Anuncios

La UE apuesta por la sostenibilidad económica y ambiental en el Pacífico colombiano

Bahía Málaga (Colombia), 3 mar (EFE).- El jefe del Servicio de Instrumentos de Política Exterior (FPI, por sus siglas en inglés) de la Unión Europea (UE), Peter Wagner, visitó este domingo algunos de los proyectos que financian los veintisiete en comunidades afro del Pacífico colombiano, a las que buscan apoyar con sostenibilidad económica y ambiental.

"Es un proyecto que se basa en las comunidades locales (...) como actor en los procesos de construcción de la paz. También trabajamos con las comunidades desde la dimensión medioambiental y económica, la idea es dar a la gente una base económica para quedarse aquí y vivir sin dañar el medioambiente", explicó en declaraciones a EFE Wagner.

En el Consejo Comunitario de La Plata el grupo de mujeres piangüeras que combinan precisamente estos dos aspectos, la conservación del medioambiente y de la tradicional económica, manifestó su voluntad de que su trabajo tenga más reconocimiento y lleguen más proyectos como el de la UE.

La piangua es un molusco usado en la cocina ancestral del Pacífico que se recoge en los manglares, tradicionalmente por mujeres.

"Es muy importante que estos proyectos sean autosuficientes y sostenibles. No estamos (la UE) aquí para siempre y sabemos que la gente puede hacerlo por sí misma, les damos un empujón inicial, les damos apoyo adicional y luego estamos bastante seguros de que serán capaces", explicó el jefe del FPI.

Wagner y el resto de la comitiva europea, que incluyó a embajadores de varios países y al propio representante diplomático de los 27 en Colombia, Gilles Bertrand, escucharon en medio de los manglares el laborioso trabajo de las mujeres, que dedican entre cinco y seis horas a meter las manos en el barro para encontrar estos preciados moluscos.

Las piangüeras

Aura Nelly, más conocida como 'La Ñata', tiene 49 años y no recuerda un tiempo en el que no saliera a los manglares a recolectar pianguas.

"Tengo 49 años y todos estos años ha sido apostarle a la conservación, cuidando los manglares y cuidando nuestros territorios porque soy mujer de 'todito', soy pescadora, piangüera y también trabajo con las fincas", detalló a EFE antes de hacer una demostración de su labor a los invitados.

Recoger las pianguas "es un trabajo duro", pero "igual toca hacerlo", dijo Aura, quien pidió que el trabajo de ella y sus compañeras "sea valorado" porque siempre han "estado olvidadas en los territorios" y quieren "que esto sea resaltado".

Precisamente, en palabras de Wagner, las pianguas son una "actividad diferente", que es lo que buscan los turistas que practican ecoturismo.

"Buscan algo tranquilo, algo natural, hay mucho que ver y mucho que experimentar, y que las mujeres que hacen esto como su trabajo diario les lleven a los manglares y les enseñen cómo cosechar, cómo sacar comida de allí. Es una experiencia muy completa y auténtica", concluyó el alto funcionario europeo.

Wagner y la comitiva europea, que llegó a Buenaventura este domingo después de pasar por Cúcuta para abordar temas de migración, también visitó la base naval de la Armada colombiana en Bahía Málaga y recorrió San Francisco, uno de los barrios más complejos del principal puerto colombiano.

Buenaventura se convirtió en el primer "laboratorio de paz urbana" del Gobierno colombiano después de que la situación en la ciudad se volviera insostenible por los enfrentamientos entre dos bandas que se repartían los barrios y el control territorial.

(c) Agencia EFE