Anuncios

'Welcome to Wrexham’ ya tuvo su momento triunfal; ¿y ahora?

Los jugadores levantaron los puños al aire y luego, desaparecieron inmediatamente, devorados por los miles de fanáticos que invadieron el campo. Las bengalas produjeron humo en el oscuro cielo galés. Los dueños del equipo, en su palco privado, compartieron un abrazo y se secaron las lágrimas.

La historia hecha para televisión del Wrexham AFC finalmente había conseguido su final feliz.

La historia del Wrexham ya es bastante conocida a estas alturas: un orgulloso equipo de fútbol galés adquirido por los actores Ryan Reynolds y Rob McElhenney, quienes trajeron dinero y narrativa de Hollywood y posicionaron al club, una constante de las ligas inferiores del fútbol inglés, como el héroe de su propio documental de FX, “Welcome to Wrexham”.

El viaje que los actores, su equipo y su ciudad han emprendido durante dos años llegó a su clímax el sábado por la noche, cuando una victoria del Wrexham en casa aseguró el campeonato de la National League y el ascenso a la siguiente categoría de la pirámide futbolística de Inglaterra.

No es necesario haber visto la serie documental de FX o incluso haber visto un partido del Wrexham para comprender el valor emocional de esa historia. Pero ahora que la narrativa del Wrexham de perseguir el ascenso ha alcanzado su objetivo, ofrecemos un rápido resumen de lo que el equipo ha logrado, así como información sobre lo que le depara el futuro.

¿Qué sucedió el fin de semana?

El Wrexham, que ha pasado la mayor parte de la temporada en la cima de la National League, la quinta categoría del fútbol inglés, aseguró el título el sábado con una victoria de 3-1 contra el visitante Boreham Wood.

Como campeón, el Wrexham será ascendido a la English Football League —específicamente la League Two— la próxima temporada. El equipo no ha jugado en un nivel tan alto en el sistema de fútbol inglés desde 2008.

El Wrexham fue acechado, perseguido y presionado hasta el final de esta temporada por el Notts County, otro equipo británico con siglo y medio de historia. Con un solo partido por jugar, el Wrexham tiene 110 puntos; Notts County, 106, y el tercer lugar, Chesterfield, solo 81.

El Wrexham y el Notts County son los primeros equipos de las cinco divisiones principales de Inglaterra en alcanzar los 100 puntos desde el Manchester City en la Liga Premier durante la temporada 2017-2018. El Notts County también tiene una oportunidad de ascender, pero, para lograrlo, el club tendrá que sobrevivir a la postemporada de los ascensos.

Qué gran historia de superación.

Bueno, no es que esta historia de superación no contara con ayuda. Además de la fama de las estrellas de Hollywood en el palco de sus propietarios (otro actor, Paul Rudd, fue invitado de Reynolds y McElhenney el sábado por la noche) y los patrocinadores de primera categoría que el glamur trajo a bordo, el Wrexham se benefició de un presupuesto mucho mayor que el de muchos de los equipos de su liga. Eso le permitió fichar a jugadores y miembros del personal que estaban fuera del alcance de muchos de sus rivales de la National League.

Por ejemplo, el portero del Wrexham, Ben Foster, estuvo en la selección nacional de Inglaterra. El delantero estrella del equipo, Paul Mullin, fue el jugador de la temporada de la National League el año previo a ser fichado por el Wrexham. El entrenador Phil Parkinson hace poco dirigió al Sunderland en la tercera categoría.

¿Qué pasará ahora?

Lo más probable es que la segunda temporada de “Welcome to Wrexham” se escriba sola. Al igual que las franquicias de “Rocky” o “Los osos revoltosos”, el fracaso agonizante de la primera temporada desaparecerá con el triunfo en la segunda temporada. Los primeros episodios de la nueva temporada se lanzarán en agosto o septiembre.

Sin embargo, la historia de la tercera temporada es bastante incierta. En la League Two, el Wrexham jugará contra equipos más grandes y mejor financiados que en sus últimas dos temporadas.

Pero la historia reciente favorece al Wrexham. Durante las últimas cinco temporadas, ninguno de los 10 equipos ascendidos de la National League ha descendido de inmediato en la siguiente temporada. Uno de ellos, el Tranmere en la temporada de 2018-2019, ascendió a la tercera categoría en su primera temporada en la League Two. (Stockport podría repetir esa hazaña esta temporada).

Y aunque los costos operativos indudablemente aumentarán en la League Two, la nueva categoría podría no ser un problema financiero tan grande para el Wrexham como para otros equipos. El Wrexham ha promediado casi 10.000 fanáticos por juego esta temporada. Esa cifra es la mejor en la National League y una que colocaría al club entre los tres primeros en asistencia en la League Two. Además, hay mucho dinero detrás del equipo y existe la posibilidad de que la victoria traiga aún más.

Entonces, ¿la historia de éxito simplemente continuará?

Eso no está garantizado. Muchos equipos recién ascendidos terminan en la mitad de la tabla en la League Two mientras hacen el ajuste financiero y competitivo. Queda por ver si una temporada con un promedio de .500 es buena para la televisión.

¿Cuál es el objetivo final?

Si bien Reynolds y McElhenney han hecho muchas declaraciones razonables sobre hacer crecer a su equipo orgánicamente, también tienen objetivos más ambiciosos.

“Decimos esto todo el tiempo, pero queremos estar en la Liga Premier, por muy loco que eso suene para algunas personas”, le dijo Reynolds a ESPN en enero. (Para la mayoría de la gente del fútbol, sin duda suena como una locura; el Wrexham sigue siendo un pequeño club galés y la Liga Premier es una de las competiciones nacionales más ricas del mundo). Sin embargo, él y su socio permanecen impávidos.

“Si, en teoría, es posible pasar de la quinta categoría del fútbol profesional hasta la Liga Premier, ¿por qué no hacerlo?”, dijo Reynolds. “¿Por qué no usaríamos hasta nuestra última gota de sangre para llegar allí?”.

Entonces, ¿puede el Wrexham tener éxito en categorías aún más altas?

Hay un larguísimo camino por recorrer y hay enormes obstáculos por delante.

Aunque los propietarios han estado mejorando el estadio Racecourse Ground, este todavía solo tiene capacidad para 10.000 personas. Los estadios más grandes de la Liga Premier albergan a más de 70.000 personas. La propia Wrexham es una ciudad de 60.000 habitantes y está muy lejos —en todos los sentidos— de Londres, Liverpool y Mánchester.

Reynolds y McElhenney creen que su estatus de celebridad y la serie documental ayudarán. Ha habido mucho más interés en el Wrexham durante las últimas dos temporadas en Estados Unidos. Algunas métricas como las vistas de páginas en línea y la cantidad de seguidores en las redes sociales han producido números similares a los de la Liga Premier, pero estas no son fáciles de traducir a libras o dólares. Alguien que disfruta un documental y siente cariño por un equipo a miles de kilómetros de distancia no es un activo tan valioso como un aficionado que vive cerca y compra un abono de temporada y una camiseta nueva todos los años. Wrexham tiene esos fanáticos, seguro; el problema es que solo tiene un número limitado de ellos.

McElhenney ha dicho en broma que tiene “dinero de televisión”, mientras que Reynolds tiene “dinero de cine”. La mayoría de los clubes de la Liga Premier son propiedad de personas con una riqueza monetaria que hace que el “dinero de cine” parezca una limosna. Al menos dos de ellos, el Manchester City y el Newcastle, cuentan en la actualidad con “dinero Estado nación”.

Un mejor punto de comparación para el Wrexham podría ser un equipo como el AFC Wimbledon, que fue fundado por los aficionados cuando el Wimbledon FC se mudó. Con una base de fanáticos incorporada, el AFC Wimbledon escaló rápidamente en las ligas, aplastando a rivales que se vieron superados en personal y financiación hasta finalmente alcanzar la tercera categoría. Sin embargo, descendió la temporada pasada y ahora parece haber encontrado su techo.

Reynolds y McElhenney sueñan en grande, ¿y por qué no? Su éxito es indiscutible y, ahora, oficial. Sin embargo, las realidades del fútbol muy probablemente se traduzcan en que su sueño de alcanzar la gloria en la Liga Premier siga siendo una posibilidad remota.

c.2023 The New York Times Company