Anuncios

Veljko Paunovic y Fernando Hierro, la dupla europea que le quitó el miedo escénico a Chivas

Chivas se encuentra bajo la presidencia deportiva de Fernando Hierro (Foto de: Agustin Cuevas/Getty Images)
Chivas se encuentra bajo la presidencia deportiva de Fernando Hierro (Foto de: Agustin Cuevas/Getty Images)

Fernando Hierro y Veljko Paunovic son la dupla que regresó a Chivas a sitios donde debe de estar un equipo con tal jerarquía. Ambos, externos al futbol mexicano llegaron provocando más dudas que certezas y siendo severamente criticados por esa misma cuestión, pues eran personajes totalmente ajenos al funcionamiento del balompié nacional.

Desde que Paunovic se presentó ante los medios como el nuevo estratega de Chivas, algunos llegaron a señalar que se trataba de otro técnico que únicamente se dedicaba a lo mental y no a lo táctico, pero pocos conocían su historial. En el caso de Hierro, que no era capaz de encontrar a un técnico ideal y trataba de endulzar el oído de los aficionados rojiblancos para calmar sus ansias. Sin antes recordar que él fue pieza clave en la cuestión directiva de la Selección Española y que construyó al mejor Málaga de los últimos años en 2012.

Los resultados necesarios se fueron dando y Chivas fue escalando posiciones hasta pelear por su pase directo a la Liguilla. Uno de los puntos clave fue cuando encaró al América en la fase regular. Todos creyeron que el proyecto de Paunovic empezaría a tambalearse, pues el cuadro azulcrema le propinó un escandaloso 2-4 en su propia casa. Pero como siempre dicen, “el futbol da revanchas”. Después de esa primera edición del Clásico Nacional en este torneo, las críticas no esperaron. Sin embargo, el siguiente enfrentamiento entre ambos equipos definió que la fase más importante es la de las eliminatorias.

América quedó en la segunda posición general de la tabla y era uno de los candidatos favoritos para poder convertirse en campeón. Chivas, que empató en puntos a los azulcremas y solamente quedó una posición por debajo de ellos, no eran considerados para llegar siquiera a la final del Clausura 2023. El escenario que culminó todo fue cuando ambas escuadras se vieron las caras en las Semifinales. A pesar de que América sacó la ventaja en el partido de ida, Guadalajara llegó con la convicción de conseguir su pase a la final en el Estadio Azteca. Durante el segundo encuentro, el Rebaño doblegó a su acérrimo rival en su propia casa. Fernando Hierro y Paunovic consiguieron en su primer torneo lo que América trató de conseguir en tres con Fernando Ortiz al frente del equipo y con la plantilla más valiosa del torneo.

El técnico serbio sabía que este era, de una vez por todas, el partido que podía darle mayor credibilidad. En primera, porque consiguió el pase a la final y no hay mejor forma de ganar confianza que estando en la disputa por el trofeo; en segunda, porque se quitaron el peso de no poder derrotar al América desde la Liguilla del 2020 y en tercera, porque el equipo estaba urgido de poder ser parte de un guion totalmente diferente al que habían escrito en los últimos torneos.

Desde la parte directiva, Fernando Hierro llegó para vencer el maleficio que azotó a Ricardo Peláez, vendido como “salvador e invencible”, y que no acumuló más que decepciones.

Guadalajara cerró el torneo con 34 unidades, una cifra que no conseguía desde el Clausura 2004 y es la primera vez que entra a la Liguilla sin tener que disputar un encuentro de Repechaje desde 2020. Sobre todo, el equipo recuperó la confianza individual y el trabajo colectivo que los ha llevado hasta donde están.

El partido frente al América significó más que un simple pase a la final. Guadalajara enfrentó a su rival y lo humilló en su propia casa, mostró su mejor versión —o al menos como a sus propios aficionados les gustaría veros— y lo más importante, la figura europea que es hegemónica en la estructura de los tapatíos, terminó con el miedo escénico de Chivas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR | EN VIDEO

La sorprendente criatura hallada en vías del Metro CDMX resultó ser un cacomixtle