Anuncios

La Unión Europea asistirá a Ecuador en un proceso para fortalecer su sistema penitenciario

Quito, 29 ene (EFE).- La Unión Europea (UE) asistirá a Ecuador en un proceso que busca fortalecer de forma integral su sistema penitenciario, aquejado en los últimos años por la violencia, el hacinamiento y la debilidad en el control estatal de las prisiones.

Con ese objetivo, altos representantes del Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Privadas de Libertad (SNAI), la agencia penitenciaria del Estado, y de la UE mantuvieron este lunes una reunión para analizar compromisos conjuntos orientados a impulsar el sistema de rehabilitación social en el país.

El director de la entidad ecuatoriana, Luis Eduardo Zaldumbide, y el embajador de la UE en el país, Charles-Michel Geurts, ratificaron los "compromisos interinstitucionales para impulsar el Sistema Nacional de Rehabilitación Social y Reinserción Efectiva" de los presos en la sociedad, agregó el SNAI en un comunicado.

El organismo de las prisiones ecuatorianas explicó que la Unión Europea se comprometió a brindar asistencia técnica "para fortalecer el sistema penitenciario de forma integral" en Ecuador.

Geurts, además, expresó su respaldo a las acciones tomadas por el Gobierno ecuatoriano y el SNAI para recuperar el total control de las prisiones, que en los últimos años han sido escenario de frecuentes masacres entre bandas de reos.

El SNAI, por su parte, en el marco de este proceso de cooperación con la UE, se ha comprometido a brindar "todas las facilidades para desarrollar políticas integrales en beneficio de las personas privadas de libertad (PPL)", añadió la fuente.

Agregó que en la cita desarrollada este lunes también participaron el director del Programa Europeo de Emergencia para el Fortalecimiento del Sistema Penitenciario de Ecuador (Euresp), Paolo di Sciuva, el gerente de dicho programa, Fabricio Cueva, y representantes de la Unidad de Cooperación Internacional del SNAI.

El entendimiento entre la UE y Ecuador se dio en un momento en que el país andino intenta encontrar soluciones a una crisis en su sistema penitenciario, cuya expresiones más trágicas han sido las frecuentes masacres entre bandas de presos por el control de las prisiones.

En esa masacres, ocurridas desde 2020, han sido asesinados más de 450 presos, pero la disputa al interior de las prisiones también ha saltado a las calles.

A principios de este enero, el presidente ecuatoriano, Daniel Noboa, quien asumió el poder el pasado 23 de noviembre, decretó un "estado de excepción" a escala nacional y a día seguido firmó un decreto que admitía "un conflicto armado interno".

Con ello, Noboa garantizó la intervención de las Fuerzas Armadas en operaciones conjuntas con la Policía para "neutralizar" a los grupos de delincuencia organizada que habían causado el caos y a los que identificó como "terroristas".

La espiral del crimen en cárceles y calles de los últimos años, llevó a que Ecuador sea ubicado entre los países más violentos de América Latina y del mundo, con una tasa de alrededor de 45 homicidios intencionales por cada 100.000 habitantes en 2023.

(c) Agencia EFE