin resolverse. Los perros por sí solos no pueden dar su consentimiento, señalaron.

“¿Les conviene vivir un poco más cuando existe algún riesgo al tomar estos medicamentos?”, preguntó Rebecca Walker, filósofa y especialista en bioética de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill, quien aclaró que no le daría un medicamento para la longevidad a su golden retriever. “¿O en realidad les conviene a sus dueños, quienes están muy apegados a ellos?”, agregó.

El peor efecto secundario de LOY-001 fue un malestar gastrointestinal leve y temporal, informó Halioua, aunque reconoció que el estándar de seguridad va a ser “extremadamente alto”.

Los medicamentos para la longevidad están destinados a perros sanos, lo que cambia el cálculo de riesgo-beneficio. “Una cosa es que un perro esté al borde de la muerte y le estés dando un tratamiento tardío”, indicó Bev Klingensmith, una criadora de perros gran danés en Iowa que tiene un gran danés y un golden. “Administrarle a mi perro joven y sano un medicamento recién salido al mercado suena un poco aterrador”, sostuvo.

Incluso los medicamentos que cumplen todas sus promesas plantearán dudas éticas. “Si los animales viven más tiempo, ¿tenemos los recursos y el compromiso para brindarles vidas que valga la pena vivir?”, reflexionó Anne Quain, veterinaria y experta en ética veterinaria de la Universidad de Sídney. “¿Y qué pasa si vemos que más perros sobreviven a sus dueños?”.

Reformar las prácticas de cría que contribuyeron a problemas de salud que acortan la vida de muchos perros y ampliar el acceso a la atención veterinaria básica podría ser una mejor manera de mejorar la vida de los canes, añadió Quain.

Y mientras los científicos recopilan más datos sobre posibles fármacos para la longevidad, los expertos afirman que los dueños de perros pueden tomar medidas para fomentar un envejecimiento más saludable, como mantener a sus perros delgados y proporcionarles mucho ejercicio y estimulación mental.

Halioua admite que siente debilidad por los perros mayores. “Solo quieren una buena cama para dormir”, dijo mientras su anciana rottweiler, Della, dormía la siesta. Della, que padece linfoma y demencia, no recibe LOY-001 porque inscribirla en los estudios de la empresa supondría un conflicto de intereses, añadió Halioua, pero la perra parecía feliz.

En última instancia, aunque los científicos puedan retrasar la angustia de la familia humana de un perro, es poco probable que puedan evitarla por completo. “Nada de lo que estamos desarrollando podría hacer que un perro viviera para siempre”, concluyó Halioua.

Por Emily Anthes