Anuncios

Por qué los teléfonos plegables son tan increíblemente caros

(CNN) -- Chris Pantons es lo que se llamaría un superfan del Google Pixel. A este nativo de Knoxville, Tennessee, le encanta el software, la cámara, el asistente virtual, todo. Incluso atribuye a la herramienta de detección de accidentes de coche del teléfono el haberle salvado la vida hace unos años cuando tuvo un accidente.

"He tenido prácticamente todos los dispositivos Pixel", dice Pantons, de 33 años, que ha publicado cientos de videos en YouTube sobre teléfonos Pixel y otros productos tecnológicos. "He influido en gran parte de mi familia para que se pasara a Pixel: mi hermano y mi cuñada, mi madre y mi mujer... y también hice que un compañero de trabajo se pasara".

Pero este es el primer año que no comprará la más reciente de Pixel: el Pixel Fold, un teléfono inteligente plegable que se vende a partir de los US$ 1.799. "Me encantaría tenerlo", dijo a CNN. "No tengo las finanzas para hacerlo (...) Ese precio para un dispositivo de primera generación es astronómico".

A principios de este mes, Google se convirtió en la última empresa tecnológica en presentar un teléfono inteligente plegable, con la promesa de ofrecer a los clientes todas las funciones que esperan de un teléfono, combinadas con una pantalla del tamaño de una tableta. Pero Pantons no fue el único que se asustó.

"Mi primer coche costó US$ 1.800 dólares", escribió un usuario en Twitter. "Google ha perdido la cabeza". Otro usuario dijo que han estado ahorrando, sabiendo que el precio de un teléfono plegable Pixel sería inevitablemente alto una vez anunciado.

"El hecho de que puedas comprar un nuevo Pixel, una tableta Pixel y un Pixel Watch por menos que el plegable y tener varios dispositivos para casos de uso es de mayor valor", dijo Pantons.

El problema de los precios no es exclusivo de Google. Cuando Samsung lanzó el Galaxy Z Fold en 2020, costaba US$ 1.999. Su precio ha bajado un poco, pero la última versión del Z Fold sigue costando US$ 1.799, lo mismo que el Pixel Fold. Incluso los modelos plegables de marcas económicas superan con creces los US$ 1.000 en mercados extranjeros.

(Crédito Justin Sullivan/Getty Images)

En comparación, el iPhone insignia comienza en US$ 799, menos de la mitad del precio del Pixel Fold. Y los clásicos teléfonos plegables de prepago de los años 90, que de repente vuelven a estar de moda, pueden costar tan solo US$ 20.

El punto de precio más alto es uno de los factores que limitan el tamaño del mercado de los plegables. Samsung domina actualmente la categoría, seguido de otros como Motorola, Lenovo, Oppo y Huawei. Según ABI Research, las pantallas plegables y flexibles representaron alrededor del 0,7% del mercado de teléfonos inteligentes en 2021, y en 2022 se espera que caigan apenas por debajo del 2%.

Bajar el precio podría ayudar a impulsar la tracción, pero los fabricantes pueden tener dificultades para hacerlo a corto plazo.

Piezas premium

La pantalla flexible de los teléfonos plegables es una de las principales razones por las que cuestan tanto.

Las pantallas flexibles requieren más ingeniería y son más caras de fabricar que las pantallas tradicionales. Y el Google Pixel Fold tiene dos: una pantalla de cubierta de 5,8 pulgadas y una pantalla interior de 7,6 pulgadas.

Otros componentes exclusivos de los plegables también elevan el coste. El Pixel Fold, por ejemplo, se mueve sobre una bisagra de 180 grados hecha a medida. Según la empresa, el mecanismo se extrae por completo de debajo de la pantalla para mejorar su resistencia al polvo y reducir el grosor total del dispositivo. Esto también requiere una ingeniería compleja y una fabricación costosa.

"Los gastos se deben principalmente al elevado coste de los componentes, sobre todo las pantallas plegables y la tecnología de bisagra, que en muchos casos es un diseño propio", explica David McQueen, director de investigación de ABI Research. "Así que hasta que el volumen crezca lo suficiente como para que los vendedores puedan conseguir escala, los precios no bajarán a corto plazo".

Un producto de nicho

Los smartphones plegables aún están en pañales. Como resultado, gran parte de la investigación y el desarrollo, y los costes asociados a ellos, aún son altos para los fabricantes.

"A menudo, las empresas intentan recuperar su inversión con un precio elevado", afirma Nabila Popal, directora de investigación de la empresa de estudios de mercado IDC.

Los teléfonos plegables también siguen siendo por ahora un producto de nicho, y los fabricantes están orientando el precio a las personas dispuestas a comprarlos pronto para ayudar a compensar los costes.

Un futuro incierto

El futuro de los teléfonos plegables sigue siendo incierto. La mayoría de las aplicaciones aún no están optimizadas para dispositivos plegables. El principal rival de Google, Apple, aún no ha adoptado esta opción; y gastar dinero en un dispositivo de primera generación con muchas incógnitas es una apuesta arriesgada para cualquiera.

Los teléfonos plegables también son notoriamente frágiles. Las primeras versiones del Samsung Galaxy Z Fold, por ejemplo, tuvieron problemas con la pantalla. Las reparaciones de los smartphones plegables también pueden ser costosas.

Pero la decisión de Google de adoptar esta opción puede ayudar a persuadir a más consumidores para que se arriesguen.

Sean Milfort, un estudiante de doctorado de la Northcentral University, dijo que preordenó el Pixel Fold porque siempre quiso un teléfono inteligente plegable y no quería dejar la marca Pixel.

"Soy un gran fan de la línea Pixel y me ha encantado la idea de un plegable", dijo. "El hecho de que venga de Google (...) me da esperanzas de que realmente inviertan en ese dispositivo de forma más grande con Android".

Pero los reticentes como Pantons pueden esperar a que baje de precio.

"Si más adelante hay una oferta de canje o sale a la venta, entonces quizá [compre uno]", dijo.