Anuncios

Venezuela rinde homenaje a la artista circense que fue asesinada en la Amazonia brasileña

Caracas, 14 ene (EFE).- El Gobierno de Venezuela y un grupo de creadores de la cultura venezolana rindieron este domingo un homenaje en Caracas a la artista Julieta Hernández, víctima de feminicidio en la Amazonia brasileña, donde fue encontrada la semana pasada a la vera de un río.

El ministro de Cultura, Ernesto Villegas, explicó a periodistas que varios artistas se reunieron en la Casona Aquiles Nazoa, una antigua residencia presidencial, para honrar con diversos actos la memoria de Hernández, que recorría en bicicleta la Amazonia, con la idea de llegar al sur de Venezuela, cuando sus familiares perdieron su rastro.

La Policía civil del estado brasileño de Amazonas confirmó el lunes que Hernández fue abusada sexualmente, ahorcada y enterrada por dos sujetos que ya están tras las rejas.

"Estamos en este momento con una contradicción de sentimientos, porque seguimos conmovidos, estremecidos, por las abominables circunstancias de la desaparición física de esta payasa (...) y al mismo tiempo estamos también con ella, sonriendo, sonriendo con las niñas y los niños a los que consagró su vida", sostuvo Villegas.

Además, anunció la creación de un espacio en la Casona con el nombre de la víctima, "para ponerlo al servicio de las artes circenses".

Este espacio estará abierto a "todos los que quieran participar en un amplísimo movimiento, que creo que podría ser el mejor saldo de toda esta consternación que hemos vivido", prosiguió el ministro, que calificó a la venezolana como "una verdadera embajadora de la paz" de su país.

Julieta Hernández residía desde hacía varios años en São Paulo, donde formaba parte del colectivo feminista Circo di SóLadies, una compañía de teatro en la que se presentaba como 'Payasa Jujuba'.

Su asesinato ha sido repudiado por organizaciones artísticas y feministas, con comunicados difundidos en las redes sociales o manifestaciones de mujeres payasas y ciclistas, como ocurrió el viernes pasado en la ciudad española de Barcelona.

(c) Agencia EFE