Anuncios

Timofey Skatov, el tenista kazajo que fue Nº 1 juvenil, lleva una foto con Messi en el teléfono y quiere dar la sorpresa ante la Argentina por la Copa Davis

Una foto con Messi: el tenista kazajo Timofey Skatov, rival de la Argentina en la Copa Davis en Rosario este fin de semana, en un encuentro casual con Leo hace algunos años, en un negocio de Valencia
Una foto con Messi: el tenista kazajo Timofey Skatov, rival de la Argentina en la Copa Davis en Rosario este fin de semana, en un encuentro casual con Leo hace algunos años, en un negocio de Valencia

ROSARIO.– El tenis en Kazajistán, país del corredor transcontinental euroasiático sin tradición en las raquetas, creció abruptamente en la última década de la mano de Bulat Utemuratov, un hombre poderoso, de negocios y fuertes vínculos políticos, que ostenta una fortuna de 2700 millones de dólares, según Forbes. Fanático del tenis, desarrolló un modelo exitoso contratando a jugadores de otros países (por lo general, rusos o ucranianos) para que cambiaran de bandera y representaran a Kazajistán en la Copa Davis y la Billie Jean King Cup (ex Fed Cup). Los equipos obtuvieron registros inéditos y provocaron gran contagio. Además, Utemuratov construyó modernos centros de entrenamiento en diversos puntos geográficos. Cuando Elena Rybakina ganó Wimbledon 2022 y se volvió la primera kazaja en ganar un torneo de Grand Slam, Utemuratov, con sombrero Panamá y saco, fue uno de los primeros en abrazarla una vez que la tenista –nacida en Rusia– se había trepado al palco oficial.

Timofey Skatov es otro ejemplo de los tenistas “empleados” por Utemuratov. Actual 278º del ranking mundial, 123º en septiembre pasado, nació en Petropavl, territorio kazajo muy cercano a la frontera con Rusia, país en el que vivió desde que cumplió un año. Su papá, Dmitrii, deseó que fuera futbolista, pero Timofey tenía físico pequeño y facilidad para el tenis, deporte en el que finalmente se desarrolló. Compitió bajo la bandera de Rusia hasta los 17 años y, en 2018, alcanzó la cima del ranking junior. En ese momento de transición, Skatov fue tentado por el modelo de Kazajistán y optó por volver a jugar por su país de origen. Sin la compañía de Alexander Bublik (27º), que esta semana prefirió jugar el certamen ATP de Montpellier, Skatov es uno de los jugadores que presentará el equipo kazajo en la serie de la Copa Davis frente a la Argentina este sábado y este domingo, en Rosario y por los Qualifiers.

"¿Cómo no nos vamos a ilusionar?" La fe de Coria hacia su "equipazo" para ganar la Davis y el recuerdo a 20 años de Roland Garros

Vivió durante cinco años en Valencia, donde aprendió a hablar en español. Se entrenó con José Altur, antiguo guía de jugadores como David Ferrer, Igor Andreev y Taro Daniel. Convivió con el calor de esa porción española, pero esta semana, literalmente, dice estar derritiéndose por la ola de calor y la humedad. “En Valencia tuve días de calor, de 35 o 36 grados en julio y agosto, pero aquí es duro... Estoy bastante preparado para jugar, pero me dan ganar de no salir de mi habitación con aire acondicionado, je”, bromea Skatov ante LA NACION, tras un ensayo en el Jockey Club. No es la primera vez que está en Sudamérica: ya jugó en nuestro país, en Brasil y en Chile, donde incluso le ganó a Cristian Garín (6-1 y 6-3) en febrero pasado, por la Copa Davis y sobre polvo de ladrillo, la superficie que se utilizará este fin de semana en el club rosarino.

Timofey Skatov entrenándose en el Jockey Club Rosario; el 278º del ranking está sufriendo el calor y la humedad en Rosario.
Timofey Skatov entrenándose en el Jockey Club Rosario; el 278º del ranking está sufriendo el calor y la humedad en Rosario. - Créditos: @Omar Rasjido / Prensa AAT

“Ya no vivo en Valencia, porque acabé con mi entrenador en octubre. Y ahora estoy buscando un sitio donde pueda dejar mis cosas y encontrar otra base. Pero estos cinco años fueron muy buenos para mí. Es una ciudad muy bonita en la que hay muchos jugadores para entrenar, como Pablo Andújar, Roberto Bautista Agut, Bernabé Zapata Miralles; Alcaraz no está lejos... Hace dos pretemporadas me entrené con Carlitos. Ya había ganado un Grand Slam [US Open]. Es un jugador fuerte, rápido, inteligente, que todavía puede seguir mejorando”, describe Skatov. Y, sin recibir preguntas, se apresura y sorprende. “¿Sabes con quién tengo una foto en mi teléfono? ¡Con Messi!”. Y cuenta la anécdota: “Una vez yo estaba en Barcelona paseando por las calles, entré en una tienda, vi un hombre que conocía y dije: «¡No puede ser! ¿Es Messi?». Sí, sí, sí, era él. Mi padre no me creía. Me acerqué, le pregunté si podía hacer una foto y me dijo que sí, sin problemas. Yo tenía 17 años, aún no vivía en Valencia, no hablaba español. La verdad es que flipé...”.

Skatov con fanáticos de Kazajistán; el tenista nació en ese país, pero vivió muchos años en Rusia y luego en España.
Skatov con fanáticos de Kazajistán; el tenista nació en ese país, pero vivió muchos años en Rusia y luego en España.

De repente, Skatov gira el timón de la charla y muestra que realmente lo apasiona el fútbol y, sobre todo, que admira a Messi. “A Leo lo vi jugar varias veces en Valencia, cuando todavía jugaba en Barcelona”, apunta. Y viaja a Qatar 2022: “Me puso muy contento que Messi y la selección de Argentina ganaran el Mundial. Vi todo el partido con Francia y hasta el último minuto estuve bastante nervioso. Estaba en Valencia y cuando todo se acabó, se podía escuchar mucha gente gritar en las calles, tocando bocinas. Hay muchos argentinos allí”.

Skatov ya visitó varias veces Sudamérica: aquí, en el Cristo Redentor, de Río de Janeiro.
Skatov ya visitó varias veces Sudamérica: aquí, en el Cristo Redentor, de Río de Janeiro.

Si hay un certamen de tenis profesional en el que el aspecto emocional juega su partido propio y el ranking tiene menos peso, ése es la Copa Davis. Más allá del desafío individual, se juega por la camiseta, por el público. Por la Ensaladera se producen muchas sorpresas. Guillermo Coria, el capitán argentino, describió a Skatov como “un jugador de estilo español” a quien no hay que subestimar. Un concepto similar soltó el platense Tomás Etcheverry, uno de los tres singlistas del equipo nacional. “Jugué varias veces en Sudamérica y me gusta venir aquí; éste es un país en el que la gente es abierta, divertida. Siempre me da buena sensación. Es muy distinta a las personalidades de Kazajistán y Rusia. Allá es completamente diferente: la gente es mucho más cerrada, sobre todo al principio, cuando no te conoce”, evalúa Skatov, seguramente uno de los singlistas kazajos de este sábado, con Dmitry Popko (338º; 162º en 2021).

¿Qué expectativas tienen para la serie ante la Argentina? “Vamos a pensar en el punto a punto, a pelear por cada bola y a ver qué pasará. No tenemos muchas expectativas, es la verdad. Argentina tiene un equipo muy fuerte, con tres top 30 y doblistas muy fuertes, pero vamos a pelear. Tener el favoritismo, a veces, afecta. La Copa Davis es muy diferente a los torneos. Vamos a ver”, dice Skatov, uno de los referentes del sistema de captación rentada de Kazajistán. “En los últimos 10 años el tenis en el país está mejorando un montón. En cada ciudad hay un centro en el que puedes jugar. De momento, no hay muchos jugadores que hayan nacido en Kazajistán en las posiciones más altas, pero creo que dentro de cinco años ya habrá, porque hay juniors que están mejorando”.

En estilo, el kazajo es como un tenista español; tuvo temor cuando supo de Rosario por las noticias de violencia, pero a la vez disfruta la gente argentina,
En estilo, el kazajo es como un tenista español; tuvo temor cuando supo de Rosario por las noticias de violencia, pero a la vez disfruta la gente argentina, "abierta" y "divertida". - Créditos: @Omar Rasjido / Prensa AAT

En la etapa junior, Skatov (nacido en 2001) fue el líder del ranking, hecho que, lejos de lo que se podría creer, lo perjudicó. “Ser número 1 del mundo no fue tan bueno. Yo pensaba: «Jod.., si soy número 1 tengo que ganar todos los Grand Slams, no puedo perder». Pero así vinieron más presiones, más lesiones, y fue duro aceptarlo. Me costó hacer la transición al profesionalismo. Tuve lesiones en un hombro y una muñeca. Ahora ya estoy bien. Pero después de jugar juniors, empecé a competir en los Futures [la tercera categoría profesional], y no fue nada fácil. Quizás iba a Turquía y me encontraba con jugadores de 27 o 28 años, con experiencia y poco conocidos, que me metían dos golpes y me mandaban para casa”.

Cuando Rosario fue designada como sede de esta serie de Copa Davis, Skatov no tenía claro con qué se encontraría. Buscó en Google y temió por las noticias de inseguridad: “Les he preguntado a algunos chicos de Argentina. Algunos me dicen que está muy peligroso; otros, que es una ciudad muy buena. Pero estamos cómodos”. Claro que tenía una certeza: “Lo único que sabía es que Messi nació aquí”.