Anuncios

Nueva York se despide del “robot policía” que patrullaba los subtes

El robot presentaba algunas dificultades, como no poder bajar las escaleras
El robot presentaba algunas dificultades, como no poder bajar las escaleras - Créditos: @NYPD

NUEVA YORK.- El robot del Departamento de Policía de Nueva York permanecía inmóvil como un triste Wall-E el viernes por la mañana, acumulando polvo dentro de una tienda vacía de la estación de subte más concurrida de la ciudad de Nueva York.

Sus cámaras ya no escanean a los carteristas que atravesaban Times Square. Los usuarios del metro ya no presionan su botón de ayuda -si es que alguna vez lo han hecho-.

La ciudad de Nueva York ha retirado del servicio el robot, conocido como Knightscope K5, dentro de la estación de Times Square. Tenía varios problemas. El Departamento de Policía se vio obligado a asignar agentes para que vigilaran al robot, que mide 160 centímetros de altura y pesa 190 kilogramos; no podía usar las escaleras; algunos carteristas quisieron abusar de sus falencias.

El robot K5, fue instalado con el fin de que sea utilizado por la policía en la estación de metro de Times Square en Manhattan, el 22 de septiembre de 2023.
El robot K5, fue instalado con el fin de que sea utilizado por la policía en la estación de metro de Times Square en Manhattan, el 22 de septiembre de 2023. - Créditos: @JEFFERSON SIEGEL

“El K5 Knightscope ha completado su prueba piloto en el sistema de metro de Nueva York”, dijo un vocero del departamento en un correo electrónico.

El viernes, el artilugio blanco en N.Y.P.D. se encontraba entre una montaña de cajas de cartón, separada de las masas que lo observaban por una ventana de vidrio de una puerta. Las personas que pasaban por a menudo por la estación de subte dijeron que el robot los desconcertaba.

Pensé que era un juguete”, dijo Derek Dennis, de 56 años, ingeniero.

Fue un final ignominioso para un experimento que el alcalde Eric Adams, un autodenominado experto en tecnología, esperaba que ayudara a traer seguridad y orden al metro, en un momento en que el crimen seguía siendo una preocupación apremiante para muchos neoyorquinos.

El robot debía haber sido un par de ojos extra en un sistema donde el número de pasajeros sigue estando muy por debajo de los niveles prepandémicos. Se suponía que su presencia achaparrada disuadiría el crimen, y sus capacidades de comunicación proporcionarían una manera para que los bandidos en apuros buscaran ayuda.

“Con el tiempo, esto será parte de la estructura de nuestro sistema de metro”, dijo Adams en septiembre, cuando elogió la llegada del robot a Times Square, parte de un proyecto piloto de un mes de duración que, según dijo, le estaba costando a la ciudad sólo 9 dólares la hora.

“Esto está por debajo del salario mínimo”, dijo Adams. “No hay pausas para ir al baño. Sin pausas para comer. Esta es una buena inversión”.

Pero el viernes, José Natera, de 49 años, un trabajador de la construcción, dijo que normalmente veía a dos agentes de policía parados torpemente junto al robot debajo de la Séptima Avenida.

“A quién le importaba quién”, preguntó. “¿El robot para [ayudar a] la policía o la policía para el robot?”.

Kelvin Caines, un oficial de seguridad, dijo que nunca vio al robot haciendo rondas. En cambio, estaba conectado a una estación de carga y la gente posaba junto a él para tomarse selfies. Los agentes “nunca le dejaron hacer nada”, dijo. “Al menos podrían haberlo hecho caminar por el pasillo”.

El alcalde de Nueva York, Eirc Adams, intenta hacer un corazón con el robot K5
El alcalde de Nueva York, Eirc Adams, intenta hacer un corazón con el robot K5 - Créditos: @captura

La ciudad ha estado alquilando el robot a Knightscope, una empresa con sede en Mountain View, California. En abril pasado, cuando el alcalde anunció por primera vez su incorporación a los metros de Nueva York, su oficina dijo que la ciudad había firmado un contrato de siete meses con la empresa, que incluía tres meses para preparar el dispositivo para su uso y cuatro meses para probarlo, todo para el costo de 12.250 dólares. El robot inició su patrullaje en septiembre.

La administración Adams dijo en un comunicado el viernes que estaba “explorando constantemente tecnologías innovadoras” y que estaba revisando opciones para el “próximo despliegue” del robot.

El alcalde había dicho que el robot no utilizaría tecnología de reconocimiento facial, pero su llegada inmediatamente generó preocupación entre los defensores de las libertades civiles, quienes advirtieron que era el presagio de una sociedad de vigilancia cada vez más distópica y que infringiría aún más la privacidad de los neoyorquinos.

El año pasado, la Sociedad de Ayuda Legal pidió que se investigara el uso de tecnología de vigilancia por parte del Departamento de Policía, argumentando que estaba violando una ley de la ciudad que le exige revelar cómo se utiliza la nueva tecnología y cómo se protegen los datos.

El alcalde de Nueva York, Eric Adams, introdujo al robot K5 para que patrullara el subte de la estación Time Square. Pero todos aseguran que nunca lo han visto en funcionamiento
El alcalde de Nueva York, Eric Adams, introdujo al robot K5 para que patrullara el subte de la estación Time Square. Pero todos aseguran que nunca lo han visto en funcionamiento - Créditos: @NYPD

El jueves, Shane Ferro, abogado de la Unidad Forense Digital del grupo, dijo que la administración Adams estaba “distraída por afirmaciones falsas de soluciones de alta tecnología para problemas antiguos”.

El alcalde tiene un interés de larga data en tecnologías novedosas, si no extravagantes. Como presidente del distrito de Brooklyn, promocionó un dispositivo parecido a unas boleadoras llamado BolaWrap que fue diseñado para incapacitar a personas emocionalmente inestables.

Adams también ha defendido el uso por parte de la ciudad de un perro robótico, el Digidog, para ayudar a los servicios de emergencia en situaciones que representan un riesgo de daño corporal.

La llegada del K5 a la ciudad de Nueva York fue anunciada no con uno, sino dos eventos mediáticos. Su retiro, al menos temporal, no estuvo acompañado de ni un mínimo aplauso.

A principios de esta semana, Edward Caban, el comisionado de policía, pronunció su discurso sobre el estado del departamento en Cipriani en Manhattan, donde se mostró en una pantalla enorme un montaje de video de todos los dispositivos y máquinas tecnológicas que los oficiales han utilizado durante el año pasado. Hubo imágenes dramáticas de drones, el Digidog y un arma que puede conectar rastreadores electrónicos a autos que huyen. No se mencionó el K5.

Las acciones de la compañía Knightscope se cotizaban a 59 centavos por acción el jueves, frente a los 16,29 dólares de su oferta pública inicial el 28 de enero de 2022.

Con los delitos graves reducidos y el alcalde ordenando recortes presupuestarios en todas las agencias de la ciudad, Albert Fox Cahn, director ejecutivo del Surveillance Technology Oversight Project, un grupo de privacidad y derechos civiles, dijo que la gente debería cuestionar el gasto en dispositivos.

“Lo describí como un tacho de basura con ruedas, pero parece que las ruedas ni siquiera funcionan en este momento”, dijo Cahn.

El jueves por la noche, mientras las multitudes de la hora pico abarrotaban la estación de Times Square, el robot permaneció sentado en silencio en su exilio brillantemente iluminado. Dos agentes de policía que estaban parados en los molinetes cercanos dijeron que, aunque no estaban asignados regularmente a la estación, no recordaban haber visto nunca al robot en la ronda. Uno de los oficiales dijo que estaba aliviado de que el robot hubiera sido suspendido. No quería ser responsable de ello.

Por Dana Rubinstein