Anuncios

El Vision Pro de Apple es una maravilla, pero ¿quién lo comprará?

El Vision Pro en la sede de Apple en Cupertino, California, el 5 de junio de 2023. (Jim Wilson/The New York Times)
El Vision Pro en la sede de Apple en Cupertino, California, el 5 de junio de 2023. (Jim Wilson/The New York Times)

CUPERTINO, California — La semana pasada, un empleado de Apple me condujo a través de uno de los accesos resguardados por personal de vigilancia, pasamos un jardín perfectamente arreglado, bajamos por unas escaleras para ingresar a lo que asemejaba a una sala de estar decorada con buen gusto dentro del Steve Jobs Theater para presenciar una demostración previa del nuevo visor Vision Pro de la compañía.

Mi demostración, como las visitas anteriores ofrecidas a reporteros para ver el Vision Pro, no fue exhaustiva. Pasé alrededor de 45 minutos con el dispositivo puesto bajo la supervisión de dos empleados de Apple que estaban muy atentos, quienes me guiaron a través de una demostración planeada mientras estaba sentado junto a ellos en un sofá gris de estilo de mediados de siglo. No me permitieron tomar fotografías o videos del dispositivo ni llevarme uno a casa para más pruebas.

Dado lo limitada que fue mi prueba, no puedo decirte honestamente si el Vision Pro vale los 3500 dólares (sí, tres mil quinientos dólares estadounidenses) que cuesta. (Ese precio no incluye los impuestos o el costo de ningún accesorio, como los Optical Inserts de Zeiss de 100 dólares que son necesarios si usas gafas oftálmicas o de contacto ni el estuche de viaje de 200 dólares).

Tampoco puedo afirmar si el Vision Pro soluciona lo que llamo el “problema de los seis meses”. Con la gran cantidad de visores de realidad virtual que he probado (y han sido muchos), la novedad del principio se desvanece y molestias menores, tales como gráficos borrosos o la falta de aplicaciones que nos cautiven, comienzan a acumularse. Seis meses después, invariablemente, todos los visores que pruebo terminan llenos de polvo en mi clóset.

No obstante, puedo decir dos cosas sobre mis primeras impresiones del Vision Pro.

Primero, de muchas maneras, el Vision Pro es un producto impresionante, uno que ha requerido muchos años y miles de millones de dólares en su desarrollo. Se desempeña mejor que los anteriores visores de realidad virtual de mayor calidad en el mercado, la serie Quest de Meta, cuando se trata de rastrear los movimientos de los ojos y los controles basados en los gestos, la calidad de sus pantallas y la manera en que combina experiencias virtuales de inmersión con la capacidad de ver el mundo a tu alrededor, una función conocida como “pass-through” (de paso).

El Vision Pro en la sede de Apple en Cupertino, California, el 5 de junio de 2023. (Jim Wilson/The New York Times)
El Vision Pro en la sede de Apple en Cupertino, California, el 5 de junio de 2023. (Jim Wilson/The New York Times)

Estaba preparado para ser escéptico al iniciar mi demostración (el agresivo manejo escenográfico de Apple me hizo preguntarme qué intentaba esconder la compañía), pero hubo varios momentos mientras usaba el Vision Pro en los que genuinamente sentí asombro y una sensación de experimentar lo que podría resultar ser un cambio trascendente en la computación.

Lo segundo que tengo que decir sobre el Vision Pro es que incluso después de probarlo, todavía no tengo idea de a quién o para qué esta cosa se supone que está destinada. Con un precio de 3500 dólares, no es un dispositivo para las masas o incluso las masas adineradas. Es una pieza que hace una declaración grande y escandalosa (un símbolo de estatus que llevas en tu rostro).

Eso no significa que el Vision Pro no sea cautivante o que no disfruté probarlo. Lo es y lo hice. Sin embargo, tras mi experiencia, tengo una mejor idea de los tipos de personas que podrían sentirse tentadas a comprar uno ahora y a quiénes les convendría más esperar.

Novatos de la realidad virtual

Si eres parte del casi 40 por ciento de estadounidenses que nunca han probado un visor de realidad virtual, es probable que el Vision Pro te deje maravillado.

Si esta es tu primera incursión en la realidad virtual, realmente vale la pena solicitar una demostración del Vision Pro en una tienda Apple cuando salgan a la venta el viernes o convencer a un amigo que te deje usar el suyo. (Los visores de realidad virtual, al igual que los botes, es mejor que te los presten a comprar uno).

Los primeros visores de realidad virtual estaban plagados de problemas tales como pantallas borrosas, rastreo de movimiento que producía dolores de cabeza, controles de mala calidad y el hecho de que no podías hacer otra actividad mientras los usabas.

Apple ha resuelto muchos de esos problemas, empezando con las pantallas del Vision Pro: dos pantallas de apenas el tamaño de timbres postales. Son sorprendentes: nítidas, brillantes y detalladas. Cuando las miras, sientes que estás viendo a través de tus ojos, no a una pantalla.

También me impresionó el interruptor de inmersión del Vision Pro, que te permite ver más de lo que está sucediendo en la habitación a tu alrededor al girar un regulador en la parte superior del dispositivo.

A diferencia de otros sistemas de realidad virtual, el Vision Pro no requiere controles. Para navegar, tan solo debes mirar hacia un icono. Después, pellizcas con tu pulgar y otro dedo para seleccionarlo. La curva de aprendizaje no es pronunciada, pero necesité de algunos minutos para usarlo de manera adecuada.

Usar el Vision Pro es cómodo (más o menos). Y lo digo así porque aunque se sintió bastante liviano en la cabeza y no causó un dolor de cabeza como otros visores de realidad virtual lo han hecho, sentí una ligera incomodiad mientras mis ojos se ajustaban después de ponérmelo y de quitármelo. (Un colega que también participó en una demostración comparó la sensación de ser deslumbrado cuando sales de un cine oscuro en un día soleado).

No sé si estos son problemas temporales o si me aclimataré a ellos. Sin embargo, no fueron tan malos como para arruinar la experiencia.

Padres sentimentales

Tras un breve proceso de configuración, mi acompañante de Apple me guio a la aplicación Fotos en el Vision Pro. Ahí, encontré varios ejemplos de lo que Apple llama “fotografías y videos espaciales”. Se hacen mediante una cámara 3D que está integrada en el propio Vision Pro. (Los iPhones de gama alta más recientes, el iPhone 15 Pro y el Pro Max, también pueden tomar esas fotos).

He estado emocionado (y decepcionado) acerca de la promesa de fotografías y videos 3D durante años. Soy un papá un poco obsesivo con la cámara y desde hace mucho tiempo he esperado el día en que las imágenes 3D sean lo suficientemente buenas para hacerme sentir como que en realidad estoy reviviendo un recuerdo familiar, en un lugar de estar viendo una fotografía granulosa.

Mientras veía fotografías y videos espaciales en el Vision Pro, me di cuenta de que ese momento había llegado. Las fotografías y los videos en la demostración de Apple (que incluyeron una escena de la fiesta de cumpleaños de un niño, un video de una madre haciendo burbujas para su hija y una familia reunida alrededor de la mesa de una cocina) eran fabulosos y la profundidad añadida por la cámara 3D los hizo increíblemente realistas. Ante mis ojos, se sentía como si no hubiera diferencia en que yo mismo fuera parte de la escena. Se me hizo un nudo en la garganta al pensar en volver a ver los primeros pasos de mi hijo de esta manera dentro de varios años.

Oficinistas

Me impresionó menos cuando se trató de tareas relacionadas con el trabajo.

Apple ha promovido al Vision Pro como el sueño de un trabajador de oficina: una computadora espacial que te permite crear tu configuración de escritorio perfecta y llevarla contigo adonde sea. Los usuarios pueden abrir cualquier número de ventanas virtuales, cambiarlas de tamaño y moverlas alrededor en el espacio, así como combinarlas con la pantalla de una Mac del mundo real.

No pude redactar una columna, intentarlo al menos, o conducir un pódcast en el Vision Pro. Sin embargo, sí probé un poco de navegación básica en la web y escribir con las teclas y la experiencia me pareció decepcionante.

El gesto de pellizcar y arrastrar que usas para desplazarte en un Vision Pro fue una molestia en comparación con usar un ratón tradicional o un trackpad. Además, presionar las teclas en el teclado virtual del Vision Pro fue un problema por lo lento y torpe. (Tan solo escribir nytimes.com en Safari me tomó casi un minuto). Lo más probable es que cualquier persona que quiera de verdad trabajar en el Vision Pro necesitará conectar teclado y ratón Bluetooth, lo que hace que se pierda la portabilidad de la que tanto se habla.

Las videollamadas no funcionaron mejor. No pude probar FaceTime en el Vision Pro o aplicaciones de videoconferencia de terceros tales como Zoom, pero otras personas que escriben reseñas le han dado a Personas (el intento de Apple por crear un avatar que parezca tener vida que pueda representarte en las videollamadas) una calificación negativa.

Amantes del cine y de los videojuegos

Apple también intenta hacer atractivo el Vision Pro para los fanáticos de las películas y de los videojuegos inmersivos.

Mi demostración incluyó varios fragmentos de películas, entre ellos una escena de “Super Mario Brothers 3D”, un previo de “La guerra de las galaxias” y algunos clips producidos por Apple de diversas películas inmersivas, incluyendo videos de un juego de futbol y de un buzo nadando con tiburones. También vi un video interactivo en el que una mariposa se posó en mi dedo y un dinosaurio apareció para salir de la pantalla hacia mí.

Algunos de estos fragmentos fueron impresionantes y la tecnología necesaria para renderizarlos en pantallas tan pequeñas no es algo sencillo. (Uno de los clips, una caminante en la cuerda floja que se columpiaba mientras estaba suspendida a una gran altura sobre un cañón, fue tan realista que detonó mi acrofobia).

No obstante, he visto cosas similares en otros visores de realidad virtual y la experiencia de ver películas del Vision Pro no fue lo suficientemente superior a esos modelos para justificar el costo del dispositivo. No ayuda que diversas compañías importantes de entretenimiento, tales como Netflix y YouTube, no ofrecen aplicaciones para el Vision Pro, así que tendrás que usar Apple TV+ u otro servicio compatible, como Disney+, si deseas obtener la experiencia completamente inmersiva.

Tampoco creo que quiera jugar en un Vision Pro, al menos no con la escasa selección de juegos disponible para el dispositivo en la actualidad. Sin controles externos, el dispositivo no es bueno para movimientos finos o presiones rápidas de botones, lo que lo convierte en una mala opción para los jugadores formales. Y olvídate de hacer ejercicio con él; ¿crees que voy a arriesgarme a arruinar una computadora de 3500 dólares con el sudor de mi cara?

Presumidos y quienes no salen de su casa

La lección más clara que aprendí en mi demostración (además del hecho de que necesito pasar más tiempo con esta cosa para tener un panorama más amplio de sus capacidades) es que el Vision Pro no se mezcla con sus alrededores tan bien como Apple quisiera.

Apple ha evitado comercializar el Vision Pro como algo que remplaza al mundo real o te aísla en una especie de metaverso de ciencia ficción. La compañía quiere que usar un Vision Pro sea tan sutil y discreto como sacar un iPhone o un par de AirPods.

No obstante, eso no va a ocurrir... al menos durante un buen tiempo.

Eso se debe a que la mayor parte de lo impresionante del Vision Pro ocurre en entornos de realidad virtual completamente inmersivos, no en el tipo de situaciones de “realidad aumentada” que Apple está imaginando, en las que los objetos virtuales se superponen a tu entorno físico. Además, aunque Apple ha hecho que sea mucho más fácil alternar entre los mundos virtual y físico, todavía hay algunas cosas que faltan por pulir.

Los visores de realidad virtual todavía siguen siendo para un nicho, por eso atraen la atención, esa es la razón por la cual el mercado objetivo del Vision Pro en este momento incluye tanto a los presumidos (personas que quieren que las vean usando el dispositivo de alta gama más reciente de Apple) como a quienes permanecen en su vivienda (personas que de todos modos rara vez salen de sus casas, así que, ¿qué importa si el dispositivo atrae miradas?).

El factor de la novedad puede desaparecer, pero, por ahora, es algo que debe tomar en consideración cualquiera que desee pasar desapercibido mientras usa un Vision Pro. Nos guste o no, Apple ha creado un dispositivo que es demasiado excéntrico para ser ignorado.

c.2024 The New York Times Company