Anuncios

El temor que infunde Fernando Alonso es único en su especie

Fernando Alonso sigue siendo uno de los temores de los equipos rivales a pesar de ir con coche teóricamente inferiores (Photo by Peter J Fox/Getty Images,)
Fernando Alonso sigue siendo uno de los temores de los equipos rivales a pesar de ir con coches teóricamente inferiores (Photo by Peter J Fox/Getty Images,)

Si por algo es conocido y temido Fernando Alonso dentro del paddock de la Fórmula 1 no es por sus dos títulos mundiales, que también, sino por lo que es capaz de hacer con monoplazas cuyas prestaciones no están a su altura. Lo hemos visto a lo largo de su trayectoria cómo se las tenía que apañar con un Ferrari muy inferior a sus rivales y, por supuesto, con el fiasco de McLaren-Honda. Aun así, sus rivales sabían que algo puede sacarse de la manga.

El último ejemplo que vimos ocurrió en el pasado Gran Premio de Singapur, donde McLaren avisó a Lando Norris de que tenía a Fernando justo detrás y que fuese con cuidado que “no sea que esté haciendo alguno de sus juegos”. Este es el nivel de miedo y respeto que tienen equipos que en su momento parecen superiores pero no se fían de que las manos del asturiano puedan igualar las cosas.

De hecho, en Woking ya han vivido situaciones de este tipo este año con Alonso. Fue precisamente con Norris también de protagonista en Francia, pero las posiciones intercambiadas. Era el británico quien perseguía y parecía más rápido que el de Alpine pero cuando se relamían en el muro, Alonso apretó y se fue fácil mientras Lando se quedaba sin tiempo de reacción. El propio Fernando dijo por radio que era una estrategia para que el inglés gastara de más sus gomas. Fue una jugada maestra.

Fernando Alonso circula por delante de Lando Norris y Carlos Sainz en el GP de Francia. Foto: Hasan Bratic/Anadolu Agency via Getty Images.
Fernando Alonso circula por delante de Lando Norris y Carlos Sainz en el GP de Francia. Foto: Hasan Bratic/Anadolu Agency via Getty Images.

Por ese mismo motivo McLaren no quiso arriesgar el pasado domingo en el Marina Bay. Desgraciadamente para los intereses de Alonso, no había ningún un plan en su mente para volver a jugársela a su antiguo equipo. Simplemente el ritmo no era tan bueno como el de Norris y tenía que fijarse más en la defensa a Max Verstappen. Además, por si fuera poco, sufrió una nueva avería, la enésima de la temporada, y volvió a irse con un cero. Aunque ese ya es otro tema.

Ese temor de los equipos rivales no es nada nuevo. Red Bull, durante su hegemonía de 2010-2013 vio como Alonso estuvo a nada de quitarle dos Mundiales con el que probablemente era el tercer coche de la parrilla por detrás de los austriacos y McLaren. En 2012, solo le separaron tres puntos de la gloria, cuando Felipe Massa, su compañero por aquel entonces, terminó a casi 200. Hay una frase muy célebre de Christian Horner en 2011 en la previa de la carrera de Silverstone. Le preguntan que es lo que más temía antes de empezar la lluvia, los McLaren, etc. El jefe de filas de Red Bull no dudo: “Fernando Alonso”. Ese día ganó el asturiano tras un fallo de los austriacos en boxes.

Este respeto esté en las condiciones que esté es lo que hace a Alonso único en su especie. Es el campeón que más temporadas ha tenido que apañárselas en escuderías tremendamente inferiores a sus rivales. Solo en 2007 con McLaren o los años gloriosos de Renault podía decir que tenía un coche realmente capaz de estar cada carrera arriba. Ni Vettel ni Hamilton, por ejemplo, han tenido que pasar tanto tiempo en el barro. Por eso el español en esto lo podemos considerar inigualable y, que el miedo de los rivales siga intacto, dice mucho de la magnitud de lo que estamos hablando.

Vídeo | Histórico Alonso: piloto con más carreras en la F1

Otras historias que te pueden interesar: