Anuncios

Viktor Gyökeres: quién es el sucesor de Zlatan Ibrahimovic, que amenaza con ganarles la Liga de Portugal a Di María y Otamendi

Viktor Gyokeres es sensación en la Primeira Liga y los equipos grandes de Inglaterra pagarán no menos de 100 millones de euros por su ficha
Viktor Gyokeres es sensación en la Primeira Liga y los equipos grandes de Inglaterra pagarán no menos de 100 millones de euros por su ficha - Créditos: @MANUEL FERNANDO ARAUJO

Sporting Clube de Portugal, corto de goles durante la temporada pasada, decidió hacer la contratación más cara de su historia para quedarse con el enmascarado Viktor Gyökeres, el punta sueco de 25 años que es sensación en la Primeira Liga, representando una seria amenaza para las aspiraciones de los campeones del mundo Ángel Di María y Nicolás Otamendi, ya que es el goleador del Leão con 62 puntos, aventajando por uno a Benfica. En su primer año en Lisboa, es una verdadera máquina de hacer goles, ya que por la liga lleva 19 tantos en 24 partidos y en el total de la temporada acumula 33 en 38 encuentros, lo que da un fabuloso promedio de 0,87 por partido. Por esos números, más los 5 tantos en 19 participaciones con la selección de su país, ya figura en el radar de los tanques del fútbol europeo y es realmente difícil que pueda permanecer en Portugal para la próxima temporada.

En IFK Aspudden-Tellus, el club de barrio donde comenzó en Estocolmo, no pasaba la pelota, era rápido y marcaba goles con facilidad. “Era un ganador, y si no ganaba, lloraba mucho”, lo recordó su ex entrenador Goran Thel, a Radio Renascença. A los 16 años llegó a IF Brommapojkarna, el mayor club de formación de toda Europa, que se caracteriza por darles libertad a los chicos y cuya prioridad absoluta es mejorar la técnica individual.

Dejan Kulusevski, compañero de Cuti Romero y Gio Lo Celso en Tottenham, también se formó allí donde Gyökeres consiguió llegar al primer equipo y dar el siguiente paso que no fue en su país, sino en Brighton, de Inglaterra, que apostó en su momento por Alexis Mac Allister y hace unas semanas se aseguró al joven Valentín Barco. No llegó a afianzarse en el primer equipo y fue cedido. Primero al St. Pauli de Alemania, luego al Swansea galés, y finalmente encontró la continuidad en Coventry City: 3 goles en 19 partidos durante la temporada 20-21, 18 goles y 5 asistencias en la 21-22, y 22 goles y 12 asistencias en la 22-23 que despertaron el interés del departamento de scouting de Sporting y del propio entrenador Ruben Amorim, a tal punto de hacer un esfuerzo financiero no habitual para un mercado vendedor como el portugués: lo pagaron cerca de 20 millones de euros.

Viktor Gyokeres, es una de las sensaciones del fútbol europeo
Viktor Gyokeres, es una de las sensaciones del fútbol europeo - Créditos: @MANUEL FERNANDO ARAUJO

Su actualidad goleadora y su enorme potencial para seguir creciendo fueron clave para semejante inversión, por encima de cualquier otra referencia, ya que la fama no era lo que distinguía a Gyökeres. Algo similar había hecho Benfica cuando en 2020 se le hizo imposible llegar a las pretensiones salariales de Edinson Cavani, libre del Paris Saint Germain, y optó por un plan B que derivó en un negocio espectacular. Darwin Núñez, también uruguayo, venía de marcar 16 goles en 32 partidos jugando para Almería en la segunda división de España y sus 48 goles y 15 asistencias en dos temporadas con las Águilas lo llevaron al Liverpool de Klopp en 75 millones de euros y otros 25 en variables.

Para ser su primer año en Sporting, el aporte de Gyökeres es impactante, como solo lo hicieron algunos pocos jugadores en sus primeras temporadas en un grande de Portugal, según lo recuerda para LA NACION el periodista Tiago Santos, de TSF Radio: “Son 33 goles en 38 partidos. No es habitual marcar esa cantidad de goles en Portugal y mucho menos en la primera temporada. Solo pasó algo similar con Radamel Falcão en la 2009-2010, con 38 goles en 43 partidos, o Jonas Gonçalves, que en la 2014-2015 marcó 31 goles en 35 partidos con Benfica”.

Su efecto en el equipo es comparable con el impacto deportivo y económico que tuvo la contratación de Enzo Fernández, quien se convirtió en pieza fundamental de Benfica apenas bajado del avión que lo llevaba desde el fútbol argentino. Es que Gyökeres encajó a la perfección en la forma de jugar de Sporting, que solo debe preocuparse por hacerle llegar la pelota en campo contrario, ya sea al pie o a espaldas de la defensa, que él siempre consigue la forma de de crear peligro y encarar hacia el arco, con explosión, fuerza y frialdad. Es imparable si cuenta con espacio y en los clásicos lo sufrieron Pepe, de Porto, y Otamendi, de Benfica. “Viktor es un jugador que puede hacer un sprint de 40 metros en el minuto 90 y tiene un increíble faro de gol, con números impresionantes, pero los hinchas, que sueñan con que se quede muchos años en el club, están encantados principalmente con su entrega en cada partido”, cuenta a LA NACION Miguel Custodio, quien lo sigue a diario por su labor como periodista en Sporting TV.

Si bien la comparación con Zlatan Ibrahimovic es inevitable por nacionalidad y contextura física, sus características son bien diferentes. “Zlatan es más técnico, más refinado. Gyökeres es más potente, trabaja más en espacios abiertos. Si bien es difícil hacer una comparación, sería una mezcla entre Agüero y Benzema”, aporta también Pedro Filipe Maia, periodista de ZeroZero.Pt, quien a su vez sostiene que es muy diferente a otros grandes atacantes que pasaron por Sporting, como Jardel, Beto Acosta o Liedson, que eran más delanteros de área. “Viktor demoró muchos años en llegar a este nivel y tuvo que trabajar mucho para lograrlo. No es el nuevo Zlatan, pero ya es el mejor delantero sueco de la actualidad”, asegura Vitor Goncalves, editor de la sección Sporting en el diario Record.

A diferencia de Benfica, que en medio de la temporada 22-23 vio como Enzo Fernández ganaba el Mundial de Qatar con la Selección Argentina y pocos días después ya daba pistas de que su futuro inmediato estaba en la Premier League, Sporting sí puede disfrutar del segundo y el que seguramente sea el último semestre en el club de Gyökeres, el ya ídolo de los hinchas que compran hasta agotar las banderas suecas que se venden en las afueras del estadio José Alvalade y también le compusieron una canción usando como base una canción de ABBA. El festejo que trajo desde Coventry, haciéndose una especie de máscara con sus manos, se tornó tan popular que lo replican hinchas de todas las edades y hasta incluso los juveniles del club y deportistas de otras disciplinas. Nadie aun sabe su significado, pero Viktor prometió revelarlo al final de esta temporada, cuando seguramente ya alguno de los tanques de Inglaterra-interesa en Chelsea, Arsenal y Manchester United-haya pagado los 100 millones de euros de su cláusula de rescisión. Se percibe inevitable su traspaso, ya que su aporte goleador está a la altura de los grandes artilleros del momento: Harry Kane (Bayern Munich), 36 goles en 34 partidos; Kylian Mbappé (PSG), 34g/35p; Erling Haaland (Manchester City), 29g/33p; Lautaro Martínez (Inter), 26g/35p y Jude Bellingham (Real Madrid), 20g/31p.

“Por lejos ésta viene siendo la mejor temporada de mi carrera y por ahora la estoy disfrutando mucho, porque aún quedan muchos partidos. No siento nada sobre lo que se dice en las redes. Yo estoy aquí y enfocado ciento por ciento en Sporting”, manifestó días atrás Gyökeres, quien antes de pensar en su futuro pretende seguir acrecentando sus números y hacer historia en Portugal.