Anuncios

Tiger Woods, antes de competir en el Hero World Challenge, anunció que no tiene intenciones de retirarse: “No tengo ningún dolor”

Tiger Woods, en su carrito de golf, durante una práctica con miras al Hero World Challenge, en el campo de Albany, en Nassau, donde competirá desde este jueves
Tiger Woods, en su carrito de golf, durante una práctica con miras al Hero World Challenge, en el campo de Albany, en Nassau, donde competirá desde este jueves - Créditos: @David Cannon

Los incondicionales de Tiger Woods pueden sentir alivio, al menos por ahora. El californiano, quince veces campeón de Majors, expresó que el intenso (y durante muchos momentos, intolerable) dolor en el tobillo derecho desapareció después de someterse a una severa cirugía, en abril pasado, para atenuar la artritis postraumática que sufrió en el accidente automovilístico de febrero de 2021, en el que salvó milagrosamente su vida por los sistemas especiales de seguridad que tenía su camioneta.

Tiger Woods en Bahamas: sus fanáticos lo esperan con ansiedad
Tiger Woods en Bahamas: sus fanáticos lo esperan con ansiedad - Créditos: @David Cannon

“Mi juego se siente oxidado; no he jugado en mucho tiempo” , apuntó la leyenda estadounidense durante una rueda de prensa previa al Hero World Challenge, el torneo del PGA Tour en el que es anfitrión (lo organiza su fundación, en Bahamas) y donde está programado que haga su primera salida desde el Masters de Augusta, en abril pasado, cuando se retiró al no soportar los dolores físicos.

“Estoy emocionado de competir y jugar. Y tengo tanta curiosidad como todos ustedes por ver qué pasa porque no lo he hecho en mucho tiempo. He jugado muchos hoyos pero cuando tenés que anotar el resultado en una tarjeta con un lápiz..., la cosa cambia. Puedo decirles esto: no tengo ningún dolor en el tobillo como el que tuve en Augusta o antes. Bueno, otras partes están soportando la peor parte de la carga, así que me duele un poco más el tobillo. Pero el tobillo está bien. Así que la cirugía fue un éxito”, narró Woods, que el 30 de diciembre próximo cumplirá 48 años.

Tiger Woods golpeando durante una práctica previa al Hero World Challenge, en el campo de golf Albany, en Nassau
Tiger Woods golpeando durante una práctica previa al Hero World Challenge, en el campo de golf Albany, en Nassau - Créditos: @David Cannon

Tiger sugirió que la mejoría de su salud podría permitirle jugar golf competitivo el próximo año , un mensaje muy celebrado por sus fanáticos. “Creo que el mejor escenario sería, tal vez, un torneo al mes”, apuntó el golfista. “Creo que es realista. Tendría que comenzar tal vez en Genesis [Invitational] y algo en marzo cerca de The Players... [El calendario del PGA Tour] se prepara para eso. Ahora, necesito prepararme para todo eso con paciencia. Creo que esta semana es un gran paso en esa dirección (...) Me encanta competir y jugar. Extraño estar aquí con los muchachos. Lo que me motiva es que me encanta competir. Llegará un momento, aún no lo he entendido del todo, en el que no podré volver a ganar y cuando llegue, me iré”, añadió Tiger, endulzando los oídos de sus fieles.

Tiger Woods y sus dolores durante el desempate ante Rocco Mediate, en el US Open 2008
Tiger Woods y sus dolores durante el desempate ante Rocco Mediate, en el US Open 2008

El exnúmero uno del mundo actualmente ocupa el puesto 1328 del ranking, una posición insólita para su trayectoria, pero hay que tener en cuenta su inactividad en las últimas temporadas. Woods actuó sólo en cinco torneos del PGA Tour desde que resultó herido en un accidente automovilístico en las afueras de Los Ángeles. La pierna derecha fue la que más padeció los efectos de aquel golpazo: debió ser sometido a cinco intervenciones quirúrgicas, con restauración del tobillo incluido. El vehículo manejado por Woods, el único auto implicado en el accidente, se salió de la ruta cuando transitaba a unos 140 km/h, chocó contra el guard rail y contra un auto y dio varias vueltas antes de terminar volcado a decenas de metros del punto del accidente, en un área residencial de Los Ángeles.

No fueron las únicas cinco operaciones (de tobillo y rodilla) por las que debió pasar Tiger: igual cantidad debió soportar por sus constantes lesiones en la espalda. Desde entonces, en el puñado de torneos que disputó, constantemente lució dificultades para desplazarse y sostenerse firme sobre el campo (durante el último Masters quedó en evidencia que su juego no es el problema, sino su resistencia física para soportar los trayectos a pie del tee al green). Por ello, su optimismo con miras a 2024 es una gratísima noticia para los amantes del golf.

La última lesión de Tiger

En abril de este año, días después del Masters, donde se retiró antes de arrancar la última vuelta, se sometió a una fusión de la articulación subastragalina “para tratar la artritis postraumática de su anterior fractura del astrágalo”, según un comunicado en la red social Twitter. La articulación subastragalina se encuentra justo debajo de la articulación del tobillo, entre el hueso astrágalo y el hueso del talón. La cirugía fue realizada por el Dr. Martin O’Malley, en el HSS Sports Medicine, en Nueva York. De acuerdo con el comunicado, “la cirugía fue un éxito”.