Anuncios

Los disparos, la tensión y el miedo protagonizan una nueva jornada de violencia en Haití

Puerto Príncipe, 1 mar (EFE).- Intercambio de disparos entre bandas armadas y policías, tiros esporádicos que se oyen en numerosos barrios, decenas de familias que abandonan sus casas y los campos de refugiados, protestas. Este es el balance de lo vivido este viernes en Puerto Príncipe, en el segundo día de escalada de la violencia en Haití.

Unas jornadas que se han saldado con al menos una veintena de heridos y seis muertos, seis agentes asesinados por las bandas armadas en Canaan (asentadas en el norte de la capital haitiana) durante su ataque el jueves a la subcomisaría de Bon Repos, según los últimos datos del sindicato de la Policía, que aún no ha podido recuperar los cuerpos de sus compañeros.

"Demasiados policías están siendo asesinados. Demasiadas mujeres y niños son violados. Demasiadas personas se ven obligadas a abandonar sus hogares. Lo decimos a menudo y todos ustedes lo saben: hay formas de resolver el problema, pero las autoridades políticas no tienen voluntad", denunció Garry Jean Baptiste, delegado del sindicato policial SPNH.

Miembros de este colectivo acompañados por agentes se dirigieron hoy a la sede central de la Policía Nacional en Puerto Príncipe, cansados, denunciaron, de actuar sin medios.

"Sabemos lo que está pasando (...) Es un complot para destruir a la Policía Nacional y demostrar que es impotente, para que se pueda pedir ayuda a una fuerza internacional. Estamos dispuestos a luchar. La Policía haitiana está dispuesta a luchar, está dispuesta a resolver el problema de la inseguridad", subrayó Jean Baptiste.

Además de las protestas policiales, decenas de activistas se manifestaron en la autopista de Delmas para exigir la salida del poder del primer ministro haitiano, Ariel Henry, prendiendo fuego a neumáticos y levantando barricadas en llamas a lo largo de la ruta.

La salida del poder de Henry, objetivo de las bandas

Según el poderoso jefe de banda Jimmy Chérizier, alias Barbecue, autoproclamado líder de la coalición de grupos armados conocido como 'Vivre Ensemble', los policías no son su objetivo, sino que realmente están "librando una batalla para liberar el país".

"No nos enfrentamos a la Policía Nacional en esta batalla. De hecho, el 95 %, si no el 100 %, de los miembros de la Policía pertenecen a los mismos estratos sociales que nosotros", afirmó este viernes Barbecue, quien hizo un llamamiento a las fuerzas del orden para que detengan a Henry.

"Nuestros verdaderos enemigos son el Gobierno, los ministros, los directores generales (...), las personas que tienen la responsabilidad de establecer la seguridad y no lo están haciendo", subrayó este expolicía.

Pidió a la población que se una a él en las calles porque el movimiento que comenzó ayer "continúa hoy y continuará mañana, pasado mañana... Lo hará aunque tenga que continuar tres meses, un año, dos años... hasta que Ariel Henry se vaya".

Ante todo lo vivido estos días, el Gobierno de Haití condenó en un comunicado "los actos de violencia y terror" registrados y aseguró que seguirá trabajando "para encontrar una solución, sin demora, a la delincuencia y la inseguridad crecientes que siguen sumiendo en el luto a las familias haitianas".

Aún más desplazados a causa de la violencia

También la fundación Zanmi Timoun, que eleva a más de diez los muertos entre la población y las fuerzas del orden, lamentó la situación en la capital haitiana y sus alrededores y alertó de que el desplazamiento de "miles de familias que huían de las zonas controladas por bandas armadas para salvar sus vidas (...) ha aumentado el número de campos de refugiados en el área metropolitana de Puerto Príncipe".

En medio de esta inseguridad extrema, la embajada de Francia instó a sus ciudadanos a extremar la prudencia y les recomendó que limiten todos los desplazamientos no esenciales, mientras que la legación estadounidense pedía mucha precaución y evitar el área cercana al aeropuerto debido a actos violentos.

Ya el jueves los intercambios de disparos registrados cerca del aeropuerto internacional Toussaint Louverture y de la terminal Guy Malary provocaron la cancelación de algunos vuelos y perturbaron los horarios de los vuelos previstos.

Haití vive una escalada de la violencia desde ayer después de que el primer ministro de Bahamas, Phillip Davis, asegurara que su par haitiano, Ariel Henry, quien se encuentra fuera del país, se había comprometido a celebrar elecciones antes del 31 de agosto de 2025.

Este viernes Kenia y Haití firmaron en Nairobi un acuerdo bilateral solicitado por los tribunales del país africano para permitir el despliegue de un contingente de 1.000 policías de esa nacionalidad, dentro de la misión multinacional de apoyo a la seguridad que los kenianos liderarán y a la que la ONU dio su visto bueno en octubre pasado.

Milo Milfort

(c) Agencia EFE